Hugo Rangel Vargas
Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar
Viernes 12 de Abril de 2019
A- A A+

La oposición a López Obrador juega en el terreno de la ficción futurista que dibujan en sus “papers” y pronósticos las calificadoras de riesgo y organismos como el Fondo Monetario Internacional. En ese discurso de lo que será, los detractores de la Cuarta Transformación le apuestan a que se cumplan toda serie de profecías apocalípticas y las divulgan como hechos consumados, y es que aún y cuando en ello devenga el desastre para el país, el festín que para ellos traerá consigo será el del fracaso del gobierno de la izquierda.

El monopolio de los “pronósticos verdaderos”, colocado en manos de los despachos como Moodys, Standar and Poors y Fitch Ratings, empresas cuya calidad moral quedó cuestionada después de la crisis que desató su manejo perverso de la información en 2008; es utilizado de forma maniquea por una oposición extraviada que extrapola las tendencias que ellos forjaron y que, en efecto, conducen al estancamiento económico del país. Sin embargo, el futuro tiene una multiplicidad de escenarios determinados por las decisiones cotidianas.

La actividad económica está determinada por una serie de variables que actúan con rezago en sus correlaciones y de forma sistémica. En este sentido, resulta pretencioso que los alcances de los fuertes cambios que está atravesando el país puedan ser estimados con modelos econometricos, por precisos que estos sean; más aún cuando estos son construidos por técnicos especialistas en “torturar la data”. Los ahorros derivados del combate a la corrupción, los cambios en el marco jurídico del país y el incremento del gasto social son tres factores que podrían incidir en un rompimiento de tendencias.

Jugando al futurismo, ese que se ha convertido en el deporte favorito de la oposición, se pueden también construir escenarios de otro tipo; al menos con los impactos esperados de los programas que la Cuarta Transformación ha denominado del “Bienestar” y cuyos argumentos podrían encontrarse en la literatura ordinaria que cualquier estudiante de economía repasa en sus cursos.

Las clases sociales más bajas; tienen una inclinación hacia el consumo más elevada
Las clases sociales más bajas; tienen una inclinación hacia el consumo más elevada
(Foto: TAVO)

El primer hilo hacia un futuro distinto al que pregona la derecha podría encontrarse en el efecto del incremento del ingreso que tendrán las familias de más bajos recursos como producto de las transferencias que hace el gobierno federal. Desde Maslow hasta Keynes, se ha discutido sobre el hecho de que los más desposeidos, las clases sociales más bajas; tienen una inclinación hacia el consumo más elevada, es decir que tienden a destinar un porcentaje más elevado de sus ingresos adicionales al consumo que el resto de la sociedad. Esta proporción, que es conocida como la propensión marginal al consumo, incide de manera directa en el nivel de demanda agregada haciéndola más sensible ante incrementos en la inversión. Dicho de forma simple, un peso adicional puesto en manos de un ciudadano en condiciones de pobreza, dinamiza la economía en la medida en la que un porcentaje elevado de este va destinado al consumo.

Una segunda línea argumentativa en contra de las “expectativas” pregonadas por la derecha se encuentra en los cambios en la distribución del ingreso que se pueden derivar de la fuerte inversión social que desplegará el gobierno lopezobradorista en los siguientes años. El economista polaco, Michal Kalecki, en su teoría de la dinámica económica, demuestra los efectos perniciosos que provoca sobre el crecimiento económico una estructura de distribución del ingreso que tienda a concentrarlo.

Finalmente, la bancarizacion de los programas sociales combatirá la exclusión financiera que padecen los estratos más bajos de la sociedad mexicana. Solo 7 de cada 10 mexicanos tienen contratado un servicio financiero y este promedio cae en estados del sureste, lo cual merma las posibilidades de ahorro y de que estos ciudadanos sean sujetos de crédito.

Solo se han tocado tres libras de impacto de las acciones del gobierno de la Cuarta Transformación, mismas que podrían actuar en sentido inverso a las expectativas que han construido algunos organismos y calificadoras. Pese a ello, el pesimismo será un recurso retórico y una opción política justificable para los opositores al nuevo régimen.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa