Alma Gloria Chávez
El planeta que compartimos
Jueves 25 de Abril de 2019
A- A A+

Durante siglos, los seres humanos sólo hemos abusado de la abundancia que ofrece nuestro planeta, llamado Tierra, como si ésta fuera infinita. Desde el momento mismo en que por primera vez caminamos sobre su superficie, provocamos un impacto sobre el mismo, tanto así que apenas en una decena de miles de años nos hemos vuelto la especie “dominante” y en unos cuantos años, una amenaza planetaria.

Sin que quepa ninguna duda: el tercer planeta del Sol, éste que habitamos, está experimentando cambios ambientales drásticos, acelerados por las actividades humanas. Según el Informe del Panel Científico Intergubernamental sobre Cambio Climático, patrocinado por Naciones Unidas en el año 2001, el recalentamiento global ha aumentado más intensa y rápidamente de lo que se temía, pudiendo alcanzar un promedio de entre 1.4 y 5.0 grados en este siglo.

Nos encontramos ante un momento crítico en la historia de la Tierra, una época en que la humanidad tiene ante sí la oportunidad de reflexionar en su futuro y tomar medidas al respecto, si realmente desea continuar compartiendo la excepcional aventura de navegar por el Universo, teniendo como vehículo al Planeta Azul.

Podemos y urge reflexionar, por ejemplo, en que la Tierra, como hogar que nos alberga, es una entidad increíblemente compleja, compuesta por numerosos sistemas de apoyos relacionados entre sí, que estudiados de manera científica, nos están obligando a entender que habitamos un organismo vivo que cuenta con recursos limitados. Y por supuesto, que se encuentra en permanente transformación.

Nos encontramos ante un momento crítico en la historia de la Tierra
Nos encontramos ante un momento crítico en la historia de la Tierra
(Foto: Gustavo Aguado)

Una nueva visión de nuestra relación con la Tierra, es la que se está expandiendo por todos los pueblos y naciones que han tomado en cuenta las voces de alarma en cuanto al deterioro ambiental y además defienden los recursos naturales como parte sustancial de nuestra existencia, evitando su mercantilización y afirmando que “Somos Tierra”.

Efectivamente, no venimos de fuera, sino de la tierra misma. Nuestro cuerpo está hecho de elementos, de átomos que no son eternos, que tienen fecha de fabricación, que fueron elaborados por las estrellas, en la explosión de las supernovas que permitieron la aparición –por primera vez- del calcio para nuestros huesos, del hierro para nuestra sangre, del fósforo para nuestro cerebro.

En el año 2017, época marcada por distintos eventos que resultaron catastróficos en varios países (huracanes como el Harvey en Estados Unidos, tifones en Viet-Nam, monzones extremos en India, Bangladesh y Nepal, además de más de 100 desastres asociados con el clima) pudimos conocer la Agenda Mundial Latinoamericana, editada por las Comunidades Eclesiales de Base, que se dedicó a la Ecología Integral, tomando como base la Encíclica Papal “Laudato Sí”.

En su Invitación a la Ecología Integral, toma como punto de partida las siguientes premisas que resultan reveladoras en cuanto a la postura adoptada por la Iglesia comprometida con los

Pobres:

“No fuimos creados un día, sino que somos el resultado de la evolución de especies anteriores. Somos una especie emergente”.

“No somos seres celestiales, sino terrenales, terrestres, telúricos: somos Tierra, la Tierra misma, que en nosotros culmina su aventura evolutiva y la hace más y más consciente. Somos Tierra, somos como su alma misma, ella es como nuestro cuerpo. En nosotros ella ha llegado a sentir, a reflexionar, a admirar, a sentir responsabilidad”.


“No somos el centro del Cosmos, ni de la Tierra, ni del Universo. El antropocentrismo (verlo todo desde la perspectiva y los intereses humanos) ha sido un espejismo interesado; ha sido un error que estamos pagando caro, la Tierra, la Comunidad de la Vida y nosotros mismos”.

“Pertenecemos al Cosmos, al Universo, a la Tierra, a la Comunidad de la Vida. Somos parte de ese misterio. Creernos separados, independientes, desligados, diferentes del Cosmos… ha sido un error nefasto, y muy resistente todavía hoy”.

Con voz profética, la Eatwot: Asociación Ecuménica de Teólogos/as del Tercer Mundo, en su Asamblea realizada en Yakarta, Indonesia, hace siete años, declaró: “Sólo dejaremos de destruir la naturaleza –y de autodestruirnos- cuando nos dotemos de una nueva visión que nos haga conscientes de la dimensión sagrada de la naturaleza y de nuestro carácter plena y orgullosamente natural”.

Y el desafío sigue estando ahí, más vivo y urgente que nunca. A pesar de que la conciencia ecológica crece en el mundo, podemos decir que todavía no hay voluntad política en las sociedades ni en sus gobiernos, ni movimiento suficiente en la opinión pública para el cambio que necesitamos.

Naomi Klein, reconocida ambientalista-humanista canadiense, ha declarado: “En un mundo donde el beneficio económico se pone siempre por encima de la gente y del planeta, la economía climática tiene absolutamente todo que ver con la ética y la moral. Si estamos de acuerdo en que poner en peligro la vida en la Tierra representa una crisis moral, entonces esto nos exige actuar… Y actuar no significa dejar el futuro al azar o a los ciclos de auge y caída del mercado. Actuar significa establecer políticas dirigidas a regular la cantidad de carbono que se puede extraer de la Tierra. Significa políticas que nos conduzcan a emplear un cien por ciento de energías renovables en las próximas dos o tres décadas, o a más tardar, a mediados de este siglo.
Significa compartir el uso de los bienes comunes, como lo es la atmósfera, sobre la base de la justicia y la equidad y no sobre la base de que quien gana se lo lleva todo”.

Día de la Tierra: fecha que invita a pensar en la Comunidad de Vida en el planeta.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

66 años del voto femenino en México

Recordada doña Caro

Maiz, grano sagrado

Emergencia Climática

Daños colaterales

Día de la Mujer Indígena

Adultos mayores

Radiaciones ionizantes sin control

Recordando al Gran Cronopio

Sembrador de ideales

Fiestas en la región purépecha

Madurez emocional

Gobernar en la inclusión

Árbol, bosque, vida

La fiesta de los oficios

El trabajo infantil

Medio ambiente: medidas emergentes

En el Día de Acción por la Salud de la Mujer

Para recordar a don Enrique Soto

Diversidad Cultural

Maternidad: fecha para reflexionar

En deuda con muestra niñez

El planeta que compartimos

Día panamericano del indio

Recordando al general Zapata

En torno a un manantial

Empleadas del hogar

Ofrendando a Itsï (Agua).

La visión educativa de Vasco de Quiroga.

Cristos negros en América

Carnaval y tauromaquia

Responsabilidad de todos

Dos conmemoraciones purépecha

La Biblioteca del Libro Ilustrado

Crónica y cronistas

Pueblos indígenas y medio ambiente

A todas luces conocido

Cuando del dolor se habla

Nueva cuenta en el tercer planeta del Sol

En aumento la Alerta de Género

LXX Aniversario de la Declaración de Derechos Humanos

Fiesta religiosa en Pátzcuaro

Mahatma Gandhi y la no violencia

Por una vida sin violencia

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer