Julio Santoyo Guerrero
La diplomacia del silencio indigno
Lunes 1 de Abril de 2019
A- A A+

La política internacional es cosa de mucho cuidado. La relación de México con las naciones del mundo en ámbitos tan delicados como el comercial, cultural, seguridad, paz global, perspectiva climática, derechos humanos, migración, conlleva una dedicación tal que permita el desarrollo armónico usando vías eficientes para atender las discrepancias.

Difícil es la relación actual con el gobierno estadounidense, cuyo presidente caracterizado su actuar por una retórica estridente y ofensiva contra sus vecinos del sur (y del mundo), disloca un día tras otro el ritmo constructivo de la agenda común. Su mensaje es preciso: o se hacen las cosas como lo manda la Casa Blanca o se hacen así de todas maneras. Los amagos no han cejado desde los inicios de su mandato. Y desde entonces el gobierno de México no ha generado una estrategia diplomática clara y digna ante los abusos retóricos y acciones destructivas. No la tuvo el gobierno de Peña Nieto que su poca prudencia lo colocó en el plano de la subordinación. Un plano que el presidente estadounidense supo aprovechar de manera extraordinaria en su beneficio.

Pero tampoco la tiene el gobierno de la cuarta transformación. Y estamos seguros que no cuenta como tal la decisión espontánea de asumir la conducta del avestruz, de esconder la cabeza en un hoyo mientras el otro amenaza y despotrica. En la historia de la política internacional mexicana la dignidad ha sido un valor que sólo ha sido quebrado en pocas ocasiones. La regularidad ha sido la entereza y los buenos oficios diplomáticos, nada que ver con la espontánea acción de esconder la cabeza.

De los últimos episodios indignos que se recuerdan, en nuestra relación con Estados Unidos, por la cercanía del tiempo, fue la aceptación peñista de la visita en campaña de D. Trump, misma que dañó la perspectiva, solidez y seriedad del gobierno mexicano. Cuya obsequiosidad no fue suficiente para mejorar las condiciones para la negociación de los acuerdos comerciales y para establecer criterios humanistas en el trato a la migración o los referidos al tráfico de armas y droga.

Difícil es la relación actual con el gobierno estadounidense: o se hacen las cosas como lo manda la Casa Blanca o se hacen así de todas maneras
Difícil es la relación actual con el gobierno estadounidense: o se hacen las cosas como lo manda la Casa Blanca o se hacen así de todas maneras
(Foto: TAVO)

Aunque se ha tratado de matizar y atenuar las impresiones, la entrevista del yerno de Trump con el presidente Obrador, realizado casi en las sombras de los protocolos diplomáticos, para que el primero transmitiera advertencias y exigencias en torno al comercio y la migración, ha sido otro de los capítulos indignos de la política internacional mexicana.

Que esto haya ocurrido así solo pone en evidencia un hecho: el gobierno mexicano carece de una política internacional consistente, congruente, eficaz y digna. Y más aún, carece de una política específica para atender nuestras relaciones con el gobierno estadounidense. La ausencia de estas definiciones estratégicas llevan y seguirán llevando a nuestro gobierno a cometer pifias como las que se han visto hasta ahora.

Someter en un mitin, a mano alzada, la decisión de "contestar" o no a D. Trump, no sólo es poco serio, sino una confesión de parte de que este gobierno no cuenta con definiciones. Al hacerlo, se coloca en el mismo nivel de Trump, sólo que este como fajador y reventador y Obrador como cordero.

El presente y el futuro de nuestro país, guste o no, va de la mano con el tipo de relaciones económicas y políticas que sostenemos con el vecino del norte. El gobierno federal debe urgente y necesariamente construir las definiciones que nos permitan una relación adecuada y digna con los Estado Unidos. Si no lo hace en breve, puede sucumbir nuestro comercio y explotar el problema migratorio.

Una política internacional soportada en "cajas chinas" -mediante las que se alza la voz- como la "solicitud de perdón" a la monarquía y al gobierno español y al Papa, por "la invasión", "la conquista", "el robo", "el genocidio", resultan una descarada simulación ante el silencio ominoso e indigno que el gobierno de la república guarda frente a la ofensiva diplomática de la Casa Blanca que advierte sobre afectaciones a la economía y la política mexicanas.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?