Rafael Mendoza Castillo
Ciencias sociales para el congreso de normales
Lunes 17 de Junio de 2019
A- A A+

Inicio estas reflexiones con el pensamiento que la Cuarta Transformación menciona en el Plan Nacional de Desarrollo: “La restitución de los vínculos entre las palabras y sus significados y el deslinde con respecto al lenguaje oscuro y tecnocrático que, lejos de comunicar los propósitos gubernamentales, los escondía”. Morena opone, contra el lenguaje mentiroso de los neoliberales, el principio ético de no mentir, no robar, no traicionar. Tamaña tarea.

En esta ocasión quiero recordar un pensamiento que escribió Sigmund Freud en su obra El malestar en la cultura: “La vida, como nos es impuesta, resulta gravosa: nos trae hartos dolores, desengaños, tareas insolubles. Para soportarla, no podemos prescindir de calmantes. Los hay, quizá, de tres clases: poderosas distracciones, que nos hagan valuar en poco nuestra miseria; satisfacciones sustitutivas, que la reduzcan, y sustancias embriagadoras que nos vuelven insensibles a ellas”. El teórico del psicoanálisis invitó también a la sociología para comprender mejor a la condición humana y su relación con el mundo social y cultural.

El conocimiento filosófico de las formaciones sociales no es, desde este ángulo, una actividad reductible a las tareas de gabinete. Por eso el investigador de estos problemas no puede omitir la necesaria consideración de los efectos que dicho conocimiento trae sobre la propia realidad social (sociología del conocimiento). Indudablemente los hombres encuentran en la ciencia social un valioso instrumento para promover la construcción de estructuras sociales más acordes con sus necesidades, deseos, proyectos alternos y aspiraciones (política, antropología, epistemología).

.
.
(Foto: TAVO)

No estamos diciendo que la ciencia social sea la determinante en la acción transformadora. Pero sí consideramos que la teoría no es sino la experiencia humana organizada y sistematizada conceptualmente; la relación de ésta con la praxis histórica es inmediata. De ahí que, en cierta medida las ciencias sociales en general, contribuyen de manera altamente eficaz al conocimiento objetivo de las relaciones humanas en toda formación social.

Las ciencias sociales y humanas cuentan con instrumentos epistemológicos y metodológicos que permiten verificar y validar sus afirmaciones. De ahí la necesidad de considerar también la confrontación de éstas con el propio desarrollo histórico-social. La correlación entre estas disciplinas y la ciencia histórica, sea un contexto imposible de eludir. Entender que lo histórico no termina, no concluye, ni estamos ante el fin de la historia, como piensan los neoliberales depredadores, que no ceptan su derrota del primero de julio de 2018 (Francis Fukuyama), sino que la historia es un proceso inacabado, y siempre se echa a andar de nuevo.

La confrontación del conocimiento social con la marcha de la sociedad, por ejemplo, en el caso de Carlos Marx, pone de manifiesto su necesidad. La aplicación o realización específica de sus concepciones permite aproximarse a una validación objetiva de ellas. Esto exige distinguir entonces el valor de los contenidos científicos de una disciplina y la finalidad y función que ésta cumple al inscribirse en un contexto social. Cosa que ha ocupado en buena medida a la sociología del conocimiento.

Lo anterior no es privativo de las ciencias sociales. Las mismas ciencias naturales han contribuido eficazmente al crecimiento de las fuerzas productivas, a través de su aplicación en las técnicas. Podemos afirmar, en términos muy generales, sin que esto implique una dicotomización absoluta, que mientras las ciencias naturales tienden a fortalecer las fuerzas productivas, las ciencias sociales desempeñan un papel importante en la transformación de las relaciones sociales. Como bien afirma M. Markovic: “La relación entre teoría y práctica social adquiere una nueva dimensión. Ya no se trata sólo de examinar la forma en que la realidad social determina o condiciona al conocimiento, sino también de analizar la intervención de éste sobre la vida de los hombres”.

Podría decirse que la interpretación y la transformación del mundo forma parte de un solo problema que es, la praxis social e histórica. En este sentido, y en el contexto de la posibilidad de que la filosofía como actividad crítica sobre el pensamiento mismo de una época, lo educativo como hecho social-histórico, está cruzado por una serie de supuestos valóricos, de saberes, de creencias, conocimientos, que es necesario ponerlos en cuestión conforme a la razón crítica, ya que también existe la razón cínica de la derecha oligárquica, que se niega a dejar sus privilegios (con sus ideólogos de Mexicanos Primero).

Todos sabemos que en el campo educativo se internalizan, por distintas vías y caminos, las concepciones religiosas, políticas, económicas o artísticas, muy diversas, que se contraponen en esta época de luchas entre paradigmas neoliberales, la Cuarta Transformación y el socialismo alternativo. Por ello, la importancia de hacer la lectura del hecho educativo para clarificar todo aquello que se dice debe valer como razón para justificar las adhesiones valorativas sobre lo que debe considerarse como altamente valioso en la formación de los estudiantes. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Juárez, fundamentalismo de mercado, religioso y laicidad

La universidad y el sindicalismo en el siglo XXI

Neoliberalismo, educador popular y 4T

Refundar a las escuelas normales públicas del país

La Cuarta Transformación y el proceso de la historia

La Cuarta Transformación y el estado laico

Ciencias sociales para el congreso de normales

Ideas para el próximo congreso nacional de normales

Filosofía, modernidad, educación y colonización

Descolonizar y emancipar a la educación

Fortalecer y transformar a las instituciones públicas formadoras

Aborto, laicidad, vida y vida humana

Pedagogía crítica, ética y moral

El aborto, la vida y la vida humana

El saber universitario y el pensamiento crítico

La escuela no es una empresa

Fiosofía,Lenguaje Y La Cuarta Transformación

En educación no hay neutralidad ideológica

Pensar lo educativo desde la cuarta transformación

El pacto social neoliberal y la cuarta transformación

La libertad, la dicha y lo establecido

La cuarta transformación necesita nuevas instituciones

La cuarta transformación y el problema del sujeto y la identidad

Racionalidad crítica versus positivismo

Dialogar, pensar y preguntar

Pensar el mundo y la acción constituyente

México dividido y polarizado

Crítica a lo instituido en la UMSNH

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía