Lunes 17 de Junio de 2019
A- A A+

Al paso de los meses y de las decisiones de política pública del gobierno federal, la mayoría de ellas con consecuencias preocupantes y poco eficientes, solamente nos encontramos con un estado de ánimo, muy pocas veces con la prudencia de la razón.

Lo que vemos se explica, y es que la descomposición a la que habían conducido al país los gobiernos previos, motivaba un estado de inconformidad agudo entre los mexicanos. Sin embargo, el terrible malestar no tomó el camino de las razones políticas y de los argumentos sensatos, o porque no los había o porque quienes los podían representar también eran rostros impresentables, o bien porque el cansancio social era caldo de cultivo para opciones que representaran la emoción.

Así que el asalto al paraíso en un sólo brinco y sin escalas si la mayoría lo quería y lo creía era una posibilidad al alcance. Entonces las más hermosas fantasías políticas se edificaron bajo este supuesto: el fin de la inseguridad desde el primer día de gobierno y sin militarización; un sistema de salud como el de los países nórdicos; una economía creciendo al cuatro por ciento; empleo y bien pagado para todos; preservación del medio ambiente y energías limpias; redistribución generosa de la riqueza con el fin de la corrupción; fin de las adjudicaciones directas; cárcel a los corruptos; trato humanitario a los migrantes y cero criminalización; pacifismo a ultranza: abrazos y no balazos frente al crimen, y muchas más que son del conocimiento público.

A la sociedad mexicana nos sigue faltando la articulación entre coraje, política y razón.
A la sociedad mexicana nos sigue faltando la articulación entre coraje, política y razón.
(Foto: Especial)

Para el coraje y la desesperanza social el paradisiaco sueño era legítimo, gratificante y en gran medida lo sigue siendo. Era legítimo soñar, y qué si fuera aquello una locura, más valía la locura para romper con un presente repudiado que urgía dejar en el pasado para vivir mejor. Lo que no se quiso ver y se sigue desdeñando, a pesar de los hechos, es que las realidades no se vencen sólo con estados de ánimo. Si no hay un análisis acucioso de la compleja realidad los programas construidos desde las emociones se desmoronan ante los hechos. Por eso, por la falta de estudio y análisis, el gobierno federal ha dado virajes tan radicales y opuestos al propósito original: ha militarizado su estrategia para combatir a la delincuencia; ha entregado al gobierno estadounidense tramos de soberanía para combatir la migración centroamericana sepultando su propósito inicial; ha precarizado el sistema de salud pública recortando recursos y colocándose años luz del sistema de salud de las naciones nórdicas; ha despedido decenas de miles de trabajadores federales con el argumento de la austeridad republicana y al hacerlo ha debilitado la operación de las instituciones acrecentando el desempleo; ha cercenado, más allá de la lógica de las políticas mundiales de impulso progresivo a la ciencia y la tecnología, el presupuesto del Conacyt, faltando a su compromiso con la comunidad científica del país; como nunca ha achicado los recursos para la cultura teniendo que dedicarse afanosamente a cancelar programas, festivales, certámenes, presentaciones, etcétera, desoyendo el clamor bien razonado de los actores vitales de la creación cultural mexicana; en fin, ha recortado universalmente los presupuestos precarizando a las instituciones y colocándolas al borde del colapso con graves consecuencias para todos; ha ido contra los empresarios, aduciendo lo ofrecido en campaña, para retractarse después para corregir al mal desempeño económico del país ocasionado por la pérdida de confianza y la caída de la inversión generando perplejidad y reclamo que trata de ser esquivado con un agresivo programa de publicidad sustentado en la post verdad. Como no lo hizo ningún gobierno neoliberal ha decidido de manera unilateral fijar los incrementos salariales por debajo de la inflación anual, negando el compromiso de recuperar el poder adquisitivo perdido durante décadas de neoliberalismo. Estábamos mal, ahora no estamos mejor, esa es la verdad. Es muy singular la característica de nuestro gobierno, se proclama de izquierda con medidas económicas neoliberales, con políticas conservadoras en materia de migración y derechos humanos y con vocación populista en materia de programas asistenciales.

A la sociedad mexicana nos sigue faltando la articulación entre coraje, política y razón. El coraje debiera transformarse en creación política inteligente con el uso de la razón y la teoría, pues tomándolo como origen y fin su resultado sólo será la belicosidad. El coraje por sí mismo jamás podrá constituirse en programa viable para la transformación, siempre conducirá a la lapidación de lo diferente y al fracaso por la ineficacia de los actos de gobierno. Prueba de ello es el debate pseudo político que se induce en las redes sociales en donde los "argumentos" están hechos con adjetivos, insultos y mentiras que sólo alimentan el odio y la división, mientras como si se tratara de un ataque de esquizofrenia se llama a la unidad nacional.

Este estado permanente de odio hacia lo otro, si no se frena, terminará sepultando al país. En ello tienen responsabilidad los protagonistas políticos, centralmente aquellos que ejercen el gobierno y que desde su poder motivan e incitan a la confrontación. No podemos seguir supeditados al ánimo, los gobernantes deben entender, antes que sea demasiado tarde, que el coraje que motivó la elección del 1 de julio debe ser transformado en políticas públicas que den resultados para todos los mexicanos. Si se quedan con el solo coraje destruirán, necesitan entonces la transformación civilizatoria de ese impulso para expresarlo en mejores instituciones, mejores leyes, mejor convivencia social, mejor calidad de vida y creativa unidad nacional. Coraje para construir, no para destruir, de eso se trata la política, que no es otra cosa que el bien común. Si no es así algo anda mal.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?