Julio Santoyo Guerrero
Sospecha de quien diga que es sencillo
Lunes 24 de Junio de 2019
A- A A+

Una de las características que posee la sociedad de la híper comunicación es la fugacidad de la percepción. Percepción que se construye con residuos de creencias, por conceptos superficiales y desconectados del todo. La tentación de esta conciencia, que genera percepciones fugaces, es la de asumir que el acceso a tantos e inagotables retazos de conceptos superficiales, le otorga el acceso a verdades consistentes. Cuando lo cierto es que lo único consistente es la fragilidad y la superficialidad de esa percepción. Estar expuesto a tanta información no significa solidez en los juicios. No por ello la sociedad moderna es experta en ciencias, ni siquiera por ello puede presumirse que esté comprendiendo la realidad.

La híper comunicación está soportada en medios extraordinariamente eficaces por los cuales transita a mayor velocidad, como nunca antes, no la promoción del espíritu crítico y la búsqueda de lo diverso, antes bien la propaganda de causas deleznables, que bajo el cobijo de la libertad, impulsan nuevas maneras de subordinación económica, política y cultural. El sueño de que el arribo de la comunicación horizontal representaría la concurrencia amigable del pensamiento universal y la reconciliación de las discrepancias en diferentes regiones del mundo, porque antes no se conocían y conociéndose se desatarían de sus prejuicios, realmente no ocurrió. No se compara el eco que han encontrado el racismo, el nacionalismo, la xenofobia, la violencia criminal, la persecución religiosa, el autoritarismo, con el que en menos decibeles ha encontrado: la tolerancia, los valores de la democracia, la inclusión, el ambientalismo, los derechos humanos.

.
.
(Foto: TAVO)

Tratándose de comunicaciones horizontales, más allá de los poderes económicos que impulsan contenidos deleznables, tendría que decirse que como nunca había ocurrido, las personas son ahora un poderoso emisor de mensajes. Debe preocupar entonces que el poder constituido por ese amplísimo colectivo, motu proprio impulsen contenidos semejantes. Es decir, que reconociendo el dolo de los poderes económicos y políticos, que así usan el medio de las híper comunicaciones, debe preocupar que las personas caminen en la misma o peor dirección comunicativa. Creer que el uso personal de una red, por ser tan singular, debe quedar exento de la responsabilidad ética y de las consecuencias de sus emisiones, es una fatalidad. Es tan responsable como la poderosa corporación o el influyente organismo político que con tal fin participa.

No sobrevino la libertad responsable ni la riqueza de los contenidos de la comunicación con la masificación de la horizontalidad comunicativa. Ahora sólo está quedando exhibido un hecho lamentable: los medios modernos de la híper comunicación, como si fueran vitrina de cristal, están dejando ver la pobreza de contenido, los prejuicios, el ánimo autoritario, los afanes lapidarios, la mezquindad, la belicosidad, el afán manipulador y la superficialidad de la sociedad moderna. Son, con diáfana claridad, el espejo de lo que somos.

La tendencia contemporánea, reconocida en algunas sociedades actuales como la estadounidense, algunas asiáticas y europeas y la mexicana, de hacer del simplismo la herramienta conceptual para atender los problemas globales, hemisféricos o regionales, es francamente suicida.

Muchos políticos y gobernantes han sabido aprovechar la credulidad que reciclan las redes para ejercer gobiernos populares, que no eficaces. Le hablan a la gente con el discurso que saben que quieren escuchar y las acciones de política pública que aplaudirán aunque el éxito sea improbable. Hay una ventaja adicional en este procedimiento, siempre disponible en las redes, el recurso inagotable del prejuicio y el mecanismo automático de inaceptabilidad del fracaso más que a costa del extraño, es decir, la facilidad para manipular a la conciencia formada por retazos de creencias y abundantes segmentos informativos asumidos sin reflexión. Reflexión, ese ejercicio del pensamiento que supone ir y venir a lo diverso, con método, con razón.

Por eso deben estar bajo sospecha de la prudente razón todas las salidas simplistas a la compleja realidad del mundo moderno. El mejor camino personal para generar juicios firmes debe estar, una vez desconectados de la vacuidad de los contenidos de las redes, someter toda afirmación al examen, a la confronta, a la verificación, al estudio. Por ese camino, tal vez algún día los medios de la híper comunicación, se vean inundados de un espíritu más constructor, de un ánimo más críticos y menos dispuesto a la manipulación del poder económico y político.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya