Sábado 1 de Junio de 2019
A- A A+

Me he encerrado estos días sistematizando los contenidos de las conferencias, ponencias, relatorías y Carta Morelia que arrojó el Foro: “El papel de la política en la transformación de México”. Solo reitero que el producto será entregado a los tres órdenes de gobierno para poder iniciar la planeación del próximo evento, que a propuesta del maestro Gabriel Hernández Soria, versará sobre el tema: “La identidad nacional”, y cuya estructura académica será a cargo del maestro Jorge Vázquez Piñón. De esa manera, la red de liberales por la transformación de México, continuará su tarea de ser un factor de análisis, discusión y propuesta sobre los grandes problemas de las agendas nacional y estatal. Entonces, no quiero saber nada en este momento del acontecer político y menos de la terrible situación de inseguridad que se vive en la Ínsula Barataria que “gobierna” el pequeño príncipillo Silvano; o, la pretendida intención de la CNTE de seguir mangoneando la distribución de plazas en el sector educativo y minimizar el avance que representa la reforma educativa del actual gobierno federal. Vayamos a otra cosa.

La bohemia



Es un estado de arte, un estado de sublimidad. Contrario a la común interpretación de la gente, no en todas las reuniones “bohemias” se llega al momento de la bohemia; ésta es como el clímax que sólo se alcanza con la mágica coincidencia de los sentidos de los participantes, de aspiraciones, de deseos. La bohemia es, como en el sexo, el orgasmo. Cierto, sin la posesión de los cuerpos, pero sí del alma, y regularmente la o el depositario del pensamiento es una persona ausente. El dolor de la ausencia es figura condicional de la bohemia.

Durante mi infancia y buena parte de mi primera juventud viví reprimido para disfrutar el sublime mundo de la bohemia. Mi padre fue un religioso vehemente, con prácticas dogmáticas extremas en cuyo hogar era vedado escuchar la radio, ver la televisión, asistir al cine y cantar canciones del mundo “profano”. Mas ya lo he dicho en otras ocasiones, ese fue mi padre religioso. Pero mi padre, el hombre, era un ser verdaderamente humano, verdaderamente sensible; sensible a todo, a las desigualdades, a la pobreza, a la injusticia, pero sobre todo, en extremo sensible al arte, a los sentimientos, a las actitudes y a las conductas que aquellas generan; era, pues, un hombre que disfrutaba plenamente de la música, de la pintura, de la arquitectura, la literatura, la poesía, la oratoria, etc., de manera que en su azarosa vida fue pintor, músico, poeta, orador, escritor, arquitecto, cantante y mil linduras más.

La bohemia está, en todo caso, junto a las virtudes, junto al pensamiento, junto a la abstracción y junto al arte.
La bohemia está, en todo caso, junto a las virtudes, junto al pensamiento, junto a la abstracción y junto al arte.
(Foto: Especial)

Es el caso que, aún en el goce “reprimido” de lo profano, mis hermanos y yo desarrollamos un inusitado sentido del arte y, en consecuencia, de la bohemia.

No estoy de acuerdo y rechazo tajantemente, por estúpida, a aquella interpretación pueril y mal intencionada de relacionar a la bohemia con el vicio. Estúpida, porque es boba e idiota; pueril, porque es propia de infantilismos irreflexivos; y mal intencionada, porque con ella quien la vierte trata de ocultar la verdadera perversidad que trae consigo endosándosela a otro. Tampoco estoy de acuerdo con la interpretación chauvinista de Murger y con quienes como él así piensan, en el sentido de que la bohemia “no es posible sino en Paris”, como queriendo limitarla a un sitio determinado. Falso. Así como este movimiento cultural se extendió ampliamente en grandes ciudades como Madrid, Londres, Buenos Aires, La Habana y México, así también en otras poblaciones la bohemia acude a rincones donde coinciden por igual espíritus y almas, de lacayos y amos, de genios y de artistas. Afirmo que la bohemia está, en todo caso, junto a las virtudes, junto al pensamiento, junto a la abstracción y junto al arte; y el arte, en este mundo y en el confín del mismo, es el punto del equilibrio universal. Todo el conocimiento en su máxima expresión, es arte.

Entendí entonces que mi padre no me privó del arte y la virtud, sino de las nimiedades de la vida y el vicio. Hoy gozo de una buena bohemia frente a una copa de generoso vino tinto, junto a mis amigos, junto a quienes sienten lo mismo que yo, junto a quienes desarrollan el exquisito sentido del arte y el alto valor de la lealtad y de lo humano. Puedo decir, en el último tramo del camino, que yo pude desconfiar de cualquiera, menos de un bohemio.

Esta reflexión va dedicada a cinco grandes bohemios que han acompañado mi vida: Carlos Monsiváis, con quien platiqué de estas cosas en su casa de Portales cuando preparábamos algunos foros sobre el estado laico mexicano; a los maestros René Patiño y Fernando Bolaños, cantautores bohemios morelianos de excelsa prosapia; a Carmelita Cortés, docta mujer de la bohemia y el romanticismo; y al más grande bohemio de todos: a mi finado hermano Moisés. A ellos el aprecio más allá de la vida, con que concluye el verdadero sentido de la bohemia.

Y para concluir esta entrega de sentimientos estrictamente personales, luego que el pasado día 30 de mayo he llegado a mis primeros sesenta y cinco años de edad, les comparto lo siguiente:

Mes de mayo



/“Hay un mes que yo amo/ /con amor de niño,/ /es el mes de mayo/ /en que yo he nacido”/

La noche es fresca. La temporada de lluvias ha iniciado. Después de un caluroso día no hay nada más refrescante que la lluvia.

Café en la mesa. Mi guarida es la más hermosa del Jardín de La Rosas. Un enorme y fuerte paraguas me protege de una frenética lluvia.

La gente camina apresuradamente refugiada junto a las centenarias paredes del entorno. Los jóvenes ríen y se besan, sentados sobre las piedras de la magnífica fuente del jardín.

Pequeñas corrientes de agua se deslizan sobre el empedrado de la calle.

Las palomas buscan refugio en las cornisas del primer Conservatorio de América. ¿Por qué se protegen de la lluvia cuando hace un instante se bañaban en la fuente?

Escribo. Mejor dicho, escribía. Disfruto ver las imágenes de personas, animales, árboles y nubes. Colores que se transforman con la lluvia. Olor inigualable a tierra mojada.

Los niños corren, saltan, trepan, reptan y se mojan. Los padres enojados les gritan, pero guardan en su interior la certeza de gozar sus travesuras. El perro va tras ellos, jadeando y con la cola a vuelo, choca con sus manitas las piernas de los chicos haciéndoles perder el equilibrio. Unos caen y reprochan al bandido; éste, con su hocico, les jala del pantalón para que se levanten.

La niña de las empanadas se acurruca al costado del pedestal de la estatua de Cervantes que parece la mirara compasivo. Despliega un plástico que hace las veces de suelo y techumbre. Nadie mejor guarecido que ella.

Estas son imágenes de una tarde lluviosa bohemia en Morelia. Musito el querido estribillo de mi infancia:

/“Mayo de ensueños mil, tus arreboles/ /hacen fulgir de luz tus bellas flores; / /de fragancia sin fin es tu floresta, / /maravilloso mayo, mes de fiesta”/

Es cuánto.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

“De la abundancia del corazón habla la boca”

Cuarenta años de la Asociación Michoacana de Voleibol

La disputa por las dirigencias morenistas con tufo perredista. Mal augurio

A ciento cincuenta y dos años del Cerro de las Campanas

La larga resaca morenista

José Martí, expresión sublime del amor fraterno

La bohemia

País beisbolero y el pueblo sin dinero

Abnegación de madre

Camino al Foro: “El papel de la filosofía en la cuarta transformación”

Sobre los niños de México y el mundo

Emiliano Zapata Salazar, a cien años de su muerte

El suicidio. Una lectura torcida de Nietzsche

La Expropiación Petrolera y el rescate de la nación

Gran Logia Benito Juárez del estado de Michoacán

¿Quién cerrará la puerta?

Noche de lluvia en Morelia

José Martí cabalga de nuevo por Michoacán

El papel de la filosofía en la transformación de México

Perspectiva para la cultura física y el deporte en México

Masonería y política

Melchor Ocampo, legislador

La conciliación como elemento de transformación de la UM

AMLO: Una educación para el humanismo

La ética. Alternativa para el periodismo mexicano

Las delegaciones de programas federales

Ernesto Hernández Doblas: Lugar de muertos

Diputados y ediles de MORENA ponen un paso adelante en la agenda estatal.

Las nimiedades de Medardo Serna

Morelia, un gabinete sin color moreno

Congreso extraordinario en Morena

Las Delegaciones federales de programas integrales de desarrollo, van.

Roberto Pantoja Arzola, coordinador de programas federales para Michoacán.

El tsunami del 2018

Política educativa. Una visión desde la izquierda

Plataforma digital para el empleo

Procuración de justicia en la propuesta de la izquierda.

Blanca Piña, candidata al Senado.

Carlos Slim, al ring del oprobio político

Los graves costos de la corrupción en México

Cristóbal Arias Solís, en plan maestro.

Propuesta educativa de la izquierda para 2018-2024

México, un Estado pretoriano

Las hienas se desatan

Corrupción y austeridad republicana en el proyecto de López Obrador

Los pactos de civilidad y la carabina de Ambrosio

Generosidad, señora María de la Luz, ante todo

Discurso aberrante y ramplón el del 18 de marzo

Relaciones Estado–Iglesia en México

Sus implicaciones en la relación Estado-Iglesia en México

Estado, Iglesia, empresariado

Talía Coria y Raúl Morón

Mario Vázquez Raña

Morena es la opción

Y, ¿qué tal una mujer?

Melchor Ocampo, reformador

Del ciudadano y los valores cívicos

El castillo del virrey Alfredo se derrumba

Adrián Huerta, ¿candidato priista?

¡Que revisen los cuarteles!

PRD, crónica de una muerte anunciada

Peña Nieto y Silvano Aureoles. Vidas paralelas

¡Bah!, la Iglesia católica

El priismo deleznable y el síndrome de Fox

Ya no hay palabras, sólo indignación e impotencia

“Los chuchos”, calamidad para el PRD

Pacto de civilidad, ¿por qué?, ¿para qué?

La sociedad civil en el contexto del México actual

Morena, una perspectiva sociológica desde la teoría general de los partidos políticos

Una conversación del 11 de septiembre

Silvano Aureoles, el principio del fin

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI Segunda parte

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI

Cotidianidades