Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Un juez a todo dar
Martes 7 de Mayo de 2019
A- A A+

El pasado 25 de abril se llevó a cabo el proceso de elección del juez que deberá fungir como uno de los cinco integrantes del Consejo del Poder Judicial del Estado, ello en sustitución del juez Rafael Argueta Mora, quien cumple en próximos días la gestión que en ese espacio desempeñó por cinco años.

El citado Consejo se integra con cinco miembros, lo lidera el presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Michoacán (STJM), y los demás corresponden a la representación de la magistratura, de los jueces, del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo, cada uno, salvo el primero, son designados por cinco años.

En el caso de los jueces el nombramiento deriva de un procedimiento electivo que se organiza por los propios juzgadores, quienes previo registro de aspirantes emiten su voto vía electrónica, a través de un sistema creado para tal fin.

Laura Granados.
Laura Granados.
(Foto: Especial)

En esta ocasión, se registraron siete aspirantes: José Celso Alvarado Yépez, Francisco Javier Bedolla Espino, María Guadalupe Maldonado Cruz, Eva Mayés Bustamante, Arturo Mendoza Cortés, J. Jesús Ochos Álvarez dos votos y Javier Gil Oseguera.

Este último obtuvo 68 de los 107 votos emitidos, siendo su más cercano competidor Bedolla Espino quien tuvo solo 17; así, por abrumadora mayoría Gil Oseguera se suma a las tareas administrativas del Poder Judicial, pues el Consejo del Poder Judicial es el que tiene a su cargo todo aquello relacionado con la aplicación de presupuesto, responsabilidades, nombramientos y carrera judicial, entre otras.

El electo es uno de los jueces más antiguos, egresado de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y con dos maestrías y dos especialidades, tiene una larga trayectoria en esa institución pública, pues de sus datos curriculares se advierte que inició su carrera en el Poder Judicial como archivista en un juzgado civil en 1982.

Y a partir de ese año ha ostentado diversos cargos, fungiendo como escribiente, actuario, secretario y juez en los diferentes distritos del estado, tanto en el área penal como familiar y civil; desde mayo de 2014 a la fecha tiene a su cargo la titularidad del juzgado de primera instancia en materia civil del distrito de Morelia.

Al interior de la institución se dice que es un servidor público responsable, respetuoso y sencillo, con trato amable en general, cualidades que seguramente fueron causa de la abrumadora mayoría que obtuvo en la votación de sus pares juzgadores.

Una diputada desorientada



Mas que exponer argumentos serios a la altura de su investidura como diputada local, la morenista Laura Granados ventiló en medios de comunicación su rabieta por no haber estado presente en el foro regional organizado por su compañero de bancada Alfredo Ramírez Bedolla, en su natal Maravatío.

El problema de la congresista local seguramente es porque no salió en las imágenes en las que figuran desde diputados federales, pasando por jefes de Tenencia, hasta el consejero presidente del Instituto Electoral de Michoacán (IEM), Ramón Hernández Reyes.

La profesora señala a Ramírez Bedolla de hacer proselitismo electoral; la acusación es delicada, y más cuando se trata de fuego amigo, por lo que la diputada debe explicar si su correligionario se destapó como aspirante a un cargo de elección popular, o convocó a votar por alguien.

En cambio, si no tiene elementos que prueben su dicho, debe enmendar públicamente la plana, porque con sus afirmaciones también estaría involucrando al consejero presidente del IEM en un acto de tipo político y partidista.

En el foro referido, realizado en una plaza pública, se abordaron temas como las atribuciones de los jefes de Tenencia, y los presupuestos participativos; sin embargo, Laura Granados afirma en comunicado que las reuniones regionales y distritales no pueden realizarse sin autorización de la dirección colegiada de Morena.

Y, bueno, en ese sentido, queda claro que la diputada local, al igual que sus asistes y/o asesores, no alcanza a distinguir entre las actividades del partido, y prácticas de parlamento abierto.

Y por si fuera poco, contrario a los principios que enarbola Morena, la profesora afirma que las iniciativas de reforma deben encausarse en la Cámara de Diputados, sugiriendo así que la actividad legislativa no debe vincularse con los ciudadanos.

Con esta afirmación, damos por entendido que la representante popular sigue sin entender o es una opositora a los mecanismos de participación ciudadana, como, con todos los peros, las consultas populares que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador para conocer la opinión de los ciudadanos sobre las políticas federales.

Nada es lo que parece



“Sería miope pasar por alto que uno de los liderazgos que más se benefició de nuestro partido decidió formar su propio proyecto político y hoy no se reconoce que fue el PRD el que construyó la posibilidad del tránsito al poder”. Silvano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán, en su intervención en el 30 aniversario del propio sol azteca.

Conjuro



En el PRI Michoacán, los orihuelistas como el cuento El traje nuevo del Emperador…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Michoacán, diagnóstico de empleo

Michoacán, ¿zancadillas en el Gabinete?

El sorprendente Lalo Tena

La encrucijada del SPUM

Indígenas, pendientes

“¿Para qué chingaos votamos por ustedes?”

PVEM, el coqueteo con un Orihuela

El super subsecretario

Cherán, el derecho en insurrección

El vídeo del hijo del Chapo

Nadie domina en Morena Michoacán

La danza de los normalistas

Morena Michoacán, a prueba

El inesperado respaldo a Cristóbal Arias

Torres Piña, el otro destape

Congreso corto

Senado, el michoacano influyente

Aguililla, ¿las cartas sobre la mesa?

Masacre en Aguililla

IEM, los que aspiran

PRI, la lucha por la gubernatura

Un bloque portuario inesperado

Urapicho, crónica no anunciada

TEEM, por una reforma electoral local

IEM, los que merecen

TEEM, el arribo

Morena, la diferencia

Silencio electoral

Morena, una elección de fundadores

El legado del TEEM

Esperando al auditor...

El legado del TEEM

Silvano, tercia de halagos

Violencia, tres en uno

Encuesta 2021, el PRD desaparece

MORENA, el reencuentro

AMLO, caso Mireles

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

Tepalcatepec, ambigüedad presidencial

Michoacán, la impensable alianza

ZEE, sepultada

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Autodefensas, diálogo fallido

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?