Julio Santoyo Guerrero
Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad
Lunes 13 de Mayo de 2019
A- A A+

«Yo puedo hacer lo que quiera con el terreno, por eso es mío». No me sorprendió la respuesta del iracundo propietario. Le habían cuestionado por haber convertido un predio en un basurero que ya rebosaba de material inorgánico. La lógica de dicho argumento, sin embargo, para muchos que son poseedores de tierras, parece de sentido común. Si tienes bosques, pastizales, humedales, puedes hacer lo que quieras con ellos, incendiarlos, convertirlos en un basurero, exterminar la biodiversidad, contaminar el agua, y razón de más si al hacerlo obtienes un beneficio económico. La razón económica pareciera superior e incuestionable. La economía es "progreso", es trabajo, representa ingresos, quién puede objetar semejante aspiración "legitima".

En la temporada de estiaje los bosques michoacanos son incendiados. El dato oficial señala que más del 40 por ciento de la calcinación de ellos ha sido provocado intencionalmente para hacer cambio de uso de suelo para sembrar aguacate o algún tipo de frutilla de alto valor en el mercado. La reducción de los bosques michoacanos es catastrófico, en tan sólo 25 años se han perdido más de 1.2 millones de hectáreas arboladas y junto con ellas se han extinguido ecosistemas y la biodiversidad que la sustenta.

Es claro que la acción de los defensores del medio ambiente tenderá a complicarse
Es claro que la acción de los defensores del medio ambiente tenderá a complicarse
(Foto: Especial)

Cada año la indignación social inunda los medios de comunicación y desde las instituciones se desmenuzan los trágicos datos. Año con año se pinta el horizonte apocalíptico que de manera insensata estamos construyendo. Pero ni la indignación social ni la condena gubernamental han sido motivo para detener y revertir el ecocidio permanente que se ha instalado en nuestro estado, particular y notoriamente a partir del frenesí aguacatero. Al paso de los meses, los datos estadísticos terminan ponderando con alegría el crecimiento de los cultivos aguacateros y el consecuente incremento en las riquezas generadas por las exportaciones del oro verde. La fatalidad ambiental: perdida de aguas, bosques, biodiversidad, contaminación de pesticidas, aniquilación de polinizadores, queda reducida a una queja marginal que siempre terminará condenada al escarnio por no compartir los valores del "progreso" de quienes, desde los gobiernos y desde los capitales, solo ven en el medio ambiente una mercancía más.

Ciertamente se ha incrementado la población sensible a los problemas ambientales. Es lógico, cada año que pasa son notorios los efectos dañinos de la pérdida de bosques y aguas y los pobladores comienzan a reconocer que su bienestar está estrechamente ligado con la existencia e integridad del medio ambiente. Sin embargo, esta toma de conciencia no se ha traducido hasta ahora en acciones que reflejen mejores hábitos y en acciones públicas para imponer políticas ambientales exigentes. La conciencia ambiental apenas está en construcción.

Aún muchos poseedores y nuevos propietarios de bosques creen a pie juntillas que en sus 20 hectáreas pueden hacer con ellas lo que les venga en gana porque al fin de cuentas ellos tienen los títulos de propiedad, lo mismo pasa con ciertos ciudadanos que creen que los espacios públicos son su basurero y que lo debe limpiar obligadamente el Estado con sus impuestos. Atrás de los criminales incendios en Uruapan, en la sierra de Madero, y en todos aquellos lugares donde la frontera del aguacate se viene ensanchando, este es el punto de partida. Y es el punto de partida para todo aquel que tira la basura en la calle y en las carreteras creyendo que el gobierno tiene que barrer.

La sustentabilidad como horizonte económico para los pobladores michoacanos de las áreas boscosas es hasta ahora un concepto vacío, tanto como lo es para la población urbana encantada por el consumismo. La ceguera y la ambición por convertir en dinero rápido los recursos naturales es una conducta desbocada que es alentada por los capitales aguacateros que no han encontrado en las instituciones gubernamentales los acotamientos necesarios para proteger los derechos medio ambientales de todos los michoacanos.

Vivimos tiempos en que las instituciones, las políticas y las normas medio ambientales juegan un papel más testimonial que de rectoría. Esto lo saben muy bien quienes se han enriquecido a costa de los recursos naturales. Salvo honrosas excepciones y circunstancias las instituciones caminan desarticuladas y hasta en rutas contradictorias. La ausencia, hasta ahora, de nuevas y firmes políticas federales en la materia auguran la profundización del ecocidio nacional y estatal. El recorte presupuestario para el medio ambiente y el silencio permisivo de estas instituciones son un golpe demoledor para la acción en favor de nuestros recursos y el derecho a un medio ambiente sano.

La concurrencia de la ambición aguacatera, la ceguera e impunidad consentida por las instituciones y el desdén presupuestal del gobierno federal, está propiciando las condiciones perfectas para que el ritmo de destrucción irremediable de bosques, aguas y tierras, avance a una velocidad mayor que como ya venía ocurriendo en años pasados. Difícil pensar en que esto se detendrá, muchos menos en que logremos la remediación.

Bajo estas condiciones es claro que la acción de los defensores del medio ambiente tenderá a complicarse. Si de facto los ecocidas asumen -como realmente es- que la indiferencia gubernamental constituye una patente de Corso para continuar su labor destructiva, la conciencia medio ambiental habrá de ser perseguida. El incremento del asesinato de activistas ambientales en lo que va del sexenio es expresión lamentable de ello. Así que los cerros se seguirán calcinando sin consecuencia alguna porque hay "derecho" consentido para destruir el futuro. Pareciera que el derecho ambiental ha muerto. Los hechos tienen la palabra.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión