Alma Gloria Chávez
En torno a un manantial
Jueves 4 de Abril de 2019
A- A A+

Como iniciativa del Museo de Artes e Industrias Populares de Pátzcuaro (INAH- Secretaría de Cultura), el 22 de marzo, Día Mundial del Agua, se realizó una sencilla ceremonia en el lugar donde se ubica el manantial de “La Conchita”, que representa el sitio fundacional del Pátzcuaro prehispánico (petatzecuaro) y de la ciudad colonial re-poblada por el Lic. Vasco de Quiroga.

Teniendo como marco el antiguo edificio del Colegio de San Nicolás, cuya fundación se remonta al siglo XVI y desde 1938 sede del Museo, la directora del mismo, Arquitecta Patricia Terán Escobar, a las 10 de la mañana dio la bienvenida a un grupo de aproximadamente 80 jóvenes del Centro de Estudios Tecnológicos de Aguas Continentales (CETAC), acompañados por el subdirector académico de la institución: Sergio Ornelas Bermúdez. Casi enseguida se incorporaron también maestros representantes del Sector 03 de Educación Indígena, así como maestras de preescolar; 20 alumnos/as de tercer grado de la Escuela Primaria “Flores Magón” de la ciudad, 4 pequeñas invitadas especiales portando la indumentaria tradicional purépecha, acompañadas de madres de familia; algunos vecinos conocidos del Museo, así como el Director y la encargada de vinculación de la Dirección Municipal de Ecología.

Rodeando el modesto sitio donde antaño se descendía a tomar el agua que fluía del manantial (enmarcado por una concha esculpida en piedra), se ofreció a los presentes una sencilla reseña de lo que como institución educativa y cultural se nos ha confiado respecto a la importancia que tuvo en la región la ciudad sagrada prehispánica que albergó, del lado Oriente, un templo de considerables dimensiones (aproximadamente 450 mtrs.) edificado, sin duda, como resguardo de varios manantiales que a pesar del crecimiento desmedido de una ciudad como la nuestra, continúan ofreciendo, generosos, el líquido vital para la existencia humana.

Se realizó una sencilla ceremonia en el lugar donde se ubica el manantial de “La Conchita”
Se realizó una sencilla ceremonia en el lugar donde se ubica el manantial de “La Conchita”
(Foto: TAVO)

Se habló de los canales prehispánicos (que quedaron sepultados y casi destruidos después de la incursión de los conquistadores a estos territorios) que conducían el agua hasta lo que es hoy la plaza principal, dando vida a un pequeño lago artificial… y también se rememoró el milagro atribuido a don Vasco de Quiroga, cuando recién fundado el sitio colonial, se enfrentó a una terrible sequía, que ponía en riesgo la permanencia de los nuevos pobladores. Conocedor del terreno donde construía el Colegio de San Nicolás, el “Tata” indicó con su báculo en dónde se debía excavar, haciendo brotar el agua que permanecía oculta bajo los cimientos de la edificación.

Al terminar el breve relato, el grupo de danzantes de la tradición “Nahui Yólotl”, haciendo sonar el caracol que convoca a ceremonia, dieron inicio al ritual de pedimento de Itsï (agua), entonando posteriormente el canto que acompañó a las pequeñas encargadas de colocar la ofrenda especialmente preparada por las maestras de educación indígena Lulú, Clarita, Magdalena y Rocío, consistente en plantas medicinales de la región y de la temporada: manzanilla, ruda, romero, mirto e hinojo, misma que recibió la purificación del copal, para agradecer y pedir el agua que llega con la lluvia buena.

La participación del maestro José Domínguez Tovar, resultó una reflexiva exhortación para que en esta época de crisis ambiental, volteemos todos (purépechas y no purépechas) nuestra mirada a los principios y conceptos culturales de las comunidades indígenas que desde siempre han entendido mejor que nadie la íntima relación del ser humano con la Naturaleza: fuente de vida, sustento, inspiración y sacralidad. Ellos, los pobladores de las islas y de las comunidades, conocen los secretos que nuestro lago resguarda y miran con tristeza e impotencia cómo la explotación abusiva de la tierra, del agua y de otros recursos, ha venido dañando aceleradamente al cuerpo de agua que “logró diseñar sus propios peces, inventar algunas de sus plantas y programar los cambios de tonos y color en sus reflejos”. El trajo a la memoria lo que la tradición oral decía acerca de algunas especies endémicas del lago que hoy se encuentran casi extintas, como la “acumarha”, que en etapa casi adulta y en determinada fecha, previa a la temporada de cuaresma, descendía por un río subterráneo que corre entre las poblaciones de San Jerónimo y Santa Fé y desemboca en el lago.

Durante el acto oficial, desarrollado en la explanada del Antiguo Colegio Jesuita, representantes de autoridades estatales y municipales, así como maestros de Educación Indígena y del Centro de Estudios de Aguas Continentales, invitaron a los participantes en la ceremonia-ofrenda, patentizando, en sus intervenciones, el compromiso que han adquirido ante la sociedad para dar cumplimiento y llevar por buen camino todas las leyes y reglamentaciones con que se cuenta en materia de recursos naturales y medio ambiente, tomando en cuenta a quienes, desde la sociedad, desean contribuir o ya lo han venido haciendo de manera voluntaria, responsable y comprometida.

Los maestros del CETAC (Centro de Estudios Tecnológicos de Aguas Continentales) han expresado el interés que les anima para que sus jóvenes educandos (casi la totalidad, oriundos y vecinos de esta región lacustre) comprendan mejor la responsabilidad que reciben, mediante el conocimiento y comprensión de una problemática como la del agua y las posibilidades que les orienten hacia una participación afirmativa y efectiva. “Cuanto más se conoce el entorno, mayores posibilidades existen para comprometerse en acciones de protección al mismo”.

Niños y niñas de la escuela primaria “Flores Magón”, entusiasmados luego de haber participado en una ceremonia inusual, ofrecieron convertirse en guardianes del agua, “porque sin ella, no estaríamos aquí”, expresaron.

Termino con la reflexión del maestro José Domínguez Tovar, que menciona: “El sentido de comunidad se está perdiendo; desde el momento en que el agua se convierte en mercancía, cuando a diario tenemos que pagar por un litro de agua purificada, procesada a tal grado que llega a nosotros sin los minerales que le aportan la filtración natural del subsuelo y el envase en el cual se nos vende contribuye a generar mayor contaminación… es sólo un ejemplo de cómo hemos dañado la relación que nuestros antepasados tuvieron siempre con todo lo que existe en la naturaleza”.

Con nuestro afectuoso saludo y agradecimiento para los maestros Martín Alfredo Jiménez y Sergio Ornelas Bermúdez; las maestras Lupita Mendoza, María Lourdes Pablo González, Clarita Guzmán de la Cruz, Magdalena Chávez Román, Rocío Equihua Medina, Fany Almazán, Lic. Joaquín Garduño, Rosa Isela Amézquita y todos/as quienes acompañaron esta iniciativa educativa y cultural de tributo al Agua.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día de la Mujer Indígena

Adultos mayores

Radiaciones ionizantes sin control

Recordando al Gran Cronopio

Sembrador de ideales

Fiestas en la región purépecha

Madurez emocional

Gobernar en la inclusión

Árbol, bosque, vida

La fiesta de los oficios

El trabajo infantil

Medio ambiente: medidas emergentes

En el Día de Acción por la Salud de la Mujer

Para recordar a don Enrique Soto

Diversidad Cultural

Maternidad: fecha para reflexionar

En deuda con muestra niñez

El planeta que compartimos

Día panamericano del indio

Recordando al general Zapata

En torno a un manantial

Empleadas del hogar

Ofrendando a Itsï (Agua).

La visión educativa de Vasco de Quiroga.

Cristos negros en América

Carnaval y tauromaquia

Responsabilidad de todos

Dos conmemoraciones purépecha

La Biblioteca del Libro Ilustrado

Crónica y cronistas

Pueblos indígenas y medio ambiente

A todas luces conocido

Cuando del dolor se habla

Nueva cuenta en el tercer planeta del Sol

En aumento la Alerta de Género

LXX Aniversario de la Declaración de Derechos Humanos

Fiesta religiosa en Pátzcuaro

Mahatma Gandhi y la no violencia

Por una vida sin violencia

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima