Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Guerra sucia y farsa electoral
Miércoles 1 de Junio de 2016
A- A A+

En reciente entrevista con La Jornada, Enrique Peña Nieto habló delos múltiples cuestionamientos a su gobierno definiendolos como «mal humor», en vista de que la economía va viento en popa.
En reciente entrevista con La Jornada, Enrique Peña Nieto habló delos múltiples cuestionamientos a su gobierno definiendolos como «mal humor», en vista de que la economía va viento en popa.
(Foto: Archivo)

El 5 de junio, doce gubernaturas y cerca de más de otros 900 puestos de elección popular serán votados en un contexto en el que lo menos importante es la competencia con ideas y propuestas. Resalta la perversidad partidista e individual y el uso abusivo de lo que antes se llamaba marketing político, lo que hoy es simple venta de basura política.

Diversos analistas entregan casi a diario lecturas, más o menos contextuadas, de las recurrentes encuestas que alientan la guerra mercadológica, con seriedad o displicencia, que se ven rebasadas por lo que parece ser la farsa de un ejercicio democrático que no parece tener ya buena marcha.

Guerra sucia, diatriba, insulto, montajes fotográficos, acusaciones por doquier, encuestas, pretenden ocultar el cansancio de una parte de la ciudadanía y la complacencia de otros sectores, por lo que las campañas significan en derrama económica y el grueso de la población que espera las dádivas que acompañan a los discursos sin fin.

Igualmente, analistas, candidatos, medios y encuestas desdeñan los contextos estatales y municipales en los que destacan las insultantes deudas públicas, el uso y abuso del poder y los recursos públicos en favor de determinados candidatos, el asedio y atentados en contra de candidatos y autoridades por células delincuenciales, el cinismo de la farsa electoral.

Según la ineficaz y despilfarradora autoridad electoral, no hay focos rojos en los estados en los que habrá elecciones. La simulación democrática es la gran maquinaria para usar y abusar de los recursos públicos, preparar los relevos con iguales o peores contendientes, prefigurar escenarios para ocultar abusos y falta de transparencia y rendición de cuentas.

En el debate se alienta la idea de que esta elección de 2016 es el prolegómeno de la de 2018, en la que la Presidencia de la República será el principal botín, mientras en el espectro político, partidos y contendientes, repiten sus mismas historias ideológicas y políticas. Este es uno de los rasgos principales de las recientes elecciones.

No hay distingos ideológicos, tampoco programáticos, solamente colores y marcas. Con alguna leve excepción, las campañas electorales resumen contiendas entre conservadores, derechistas, neoliberales y políticos mediocres. La izquierda está ausente. Las derechas mexicanas se preparan para un nuevo asalto al poder.

A la ausencia de referentes ideológicos individuales y partidistas, acaso rasgo esencial de la patraña posmodernista, se agregan la exacerbación de la guerra sucia, presión del crimen organizado, altos costos de las campañas, complacencia de analistas, académicos con la supuesta normalidad democrática y el extravío de la ciudadanía.

Obviedades. 1. En reciente entrevista con La Jornada, Enrique Peña Nieto habló de los múltiples cuestionamientos a su gobierno definiéndolos como “mal humor”, en vista de que la economía va viento en popa; la “inexplicable” culpa del gobierno en la desaparición de los 43 normalistas, entre otros. Pero ese “mal humor” resume un extendido malestar social que el Inegi precisa: inseguridad, delincuencia y corrupción son los asuntos que para los mexicanos condicionan su cotidianeidad, vida social, movilidad, entretenimiento, patrimonio, la vida propia. No es simple “mal humor”. 2. Igualmente, los mexicanos están hartos de las expresiones del malestar social, como marchas y plantones, pero también, de la violencia cotidiana en las calles. 3. A nadie sorprendió que AutoTraffic se hiciera de los millones de pesos que el supuesto “independiente” edil de Morelia prefiere otorgar a una empresa, en lugar de emprender una campaña para cambiar la movilidad en Morelia. 4. De risa el reglamento de movilidad recién aprobado por el Cabildo del Ayuntamiento de Morelia. 5. Los medios, intelectuales y magisterio dizque democrático, muestran exactamente lo que critican: cerrazón, autoritarismo y ganas de imponer intereses gremialistas. Como el gobierno, no hay interés por dialogar y asumir responsabilidades. Y me disculpan medios e intelectuales acompañantes: vender plazas, heredar plazas, cobrar por supuestas actividades sindicales sin estar frente a grupo, pretender apropiarse de la política educativa, entre otros, ¿no son privilegios? 6. Suscribe Jenaro Villamil (@jenarovillamil): “El peñismo está matando la empatía social para sembrar el odio a toda disidencia”. Grave y real problema, pero movimientos como la CNTE no se cuestionan al respecto y le apuestan a la confrontación, no a desarrollar una relación con la sociedad o con otros movimientos, persisten en la defensa única y exclusiva de sus intereses gremiales. 7. Algunos analistas afirman que México vive hoy una innegable efervescencia social, pero en realidad, en cuanto se restablezcan algunos privilegios a la CNTE se acabó todo. ¿Apostamos? 8. Tiene razón AMLO sobre la mal llamada “Reforma Educativa”, pero ¿qué hará si al gobernar Morena la Federación ahorca a sus gobiernos restringiéndoles recursos públicos y acceso a inversiones privadas y públicas, además de que su oposición sería inconstitucional? Se equivoca al ignorar, como en Oaxaca, Tabasco, la calaña de quienes apoya. 9. Dice el PAN el “populismo destructor” de AMLO. De risa, cuando el populismo de derecha del PAN hundió a este país. 10. Secuestro de Alan Pulido. ¿Eficacia?, inverosimilitud, escapismo o farsa electoral. Última: la derecha intelectual mexicana prepara su sapiencia y manipulación de la realidad como prolegómeno de la denostación que viene en 2018 contra AMLO. Enrique Krauze dio la nota de arranque en un ensayo por demás interesante pero lleno de loas a la visión de Los Pinos (“Desaliento de México”, Letras Libres 176, mayo de 2016).

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”