Alejandro Vázquez Cárdenas
IFE y el periodismo, una historia
Miércoles 5 de Junio de 2019
A- A A+

La prensa mexicana tradicionalmente ha sido sumisa, obsecuente y fiel servidora del poder político; mansedumbre institucionalizada desde mediados del siglo pasado, cuando menos. Fue la época de la prensa al servicio del poder, la época en que daba lo mismo leer Novedades, que El Universal, Excélsior, el Heraldo o el peor de todos, El Nacional, periódico que ni siquiera intentaba disimular su absoluta dependencia del Ejecutivo. Era cosa sabida que el editorial de dicho periódico era dictado diariamente en una de las oficinas de la Secretaria de Gobernación. Es esas época daba igual leer el periódico que fuera, todos decían prácticamente lo mismo. Fuera de los caricaturistas todos eran lo mismo. En radio y televisión el asunto era igual en lo referente a noticieros. Mínima independencia de los lectores de noticias, que no periodistas, hasta la llegada de Jacobo Zabludovsky que ese si era periodista, al servicio del sistema, pero periodista.

Esta larga introducción tiene como motivo el recordar que el periodista mexicano, incluso al inicio del siglo XXI sigue viéndose muy apocado cuando entrevista al presidente o a alguien de su gabinete. Pero si se trata de una figura menor, entonces sí, se muestran muy valientes.

Un episodio que retrata de cuerpo entero la escasa valentía de los periodistas ante el poder se pudo ver en el caso de la ley electoral mexicana, reformada, más bien desmantelada por los legisladores después de las elecciones de 2006.

El grupo parlamentario del PRI chamaqueó al presidente Calderón: le cambió espejitos fiscales por el oro del IFE.
El grupo parlamentario del PRI chamaqueó al presidente Calderón: le cambió espejitos fiscales por el oro del IFE.
(Foto: Especial)

En septiembre de 2007 tuvimos oportunidad de observar, en vivo y en directo, la farsa montada por el Poder Legislativo. Los líderes de los tres partidos "grandes" se unieron para sacar adelante una nueva Reforma Electoral con la idea, básicamente, de destituir a los entonces consejeros del IFE encabezados por Luis Carlos Ugalde y debilitar su influencia.

¿Qué pasaba por la cabeza de los dueños de los tres grandes partidos? Por un lado, tanto el PAN como el PRI y el PRD buscaron más dinero para sus partidos y por otro lado deseaban aplastar a la autoridad electoral mandando el mensaje de que ellos, los legisladores, podían remover a su antojo a las cabezas del IFE cuando se les diera la gana.

¿Por qué destruyeron al IFE? Los partidos, pensando que los ciudadanos somos unos débiles mentales, afirmaron que era porque "se le ha perdido la confianza", argumento idiota como pocos, si a alguien se le ha perdido la confianza, o más bien, nunca la ha tenido, es precisamente a los legisladores y a los partidos políticos. ¿Fraude en las elecciones?, ese argumento solo existe en el terreno del delirio y la fantasía donde habitan AMLO y sus fanáticos. Descabezar al IFE era comprensible en el PRD, incapaz de entender su derrota. Muy comprensible en el PRI, pues fabricaban un IFE "a modo" para preparar su retorno triunfal en 2012, como efectivamente sucedió. Pero, ¿El PAN?, ¿a cambio de qué destruyeron al IFE? Lo dijo Antonio Álvarez Lima, ex gobernador de Tlaxcala, con poca diplomacia pero con mucha sinceridad: "El grupo parlamentario del PRI chamaqueó al presidente Calderón: le cambió espejitos fiscales por el oro del IFE. Cambiar un Consejo incómodo por otro formado por intelectuales orgánicos a modo". “Efectivamente, el PRI mostró inteligencia, el PAN candor y el PRD su profundo rencor.

Lo más indignante de esa sesión, donde se aniquilo al IFE, fue observar la majadera prepotencia de los legisladores y la irritante soberbia de los representantes de los partidos, singularizándose en esto el insoportable Pablo Gómez, vividor profesional del erario.

En la dinámica de esa sesión se contempló una ronda de intervenciones de diversos periodistas y dueños de medios de comunicación. Ahí estaban, muy seriecitos, Joaquín López Doriga, Andrés Roemer, Javier Alatorre, Carlos Loret, Pedro Ferriz, Pepe Cárdenas, Ciro Gómez Leyva, ¡Paty Chapoy! y Ana María Lomelí.

Hablaron todos; las intervenciones variaron de mesuradas a timoratas, menos la última, que fue la de Pedro Ferriz de Con, quien hablo fuerte y muy claro, con una valentía que no había visto en mi vida; les dijo de todo a los legisladores, justificando todo lo dicho punto por punto; los llamó hipócritas, mentirosos, individuos sin credibilidad ni dignidad, políticos mediocres ambiciosos y cínicos profesionales... de ahí para arriba, y todo sin que le temblara la voz. Joaquín y compañía estaban con el semblante demudado, asustados, no creían lo que oían.

Los presentes enmudecieron, nadie fue capaz de contestar nada y rápidamente la sesión termino. Al otro día los grandes medios, radio, televisión y periódicos no mencionaron la intervención de Ferriz de Con, nada, eso nunca paso.

Así era y salvo excepciones así sigue siendo el periodismo en México. Tienen más miedo que vergüenza.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos