Rafael Mendoza Castillo
En educación no hay neutralidad ideológica
Lunes 25 de Marzo de 2019
A- A A+

Inicio estas reflexiones con el pensamiento de Pablo Latapí Sarre: “El ideal de excelencia en educación no es virtud, sino “una aberración”. Esto muestra y demuestra, que la educación es una lucha teórica y política. La pelea es teórica, porque implica una visión conceptual y categorial con significados acerca del fenómeno educativo, el proyecto de sociedad que deseamos y el sentido de la formación de lo humano. El aspecto político se inscribe en el sentido de elegir tales contenidos y a favor de quién. Esto es, contenidos para liberar o para someter y a favor de la oligarquía o a favor de los olvidados del neoliberalismo.

Seleccionar excelencia o calidad y colocarlos en el contenido del artículo tercero Constitucional, no es algo neutral o inocente, sino que implica posicionamientos ideológicos para dejar el mundo como está y con la intencionalidad de producir una identidad competitiva, una individualidad emprendedora, que solo busca el bien particular, ser el mejor, sin importar los otros. Además, desde hace mucho tiempo sabemos, que dichos conceptos provienen del mundo empresarial donde se producen objetos, olvidando que en el campo educativo se forman seres humanos.

Le recordamos a la Cuarta Transformación, que el neoliberalismo, no solo tiene que ver con recuperar el sentido social del Estado, de evitar las privatizaciones, de cancelar las desregulaciones, de ampliar el gasto público, sino que encierra también conceptos, ideas, visiones de mundo, para construir un sujeto socialconformista, sumiso y flexible, que se rinda ante el poder de explotación y se olvide de la conciencia disidente o disruptiva. No significa lo mismo creación divina y evolución. El primer concepto nos hace perezosos en el pensar y el segundo nos hace vigilantes, despiertos, ante el mundo. El pleito eterno entre la mentira, la posverdad y la verdad.

La educación es una lucha teórica y política.
La educación es una lucha teórica y política.
(Foto: Especial)

Es importante saber qué conceptos, qué categorías, queremos colocar en el artículo tercero, en el 31 o el 73 de la Constitución. Sabedores de las intencionalidades, significados, que ellos conllevan. No hay neutralidad ideológica en lo social. Recordemos que el lenguaje, la comunicación, no solo es un medio para transmitir algo, sino que es una acción que nos constituye como seres humanos. Por ejemplo, si veo el mundo desde la calidad y la excelencia oriento mis hábitos, mi conducta, mis ideas, hacia la competencia y nada hacia la cooperación, hacia la corrupción y no hacia la transparencia, hacia la repetición y no hacia la creatividad, etcétera.

La Cuarta Transformación le está quitando la máscara neoliberal al capitalismo corporativo mediático, económico, militar, pero está dejando la esencia intocada: la ley de acumulación de capital, las ganancias, el excedente. Hacer lo primero es de una significación histórica, dado que los gobiernos anteriores convirtieron lo público en un negocio privado. El valor de uso lo sustituyeron por el valor de cambio (mercantilización, consumo). Los conceptos que utilizamos nos cambian la relación de conocimiento con nuestro mundo, con nuestra realidad, con nosotros y con la naturaleza. Las mediaciones culturales son fundamentales.

Lo educativo se inscribe en campos filosóficos, políticos, epistémicos, éticos, morales, biológicos, neuronales, ( genes y experiencias, naturaleza y nutrición), es decir, tiene varias dimensiones, no solo es un acto amoroso, un acto de enseñanza aprendizaje, una relación de poder, una relación de verdad, una relación de ocultamiento, sino que es una praxis, un acto constituyente, donde nos hacemos seres humanos( hacer acontecer). Por eso, la presencia de las filosofías ( analítica, marxista, latinoamericana, neotomista), o filosofía, en la Reforma Educativa de la Cuarta Transformación, es un aspecto de vital importancia.

Creo en una filosofía que se asuma en una crítica de la existencia, de la realidad que hoy tenemos, de la que imaginamos como opción de futuro, que nos permita visualizar un proyecto de sociedad alternativo, liberador de lo público, del trabajo forzado, de la condición humana alienada y enajenada. Que nos permita conocer el mundo donde vivimos o sobrevivimos y, acto seguido, transformarlo. De ahí la importancia de colocar en el artículo tercero de nuestra Constitución conceptos como pensamiento crítico, humanismo, el campo de las humanidades,etcétera.

Recordarle a los diputados y senadores que la sabiduría de la filosofía, no es improductiva ni inútil. La filosofía pregunta, conforme a la razón crítica, por los fines y sentidos de la vida y vida humana. Tener presente, que hay filosofías que liberan y otras que esclavizan y explotan. Entender que también existen filosofías del sur. Desde estas tierras nuestros pueblos originarios se hicieron preguntas sobre diversos núcleos problemáticos: qué es el ser, qué son los dioses, qué es nuestra subjetividad, qué sentido tiene nuestra conducta, qué es lo bueno, qué es lo malo. No se olviden que acá también hubo filósofos( filomythos que ama el mito, Tlamatinime, es decir, los que saben algo).

El pensamiento occidental nos colonizó con imágenes, con representaciones, con conocimientos, con saberes, con creencias. Pensaron que éramos un continente vacío. Seres sin alma, desnudos, salvajes. Así nos veían desde su visión cultural eurocéntrica, dominadora, conquistadora y violenta. No olvidar la colonización europea y la americanización del imperio de Estados Unidos sobre los pueblos latinoamericanos. Estos conceptos de descolonización y desamericanización deben ser contemplados en la Reforma Educativa de la Cuarta Transformación.

En la Constitución deben aparecer principios, como fundamentos sociales( justicia, libertad, soberanía, derecho a la educación, derechos humanos, sufragio efectivo no reelección, etcétera; que no sean medios, instrumentos (ingreso, promoción, permanencia, evaluación) para favorecer a alguien( empresarios ) y perjudicar a otros( maestros, maestras y estudiantes). Por ejemplo, la relación laboral para regular la actividad de los maestros, no debe aparecer en el artículo tercero, sino en el artículo 123 constitucional, apartado B, porque son trabajadores al servicio del Estado.
La Reforma Educativa del prianismo es un dispositivo que contempla modificaciones de fondo, no de maquillaje, de máscara, e incluye los contenidos de los artículos tercero,31 y 73.Esto también es un cochinero legal y de lenguajes heredado por los neoliberales. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Neoliberalismo, educador popular y 4T

Refundar a las escuelas normales públicas del país

La Cuarta Transformación y el proceso de la historia

La Cuarta Transformación y el estado laico

Ciencias sociales para el congreso de normales

Ideas para el próximo congreso nacional de normales

Filosofía, modernidad, educación y colonización

Descolonizar y emancipar a la educación

Fortalecer y transformar a las instituciones públicas formadoras

Aborto, laicidad, vida y vida humana

Pedagogía crítica, ética y moral

El aborto, la vida y la vida humana

El saber universitario y el pensamiento crítico

La escuela no es una empresa

Fiosofía,Lenguaje Y La Cuarta Transformación

En educación no hay neutralidad ideológica

Pensar lo educativo desde la cuarta transformación

El pacto social neoliberal y la cuarta transformación

La libertad, la dicha y lo establecido

La cuarta transformación necesita nuevas instituciones

La cuarta transformación y el problema del sujeto y la identidad

Racionalidad crítica versus positivismo

Dialogar, pensar y preguntar

Pensar el mundo y la acción constituyente

México dividido y polarizado

Crítica a lo instituido en la UMSNH

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión