Hugo Rangel Vargas
Paz en Michoacán
Viernes 14 de Junio de 2019
A- A A+

Esta semana fue dado a conocer el Índice de Paz que realiza cada año el Instituto para la Economía y la Paz. A la par de ello, Michoacán vivía una semana atropellada de sangre, enmarcada por la disputa del territorio que sostienen grupos delincuenciales y que pone en vilo la tranquilidad de ciudades importantes como Zamora, Morelia y Uruapan.

Esto no debe ser visto como una coincidencia desafortunada, a menos que se haya perdido la capacidad de asombro, puesto que la criminalidad y descomposición social que vive la entidad en los últimos años es un fenómeno bien documentado. El indicador comentado da cuenta de esto que parece haber rebasado las capacidades institucionales y cuya manifestación última y dolorosa es la pérdida de vidas humanas pero que tiene detrás un deterioro de la convivencia ordinaria entre los ciudadanos.

El índice de paz normaliza, mediante un procedimiento estadístico, los valores de los homicidios, los delitos con violencia, los delitos cometidos con armas de fuego, la proporción de personas privadas de libertad sin sentencia, los crímenes de la delincuencia organizada y la tasa de denuncia de delitos; para ponerlos en un rango de 1 a 5, en donde un valor mayor significa un menor nivel de paz.

Michoacán vivía una semana atropellada de sangre, enmarcada por la disputa del territorio que sostienen grupos delincuenciales.
Michoacán vivía una semana atropellada de sangre, enmarcada por la disputa del territorio que sostienen grupos delincuenciales.
(Foto: TAVO)

En esos rangos, el Índice de Paz en todo México ha pasado, de 2015 a 2019, de 2.19 a 2.66 y para ponerlo en contexto; Canadá, el país con la mejor evaluación de América, obtuvo en 2015 una calificación de 1.33 y en 2019 de 1.32. El valor del indicador de Michoacán se ha deteriorado al igual que el del país pasando de 2.18 a 2.71 en el mismo periodo, equiparándola a lo que ocurre en otros lugares del mundo, esta cifra supera al 2.67 de Venezuela y al 2.60 de Palestina, este último un territorio prácticamente en guerra.

Es importante señalar que, a nivel desagregado para Michoacán, en la totalidad de las variables que sintetiza el índice hay un deterioro al menos en el último año; pero son los homicidios y los delitos con armas de fuego los que mayormente impulsan al alza la violencia en la entidad.

Otro dato interesante del estudio es el costo que tiene para los mexicanos y para los michoacanos la violencia. Utilizando diversas fuentes, el documento agrega métodos de estimación del impacto económico de los costos de los homicidios, de los delitos con violencia, de los crímenes de la delincuencia organizada, del miedo a la inseguridad, de los pagos por protección que realizan los ciudadanos, de los costos del encarcelamiento, entre otros. De esta manera, se estima que en Michoacán el impacto económico per cápita de la violencia es de 46 mil pesos, cifra superior al promedio nacional de 41 mil pesos.

Para los realizadores del estudio hay diversas variables sobre las que el país tiene que trabajar para la construcción de un modelo de paz, más allá de un simple tema de seguridad pública o ciudadana. La corrupción de las autoridades, el buen funcionamiento del gobierno y el libre flujo de información; son pilares de la paz en los que se recomienda que el gobierno de la república ponga manos a la obra y que quizá resulte conveniente que las autoridades michoacanas también tomen nota de ello.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El apocalipsis que no llega

Autocracia silvanista

El coletazo electoral de los Estados Unidos

Armas, drogas y Chapo

Mexiconomía

¿Estaríamos mejor cómo íbamos?

AMLO: Las cartas bajo la manga

Paz en Michoacán

Trump el incomprendido

Vuelta al estado de naturaleza

El coletazo electoral de los Estado Unidos

La derrota moral de la oposición

Los efectos “anti expectativas” de los programas del bienestar

El cambio que aún no llega

El fin del neoliberalismo

El tiempo perdido de Trump en Venezuela

Perspectivas económicas

Sanders: Running Again

Al diablo con sus instituciones

Turismo y Cuarta Transformación

Los ecos del desabasto

Una nueva carrera tributaria

2019: Presupuesto base cero

Roma y la capacidad de asombro

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada