Xuchitl Vázquez Pallares
Nuestra tierra…
Jueves 25 de Abril de 2019
A- A A+

La Tierra, nuestra tierra es reflejo de lo que nosotros somos.

Los científicos prevén que de continuar como vamos, la vida en la tierra puede llegar a su fin cerca del 2030. Así de mal hemos tratado a nuestra tierra, nuestro hogar.

Durante las últimas semanas, ya lo mencionamos en mi artículo anterior, ha habido incendios devastadores en todo México. Se los achacan al cambio climático, al sol tan fuerte, a la quema “controlada”, reminiscencia ancestral que definitivamente debiera erradicarse.

Tras estos incendios, lo que hay es la avaricia, inconciencia y desamor. La más de las veces, sobre todo en Michoacán, queman los bosques para sembrar aguacates y narcóticos.

Riquísimos ecosistemas están siendo aniquilados por “el ser humano”, el “único animal inteligente”, el cual está dejando ver su barbarismo e ignorancia.

El lunes pasado se conmemoró el Día de la Tierra, entre actos oficialistas y rituales, intentando hacer algo, ante el inminente desastre.

La más de las veces, sobre todo en Michoacán, queman los bosques para sembrar aguacates y narcóticos
La más de las veces, sobre todo en Michoacán, queman los bosques para sembrar aguacates y narcóticos
(Foto: Especial)

Sería maravilloso que por decreto la gente tomara conciencia de la gravedad de sus actos, desgraciadamente no es así. A las fotografías de incendios en manglares y bosques de maderas preciosas, se unen las de cientos de animales agonizantes por culpa de este sistema productivo, basado en el consumismo y el desperdicio.

Aunado a esto, está la enorme corrupción, el latrocinio y la impunidad, no solo de las empresas, sino de funcionarios e instancias dedicadas a la “regulación ambiental”.

Mientras por un lado los gobiernos hacen ceremonias para aparentar que respetan al medio ambiente, por el otro se sigue otorgando concesiones a las compañías mineras, las cuales, está comprobado, solo dejan devastación y muerte.

El oro, plata y metales preciosos, están siendo extraídos para enriquecimiento de unos cuantos. Y esos “cuantos”, son en la mayoría extranjeros.

Los pueblos propietarios de las riquezas, no solo se quedan en la miseria, sino con enfermedades como el cáncer y otras más, producto de los químicos utilizados, cuyas partículas permanecen en el aire, y son ya sea inhalados por las vías respiratorias, por la piel y por las vías gastrointestinales.

No aprendemos, insistimos en dejar en una sola persona los destinos del país. Así ha sido desde la época de la Colonia. El rey de España era dueño no solo de las tierras y los mares, sino de la vida. Se hacía lo que él decía y obviamente era en beneficio de España y de sus bolsillos.

La decisión para otorgar concesiones mineras reside en el ejecutivo. Así lo dicta el artículo 10 de la Ley de Minería.

El 30 noviembre del 2018, un día antes de dejar la presidencia Peña Nieto, se aprobó la asignación minera de dos mil hectáreas, en Dos Santos, Baja California Sur.

El frente ciudadano por el agua y la vida, sostiene que lo que hay que hacer es modificar las leyes respectivas, para blindar al estado. Y yo añadiría para bloquear a las instituciones que dan permisos al mejor postor. Literalmente venden nuestra vida, a cambio de unos denarios.

Tenemos que tomar medidas contundentes ante el desastre ecológico, moral y económico en el que estamos inmersos.

Los valores que alguna vez nos inculcaron nuestros padres, y nosotros transmitimos a nuestros hijos, están totalmente olvidados.

La honradez, el respeto, el amor a nuestra tierra parecen cosa del pasado. El resultado es sin duda la enorme violencia existente en todos los ámbitos.

Es violencia pura, el arrasar con los bosques que son quienes nos proveen de agua y oxígeno para poder vivir.

Es violencia, el causar daño a los demás.

Es violencia el no respetar la vida.

Es violencia que haya personas que no tienen para comer.

Es violencia el robar, el matar, el engañar, el sobajar al otro.

La violencia va unida a la miseria, pero sobre todo a la impunidad.

Si no se castiga el vandalismo, el latrocinio, los feminicidios, la pederastia, el robo de las arcas de la nación, las cosas seguirán igual.

Es muy triste, pero así es. El ser “humano”, ha perdido conciencia de la consecuencia de sus acciones.

Se ha olvidado de dónde venimos, quienes somos.

El viaje de la vida y las respuestas están en nuestra alma.

El Popol Vuh, libro sagrado de los mayas, nos narra cómo fue la creación de este nuestro hogar; la Tierra.

Transcribo un poquitito de la inmensa sabiduría resguardada entre sus páginas: “El conocimiento preciso de la astronomía y de los símbolos que los ancestros nos legaron, nos permite comprender la conexión entre la concepción del Cosmos, la aparición del Sol, la existencia humana, de los animales y la naturaleza toda”.

Cuanta grandeza hay hasta en lo más diminuto de la creación. Triste es que nuestros ojos ya no miren, que nuestros oídos ya no escuchen, que nuestro corazón no sienta.

Y continua la voz de los pueblos originarios a través del Popol Vuh: “Si, mi ninia alada, comprendieron los humanos que en su renacer, se hallaba el equilibrio de las potencias originales, puras en su núcleo; por fin, estaban preparados para infundir el soplo divino, sembrar la semilla del maíz, transformarse, dar luz al mundo por venir”.

Que palabras tan bellas y aleccionadoras, de lo que deberá hacer la humanidad si es que quiere sobrevivir y dar aliento de vida a esta tierra, al mundo por venir.

Los grandes acontecimientos tejen la vida de los pueblos, construyen la historia de la humanidad.

Es importante recordar que somos nosotros, la humanidad la que ha destrozado casi todo, la que habrá de dar a luz un nuevo modo de vivir, hemos de crear el mundo por venir, aprendiendo de los errores y creando lo que se cree imposible: un mundo de todos.

Hemos de sanar la tierra, restaurarla, cuidarla. Hemos de sembrar semillas sanas, en la tierra, en las mentes y corazones.

Así como era antes, cuando levantábamos la mirada recordando la grandeza de lo que nos rodea.

“Fija tu vista en el corazón del cosmos. ¿Que ves?, ¿comprendes que el viaje es la vida y que la respuesta está en tu alma, en tu Chak ik al? A lo largo de tu vida descubrirás que todo es un inicio, que deberás unirte con los sentimientos de los otros, conectarte con los símbolos que nos legaron, dispuestos en el brillo solar .Ahí está el entendimiento, ahí se lee el origen. Ahí se oye el llamado, se asume el destino”.

Leer es alimentar no solo el alma, sino alimentar las estrellas que brillan en la oscuridad. Desde muy pequeña podía ver el universo inmenso que habita en nuestro ser.

Me pasaba horas y horas viendo las estrellas y las montañas, cuando íbamos por la carretera. Desde entonces tuve la certeza de que cada quien debe llevar el timón de su destino, y al mismo tiempo juntos llevar a buen puerto esta enorme nave llamada vida.

Dar a conocer, informar, informarse es prioritario si queremos, rescatar y preservar la vida en esta nuestra tierra, en este nuestro planeta.

El Día Internacional de la Madre Tierra, es una celebración que se realiza el 22 de abril de cada año y tiene el objetivo de hacer conciencia entre las personas del planeta sobre los problemas que hay en el mundo para crear un equilibrio entre las necesidades económicas y sociales.

Fue en 1970 cuando se celebró por primera vez el Día de la Tierra. Posteriormente en 1972 se llevó a cabo la Cumbre de la Tierra de Estocolmo, la primera conferencia internacional sobre medio ambiente donde se establecieron las bases de las acciones a emprender para cuidar el agua, la flora y fauna y brindar educación ambiental.

Desde entonces, el planeta ha perdido el 30 por ciento de su biodiversidad y enfrenta gravísimos problemas, como el calentamiento global provocado por la enorme emisión de gases, producto de una enorme industrialización y uso irracional de los recursos naturales.

Hay mucho por erradicar y mucho, muchísimo más por hacer.

Todo tiene un sentir. Sintamos, sanemos, cuidemos la tierra. Sembremos semillas sanas en mentes, corazones y tierra.

Nuestra Tierra nos necesita.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Es delito ser antiimperialista…

Tiempos de horror…

Larga y cruenta lucha…

Nada que celebrar…

A flor de piel…

No se olvidan los 43…

Igual pero diferente y único…

Septiembre…

El país que soñamos…

Tiempos de emergencia…

Indignación...

Legados ancestrales…

Verdades incomodas…

Nuestras raíces…

¡Cuánta impunidad!

¿Qué está pasando?...

Educación y conocimiento…

Guerra por el poder…

Impunidad…

Total impunidad…

Enorme deuda de la humanidad…

21 de mayo...

Entre fuegos...

Lo que parece utopía puede hacerse realidad…

Honrémosles…

Nuestra tierra…

Señales contundentes...

Zapata vive…

Agradecimiento…

El 26 de marzo de 1981…

Muchos 18 de marzo…

Diosas…

Claroscuros...

Los desposeídos …

Remembranzas de luchas…

De oído a oído, de corazón a corazón…

Trabajo conjunto….

Entre la luz y la oscuridad…

Oportunidad para un cambio de conciencia…

La importancia de tener petróleo…

Trabajemos por un 2019 pleno…

Grandes desafíos…

Economía del conocimiento…

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…