Juan Pérez Medina
Luchar por las reivindicaciones de las bases
Martes 26 de Marzo de 2019
A- A A+

Tal vez en esta tarea es donde actualmente tenemos el saldo más negativo. La reforma educativa de Peña Nieto fortaleció la situación de por sí ya difícil de los trabajadores de la educación con la ley del servicio profesional docente y toda la reforma en sí. A pesar de las grandes movilizaciones realizadas por los maestros michoacanos y de la CNTE, en los últimos años, ni siquiera se logró instalar una mesa que atendiera nuestros pliegos de demandas; por el contrario, lo que se recibió como respuesta fue el cotidiano hostigamiento y la permanente represión, ya sea vía de la amenaza de selección para los exámenes, ya sea por la aplicación de los mismos, ya sea por los despidos, hasta llegar a la represión social a base de la fuerza pública ante la protesta.

A pesar de las grandes, movilizaciones realizadas por los maestros michoacanos y de la CNTE, en los últimos años, ni siquiera se logró instalar una mesa que atendiera nuestro pliegos de demandas
A pesar de las grandes, movilizaciones realizadas por los maestros michoacanos y de la CNTE, en los últimos años, ni siquiera se logró instalar una mesa que atendiera nuestro pliegos de demandas
(Foto: Especial)

La política neoliberal, en aras de garantizar sus niveles de ganancia, ha mantenido al salario en caída permanente, como garantía de estabilidad macroeconómica sacrificando a los trabajadores.

Los topes salariales establecidos por la comisión nacional de los salarios mínimos, es el instrumento que año con año, debilita la capacidad de compra de nuestras percepciones que en lo que va del neoliberalismo, desde la imposición de Carlos Salinas de Gortari hasta nuestros días, ha perdido el 70 por ciento de su capacidad de compra.

Pero no sólo es eso; como parte de esta política antilaboral, se nos niega el derecho a la jubilación y pensión digna y se permite que los bancos, sin mediar nuestra determinación, manejen con plena libertad nuestros ahorros para su beneficio.

Estos grandes problemas vienen acompañados por una actitud cínica de los gobernantes para escatimar nuestros derechos, incluso, por encima de la ley que juramentaron, sin preocuparse por las consecuencias que ello nos significa.

Es hora de reflexionar responsablemente sobre esta cuestión. Arrancar las demandas de los trabajadores es una de las tareas fundamentales de la organización sindical es, ni más ni menos, la razón de ser de la organización sindical.

En este sentido, como se establece en nuestro PPS, los trabajadores de la educación estamos obligados a darnos cuenta de que el Estado neoliberal está empeñado en reducir nuestro nivel de vida y que, para impedírselo, requerimos, aparte de la lucha reivindicativa, la lucha política, cuestión harto difícil en un movimiento sindical eminentemente gremial y, en el cual pueden convivir defensores de los partidos y gobernantes que aplican esta política junto con la base combativa.

La lucha política es producto de un elevado nivel de conciencia de los trabajadores. Un salto de calidad que da cuenta de la necesidad de extender la lucha e ir más allá de nuestro gremio, haciendo un esfuerzo por entender que es necesario engarzar las demandas económico – reivindicativas con las demandas políticas o, mejor dicho, convertir las demandas económicas en demandas políticas, capaces de aglutinar a amplios contingentes que construyan juntos y desde abajo, planes de acción consensuados y posibles de llevar a cabo con la participación más amplia como resultado del sentir de las bases. Se trata de ir más allá de las reivindicaciones puramente gremiales y aisladas del resto de los trabajadores tanto del sector como de otros afines que padecen, por cierto, la misma política en su contra y con los cuales hay que unirse, discutir y analizar nuestras circunstancias y buscar formas para actuar juntos en base a la integración de coordinaciones sectoriales de acción conjunta o frentes de lucha reivindicativos y, sobre todo políticos.

Esto es lo que justifica y hace necesario el establecimiento de la coordinación más amplia y consensuada con las bases combativas de los contingentes democráticos del SNTE y con las organizaciones afines del pueblo trabajador. La lucha política potencia enormemente las posibilidades de las luchas gremiales y economicistas, superándolas y convirtiendo el accionar de los trabajadores en su afán por desmontar la política laboral, económica. salarial y asistencial del régimen.

La lucha política es un eslabón que enriquece el accionar de la base, ve más allá de sus intereses propios, entendiendo que sólo con el esfuerzo de todos los trabajadores será posible colocar en márgenes de derrota a las políticas que nos afectan en lo particular. La unidad política más amplia, reflejados en esfuerzos de coordinación conjunta entre organizaciones de trabajadores sólo elevan el nivel de los objetivos de la lucha y el combate mismo, sino que, además, posibilitan que los movimientos no estallen de manera espontánea sino programada y coordinada, que den margen a prevenir problemas y armarse de lo necesario para resistir y conseguir la victoria.

La lucha reivindicativa no es pues un asunto gremial, que en algunos casos se impregna de egoísmo, sino que es la estrategia con la cual se defienden nuestras conquistas históricas y se busca mejorarlas. Luchar hoy por incremento salarial, contra las afores, por mejor atención médica, contra el régimen de excepción laboral que nos representa la ley del servicio profesional docente (LSPD), contra la evaluación punitiva y por mejores condiciones generales de trabajo reclama de todos los trabajadores de la educación en lucha entender que ellas no serán posible sin la fuerza organizada más amplia, en donde converjan organizaciones sindicales diferentes y organizaciones sociales distintas que arriben a la conjunción de esfuerzos a través de la lucha política que reivindique sus exigencias gremiales y potencie la fuerza social y sindical, capaz de obligar a la interlocución con el estado o incluso, a imponer condiciones como ha ocurrido recientemente en Francia con la lucha de los “chalecos amarillos” que obligó al gobierno francés a derogar el aumento a la gasolina. La lucha cuando se potencia y asume connotaciones políticas pone en jaque al estado y en riesgo su estabilidad.

En nuestro continente hay muchas evidencias que demuestran que cuando el pueblo se une y se determina logra la caída del gobierno.

Debemos insistir en que este asunto tan vital, se debe discutir entre las bases, para avanzar juntos y con el mayor compromiso en la unidad política y de acción lo más amplia posible, de tal manera que posibilite el alcance de nuestros objetivos.

La lucha por las reivindicaciones de los trabajadores debe entenderse pues, como un elemento de cohesión de parte de los trabajadores que ven más allá de sus intereses inmediatos y entienden que existen condiciones de estado que sólo podrán superarse con la unidad más amplia y más allá del propio gremio.

Estas condiciones deben construirse de manera continua y con el más alto compromiso. Desde abajo, base a base, en cada comunidad y región los trabajadores están llamados a encontrarse y no solo por el gremio en donde se encuentren, sino por el hecho de ser trabajadores y por la necesidad de luchar juntos, pues la fuerza es la que posibilita cualquier victoria.

Es momento de que se asuma esta tarea como relevante entre nosotros, para ello es se necesita cultivar entre nosotros la solidaridad de trabajador a trabajador, de gremio a gremio y de lucha a lucha, cuestión que no se ha visto en los últimos años entre el magisterio.

La solidaridad efectiva no se expresa más que en declaraciones y algunas movilizaciones conjuntas que no abonan en nada a la unidad entre las bases y, mucho menos a la educación política. Cundo se manifiesta que no debe haber ni una lucha aislada más, esta afirmación debe acompañarse efectivamente de estrategias que lo evidencien.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La práctica docente y el docente comprometido

La práctica docente, el docente comprometido y la nueva escuela mexicana (parte l).

Dios los hace

Militantes e interesados en el camino de renovación de la dirigencia de Morena estatal

La llegada de Leonel al CEN de Morena, sus circunstancias y sus consecuencias

Morena en su encrucijada

¿Quiénes dividen y nos alejan del partido que queremos?

La luna no es de queso

La luna es de queso

Otra vez ganó Morena, pero gracias al presidente

¡Cuidado con las rémoras!

Las retenciones de salario y las arbitrariedades de la autoridad

La unificación de los trabajadores de la educación

Luchar por las reivindicaciones de las bases

La gestoría democrática, una tarea permanente del magisterio

100 días sin el PRIAN

El proyecto político sindical, un balance necesario

El fiscal carnal

La jornada de lucha

¡ Manos fuera de Venezuela !

El conflicto magisterial y sus circunstancias

Los gobiernos huachicoleros del PRIAN

La validez del Zapatismo hoy

Un cúmulo de emociones por lo nuevo que llega

La CNTE y la disputa por la dirección nacional del SNTE

El Movimiento magisterial michoacano y las condiciones que lo hicieron posible

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!