Carlos Enrique Tapia
¿Oposición y contrapesos?
Miércoles 24 de Abril de 2019
A- A A+

Diversos opinadores coinciden: la oposición en México es prácticamente inexistente. Su reacción, sistemática, divergente, sin asidero ideológico, políticamente ineficaz, por medio de alertas, gritos, conferencias de prensa al unísono de la agenda presidencial, causan más que rechazo. No debate, no propone alternativas, la mediocridad sobresale.

En los pasados 18 años, tres sexenios, dos partidos gobernantes, PAN y PRI, la oposición se mimetizó al poder político y económico, fue cooptada al ritmo de los intereses gubernamentales y las élites económicas con dinero público y gustosamente acompañó iniciativas y cambios constitucionales, por las que fue bien retribuida.

Así, se acomodó al ritmo de los intereses de las élites políticas y económicas, mientras sus privilegios y prebendas crecían. Se acostumbró a vivir del presupuesto público, haciendo del dinero público, políticas, programas, acciones gubernamentales, parte de su patrimonio personal y grupal. La otrora oposición hinchó sus cuentas bancarias.

Sin embargo, la oposición dejó el 1 de julio de 2018 no solo se empequeñeció sino también fue expulsada de su zona de confort. Al reducirse privilegios y prebendas.
Sin embargo, la oposición dejó el 1 de julio de 2018 no solo se empequeñeció sino también fue expulsada de su zona de confort. Al reducirse privilegios y prebendas.
(Foto: Especial)

Sin embargo, la oposición que dejó el 1 de julio de 2018 no solo se empequeñeció sino también fue expulsada de su zona de confort. Al reducirse privilegios y prebendas –Congreso de la Unión, secretarías de Estado, paraestatales, órganos autónomos, OSC, programas- se le enfrentó a una realidad de precariedad económica y política.

Precariedad y descobijo que partidos, contrapesos, OSC empresariales y financiadas con dinero público, y los intelectuales de derecha hoy reclaman, en un coro que converge en la construcción de una agenda que golpea al nuevo gobierno, pero que parece encaminada a socavar la autoridad gubernamental. ¿Intentona golpista?

Vale la pregunta, porque apenas van cuatro meses y poco más de quince días del actual gobierno y se le exige cambiar 30 años de saqueo neoliberal, violencia que puebla de tragedias el territorio nacional, inercias políticas y sociales, y la corrupción. ¿Vehemencia por el cambio prometido o agenda para derrocar a un gobierno electo democráticamente?

El periodismo en México vive momentos difíciles. En los últimos años nuestro país se volvió altamente peligroso para su ejercicio, pero dicho contexto no puede obviar que sectores de la prensa mexicana, cuya agenda no es monolítica, están anclados a grupos empresariales, ideológicos, políticos, partidistas, gubernamentales, entre otros.

Las nuevas reglas que buscan regular el dinero público destinado a publicidad mediática, se quedan cortas pues no derogan la llamada “Ley Chayote” (2018). A la fecha, se contabilizan más de 60 mil MDP que el gobierno anterior repartió a medios, concentró en unos y distribuyó entre ciertos periodistas, comentócratas y empresas publicitarias.

Pero sobresale la falta de ética profesional de ciertos medios, sus dueños y comentócratas. Plausible la postura de organizaciones como Reporteros sin Fronteras, Artículo 19, entre otras, defensores de periodistas y el periodismo en general, pero asumen una falsa neutralidad ante campañas mediáticas de odio y guerra anti gubernamentales.

No se afirma aquí que el periodismo orqueste tales campañas, una asonada golpista o que cierta prensa sea enemiga del nuevo gobierno, a diferencia de la amistad celebrada y alimentada con dinero público en los tres gobiernos anteriores, sino que una franja de ese periodismo hace coro a ataques y embestidas con objetivos quizás oscuros.

La izquierda en México, como en otros lugares del mundo y como históricamente ha sido, no es monolítica. Por eso es necesario hablar de las otras izquierdas. El EZLN, las izquierdas radicales e intransigentes, las izquierdas moderadas, las izquierdas electorales, las izquierdas oportunistas y derechistas, como el PRD. Una galaxia poco asequible.

Pero existe. En general, esas otras izquierdas, entre moderadas, radicales y extremas, rechazan el proyecto de la izquierda electoral que representa Morena, un movimiento social de múltiples influencias, grupos, activistas, militantes y simpatizantes. La representada por el EZLN ha expresado su claro rechazo y confrontación.

Asimismo, movimientos de defensa de recursos naturales y territorios se oponen a los grandes proyectos de desarrollo del nuevo gobierno. Lo destacable es que es en las otras izquierdas donde está la verdadera oposición y contrapesos, no en los partidos políticos, menos en OSC empresariales y sus adláteres, y comentócratas mediáticos.

Las OSC empresariales, ciertos medios y comentócratas de derecha y ultraderecha representan una reacción poco orgánica, que converge en redes sociales y prensa escrita; coro de las elites económicas y políticas que añoran privilegios y prebendas. Las otras izquierdas surgen y respaldan a sectores de la población alejados de intrigas elitistas.

La última y nos vamos:

1. El memorando de AMLO sobre la reforma educativa de Enrique Peña Nieto, entusiastamente aprobada por PAN-PRI-PRD, podría implicar sanciones administrativas, pero no la destitución del presidente de la República. Y su inconstitucionalidad deberá ser probada por la SCJN, no por políticos, partidos políticos, barras de abogados. Se han promovido amparos, pero no un procedimiento ante la SCJN. 2. De acuerdo con The Pew Charitable Trusts (04/17/2019), dos millones de estadounidenses adquieren infecciones cada año por resistencia de bacterias a los antibióticos. ¿Y en México? 3. PAN y PRD acusan a AMLO de ceder a chantajes de la CNTE, pero recordemos que Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón dieron privilegios y prebendas a Elba Esther Gordillo durante sus sexenios, mientras los gobiernos perredistas cedieron recursos, plazas y otras prerrogativas a la CNTE. Ni ética ni moralmente pueden acusar, cuando se busca solucionar de raíz una situación creada por PAN, PRI y PRD. 4. Más allá del turismo que visita Morelia e hincha las arcas públicas y los bolsillos de hoteleros, restauranteros, entre otros, crece la percepción de inseguridad ciudadana, incendios en la mancha urbana, empeora la calidad del aire y el gobierno se posiciona como el más inefectivo. 5. En el trending topic del fin de semana #AmloRenuncia, inventado a raíz de la tragedia de Minatitlán, Veracruz, participaron únicamente nueve mil cuentas de usuarios reales (AristeguiNoticias.com, 04/23/2019), lo demás fueron bots de derecha y ultraderecha pagadas por las elites económicas y políticas para intentar fijar su agenda golpista. 6. Según el titular del INM, la nueva modalidad migratoria proveniente de Centroamérica, las caravanas, se nutre del notable incremento de mujeres, niños y familias -antes hombres jóvenes solos- pues suponen que llegar con menores a la frontera con Estados Unidos favorecería la solicitud de asilo, y el aumento de migrantes extracontinentales de Asia y África, y de Cuba, aunque se contaba con antecedentes. Pero, afirmó, no hay casualidades, son parte del tráfico de personas, quienes son esperados por abogados y gestores en la frontera sur mexicana, para hacer trámites para transitar por México a Estados Unidos (AristeguiNoticas.com, 04/23/2019). 7. El ISSTE en quiebra financiera, saqueo en compra de medicamentos, es la herencia de 18 años de corrupción neoliberal Fox-Calderón-Peña Nieto, PRI-PAN. 8. En 30 años en Michoacán se perdió 68 por ciento de los bosques, tanto por cambio de uso de suelo para aguacates como tala ilegal. ¿Y el gobierno del estado? 9. Algunos comentócratas críticos coinciden: hay una andanada contra el gobierno de AMLO en redes sociales y ciertos sectores de medios, opinadores, intelectuales y empresariado. ¿Derrocar a un gobierno democráticamente electo? 10. Lamentable asesinato del alcalde de Nahuatzen, pero es muestra de la violencia política, imposición orquestada por grupos políticos, y desprecio a la situación en ese municipio, la meseta Purépecha y Michoacán.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Intolerancia derechista

Paz o la sangre del otro

Neoliberalismo y hartazgo

Depredación, el discurso de futuro neoliberal

Oposicioncita patética

527 años: 12 de octubre tampoco se olvida

1968: 2 de octubre no se olvida

Cinco años

Es la ciencia, no la fe estúpido

El Grito de Independencia y la oposicioncita

Nostalgia y derrotas morales

Subjetividad y racionalidad económica

La atroz violencia

Los odios de las derechas mexicanas

Codicia ilimitada y predatoria

La transición política bajo fuego

Amedrentar a la 4T

Migración mexicana, acuerdo posible, redadas

El México profundo de la 4T

La 4T

Nxivm: una secta trilateral

Un acuerdo posible

Acuerdo México-EEUU, guardería ABC, izquierda bastarda, CNDH

Combatir la corrupción; locura trumpista

El desafío del éxodo centroamericano

Fuegos primaverales

Golpes mediáticos y financieros

Marchar por los privilegiados

Inseguridad y agenda derechista

¿Oposición y contrapesos?

Incertidumbre económica y bienestar

Hombres al borde de un ataque de nervios

Fronteras y caravanas migrantes

¿Postneoliberalismo?

Los falsos debates de la derecha

Encasillamiento, prejuicio y arrogancia

Autonomías

Intermediarios, reguladores y negocios

Feminicidios, intermediarismo

Leer

Venezuela, intervencionismo e ilegalidad

Huachicol, corrupción y tragedia

Trump, obsesiones electorales; huchicol, saqueo neoliberal

2019 ¿el año de la 4T?

Del azoro al odio

Nostalgia por el saqueo neoliberal

La derecha y sus tragicomedias

¿Una nueva época?

Retos y realidades

Polarización y desigualdad

Oportunidades y oportunismos

La furia derechista: medios y redes sociales

Cambio de régimen

Una caravana en crisis

El saqueo neoliberal

Cuarta transformación o transformación de cuarta

Mentiras históricas

Bancarrota, bonanza, crisis o estancamiento

Transitar hacia otros rumbos

Migración México-Estados Unidos

Dos países

Acotar la cuarta transformación: neoliberalismo y contraofensiva

Discrecionalidad, privilegios y estado de derecho

Fin de la fiesta del chayote

¿Rumbo a Morelia?

Rehacer la agenda

Criminalizar la solidaridad, comentocracia traumada

La agenda del nuevo gobierno

Damnificados y ganadores

La última y nos vamos

Ofensiva desestabilizadora 2

Meade, entre la nada y la violencia de género

Anaya, patético y provocador, Meade, la nada

Verdad y justicia

Apología del delito

Anaya, el mitómano

Las mentiras de Anaya y Meade

Arbitrariedad e ilegalidad

Falsos debates, guerras de odio

¿Competencia o guerra?

Migración México-EU peligros para México (segunda parte)

Peligros para México

Viejas nuevas guerras sucias

Migración México-EU

El tufo de la corrupción y una supuesta superioridad moral

Peligros, encuestas e inseguridad

Un sexenio de sangre y corrupción

(Pre)campañas: viejas marrullerías y politiquería

“Acuerdo” de civilidad, autismo intelectual, redes sociales irritantes, corrupción

Feminicidio, Chihuahua, Iglesia católica, Marichuy, Meade y la corrupción

Chihuahua, “países de mierda”, guerra sucia, berrinche

2017: autoritarismo, violencia y corrupción

Vivir en un país ajeno

Amnistía, perdón, justicia o militarización

Meade: simulación e impunidad

Simulaciones predecibles

Corrupción en México

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México