Alejandro Vázquez Cárdenas
Pactar con el narco. Pax narca
Miércoles 17 de Abril de 2019

Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra, elegisteis el deshonor, y tendréis la guerra

W. Churchill

A- A A+

Desde su campaña para la Presidencia de México, el Sr López nos informó que en cuanto el llegara al poder terminaría de inmediato con la llamada ”Guerra contra el narcotráfico” ¿Cómo? Muy fácil, dialogo con los criminales y amnistía generalizada. Así como suena

¿Hay o no un pacto del actual gobierno con los narcos ?
¿Hay o no un pacto del actual gobierno con los narcos ?
(Foto: TAVO)

La idea de “dialogar” y pactar con el narcotráfico no es ninguna novedad en México. En un pasado reciente muchas personas y diversas organizaciones han pedido, por confesables o inconfesables razones, que se pacte con los narcos.

Recuerdo al tal Rius, que a su modo argumentaba: “Es preferible un pacto con los narcotraficantes a que los mexicanos padezcan más violencia” . "Esto viene desde que tenemos al PRI en el poder, pero pues antes se arreglaban con los narcos y yo creo que en cierta forma, es preferible arreglarse con los narcos que estar sufriendo esta situación de sangre y de violencia”.

Otro que pedía llegar a un acuerdo con los narcos fue el Sr Javier Sicilia, poeta que saltó a la fama nacional a raíz del asesinato de un hijo por el crimen organizado. Javier Sicilia llamó a las autoridades a pactar con las bandas criminales para frenar la violencia: “Las guerras terminan en pactos al final de cuentas. Cuando se acaban de destrozar y destrozar a la humanidad, terminan en pactos. Y esto va a terminar en un pacto, tarde o temprano”. Incluso el ex presidente Vicente Fox pidió que se pactara con Joaquín El “Chapo” Guzmán.

Pero, ¿de verdad estas personas que abogan por pactar con el narco saben de lo que están hablando? ¿Saben lo que implicaría un pacto de esa naturaleza?

Recordemos los años dorados del priísmo, cuando no “había violencia”, no “había enfrentamientos” ¿acaso había un pacto entre narcotraficantes y gobiernos estatales? Pues si, sí había pacto ¿Documentos que avalen lo anterior? No , no existen, el narco no firma pactos ante notario.

¿Muertos y enfrentamientos entre 1960 a 2000? si los hubo, muchos, pero nadie los publicaba; y de acuerdo a las incompletas estadísticas de la Secretaría de Salud , el incremento en el consumo de drogas se disparó a más de 500 por ciento de 1960 a 2000.
Pensemos un poco ¿A qué precio se bajarían los enfrentamientos entre policías y delincuentes? Recuerden que los delincuentes lo único que quieren es tener ganancias económicas rápidas y a cualquier costo; es más que probable que aparte de seguir el narcotráfico; los secuestros, extorsiones y narcomenudeo seguirían, con una sola diferencia; ya no se perseguirían pues están “amnistiados”.

Pactar con criminales es una pésima idea, por la sencilla razón de que el llamadlo “Crimen organizado” no lo es tanto, está dividido en cárteles ferozmente enfrentados entre si, pues las ganancias son exorbitantes y para ellos se justifica cualquier cantidad de muertos con tal de lograr la preeminencia de su cartel. Otra, ya se ha visto que entre cárteles no hay palabra o acuerdo que valga. Otra, lo que funcionó en los años 60 no va a funcionar el el siglo XXI.
La duda existe ¿Hay o no un pacto del actual gobierno con los narcos ? Analicemos esto.

Los decomisos de drogas realizados por el Ejército se han desplomado en los primeros tres meses de gobierno de López Obrador. Entre el 1 de diciembre de 2018 y el 29 de febrero de 2019, el Ejército apenas incautó 4 kilos de cocaína, una ínfima cantidad comparada con las 1.331 toneladas de esa droga capturadas durante diciembre 2011 y febrero 2012, según información obtenida por el diario mexicano «El Economista».

Pero eso no es todo, con cifras duras se muestra que el primer trimestre de López ha sido el mas sangriento de los últimos sexenios, con cerca de 13 mil asesinatos dolosos. Una cifra espeluznante que el periodista Jorge Ramos le espetó en su cara a López, cosa que los timoratos y apocados “periodistas” de las homilías mañanera no se habían atrevido a hacer.
Definitivamente esta estrategia no ha funcionado. Los criminales no respetas pactos.

Concluyo con una reflexión que hizo el conocido periodista Raimundo Riva Palacio en agosto 2018. “No hay ningún Estado en el mundo, que no sea considerado un narcoestado, que haya optado por una amnistía a narcotraficantes, que en sí es un pacto con el crimen organizado… es decir, se ponen de acuerdo los cárteles y reparten territorios. Se implantaría la Pax Narca, el costo sería que los cárteles regresaran al control pleno de territorio mexicano y gobernaran por encima del Estado”.¿Eso deseamos? ¿Por eso votaron?

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres