Hugo Rangel Vargas
La derrota moral de la oposición
Viernes 10 de Mayo de 2019
A- A A+

El 1 de julio de 2018 los partidos políticos tradicionales cerraron un ciclo de sus vidas con la estrepitosa derrota que sufrieron a manos de una fuerza electoral emergente. Pero su derrota ha trascendido a la aplastante muestra de desprecio electoral con la que la ciudadanía dejó casi en la inanición a la oposición a Morena. Ahora, mientras PAN y PRI se acicalan las heridas, hacen una exhibición magistral del legítimo ejercicio del derecho al pataleo.

Y es que si bien el tracking poll de la popularidad de López Obrador ha mostrado una ligera caída en los niveles de aprobación de su gobierno, no podría hablarse de la existencia de una crisis de legitimidad ya que prácticamente por cada ciudadano que desaprueba la gestión del mandatario, existen dos que la avalan; mientras que el porcentaje de ciudadanos que evalúa de forma positiva al gobierno del tabasqueño, sigue estando por encima del porcentaje de votos que obtuvo en los comicios del año pasado.

Pero sería injusto cargar a la cuenta de los detractores de López Obrador esta ligera merma que han sufrido sus bonos. El presidente ha arribado al frente de un país que está entreverado por una crisis que se constituye en una maraña en la que se confunden con facilidad causas y efectos. El grado de complejidad de los problemas que viven los mexicanos fue acrecentado por el desdén y la complicidad de los gobiernos anteriores, esos que encabezó la ahora hilarante oposición que exige resultados apenas a cinco meses de haber dejado las riendas del país.

El presidente ha arribado al frente de un país que está entreverado por una crisis que se constituye en una maraña en la que se confunden con facilidad causas y efectos.
El presidente ha arribado al frente de un país que está entreverado por una crisis que se constituye en una maraña en la que se confunden con facilidad causas y efectos.
(Foto: TAVO)

A esta dureza del dedo índice opositor con el que se demandan resultados, se asocia también una exquisitez sin parangón que invoca al “autoritarismo” y a la “ausencia de equilibrios” como los fantasmas que están detrás de cualquier determinación presidencial. Tales exageraciones llevaron al mismísimo líder de Acción Nacional a “venezolanizar” al país y a exigir la intervención de la OEA ante las llamadas “amenazas al sistema democrático”; así como a la oposición en su conjunto a magnificar el memorándum con el que el presidente giraba indicaciones a los secretarios de su gabinete en torno a la reforma educativa.

Sin recato alguno, la oposición a López Orador le ha pedido que guarde silencio ante las críticas que se le asestan en los medios de comunicación a través de interpósitos comentócratas, so pretexto de que estaría violentando el derecho a libertad de prensa si él, en su calidad de titular del ejecutivo, responde a los señalamientos, por injuriosos o falsos que estos sean. Uno de los más recientes y que ha sido utilizado de forma sesgada es el de la estimación oportuna del crecimiento económico para el primer trimestre de 2019.

Se ha dicho que la economía decreció en este período comparándolo con el trimestre inmediato anterior, hecho que constituye un manejo tendencioso de esta cifra ya que para hacer objetiva una comparación, en este tipo de indicadores, esta debe hacerse en relación con el mismo período del año inmediato anterior.

Pese a estos esfuerzos por deslegitimar al nuevo gobierno y llevarlo al terreno del desgaste, la oposición sigue cosechando derrotas políticas. La más significativa y vergonzante es la de la marcha contra López Obrador que fue convocada apenas el fin de semana pasado. Más allá de la imagen de Vicente Fox encabezando el contingente de la ciudad de León, se encuentra la ausencia de claridad en la agenda de los manifestantes y la legitimación que, en los hechos, hace esta protesta acerca de la vitalidad de nuestra democracia y la pluralidad que vive el país, mismo que según ellos, se encuentra padeciendo una dictadura.

Convendría que la oposición revise sus estrategias y objetivos; o bien que reconozca su pasado, lleno de tantas injurias al pueblo mexicano, para que comprenda la limitada calidad moral de la que goza para poder erigirse como el gran juzgador del nuevo gobierno.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los impuestos “ecológicos”

IED: Otra catástrofe que no llegó

Del comercio a la dignidad

AMLO: El inventor de la polarización

Desaceleración global y política anticíclica

Armas a la gente

Transporte público: Renovarse o morir

Condonaciones inmorales

Presupuesto: la madre de todas las batallas

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos