Jueves 2 de Junio de 2016
A- A A+

“Sagrario: tuve el honor y alegría de ir a tu casa el lunes pasado. Es la primera vez que voy a Ciudad Juárez pero sabía de ti desde hace mucho tiempo.

“Lo que sucede en Juárez y muchos otros lugares del país en torno a las mujeres es indignante y muy preocupante. ¿Cómo es posible que desaparezcan niñas y/ o jovencitas y nunca más se sepa de ellas?, ¿cómo es posible que nunca se dé con los culpables de tanto crimen e injusticias?

“Inmediatamente que supe que iría a Juárez, me puse en contacto con tu mamá para preguntarle si podía ir a verla, platicar, abrazarla, darle las gracias por todo lo que ha hecho por este país.

“Llegando a tu casa salió ella a recibirme con una sonrisa llena de calidez propia de las mujeres que saben de la vida, que saben de luchar por una causa justa.

“Entrando vi tu foto, es lo primero que uno ve al entrar a tu hogar, pero sobre todo te vi al ver los ojos de tu madre. Te vi y sentí en cada una de sus palabras, en la sonrisa de tu hermana Guille, que convirtió su amor por ti en amor por todas de las que no se sabe qué fue de ellas, como signo de protesta y de no permitir que su desaparición se olvidara, decidió poner una cruz por cada una de las que han desaparecido. Decidió poner un clavo por cada una, en una cruz rosa, cual dedo en la llaga, para que sepan que no se olvida.

“Te vi y sentí sobre todo en el jardín de niños, que gracias al esfuerzo de tu madre y tu hermana Claudia tiene vida. Van ahí los niños de la comunidad a aprender a amar el conocimiento, a jugar, a ser felices. Tu mamá me contó que te gustaba trabajar con los niños, que les dabas clases de música y catecismo.

“Me platicó cuánta falta hacía un espacio educativo para los niños de ahí, de Lomas de Poleo. Cuánto trabajo les costó que les hicieran caso las instancias correspondientes. Todo lo contrario pasó con la gente de la comunidad, quienes decidieron hacer ese sueño una realidad; empezaron los niños a ir a aprender en un cuartito pequeñito, después acondicionaron la parte de atrás de un tráiler; después un vecino, el señor Antonio Luna, le dijo a tu mamá que él regalaba la mitad de su terreno para que se hiciera la escuelita para los niños.

“Hoy el Jardín de Niños Sagrario González Bonilla tiene cinco salones con 30 niños cada uno. La comunidad decidió que llevara tu nombre porque existe gracias a ti, para que no haya ni un niño más en Lomas de Poleo sin escuela. Ahí estás tú, Sagrario, en cada sonrisa, en cada carita sorprendida al aprender algo nuevo, en cada sueño de justicia.

“Vi tu foto viniendo de El Paso hacia Juárez, en el Puente Santa Fe. Te vi en todas las jovencitas que trabajan para ayudar a sus familias, en cada migrante, en las dunas, en el desierto donde parece que nada pudiera crecer y sin embargo de su aridez brotan bellas flores.

“Te escribo esta carta porque cuando se escribe, en cada letra va poniendo uno parte de su corazón. Y el mío junto al de tu madre, y al de muchas y muchos más, nos oponemos a que sigan ocurriendo tantas injusticias.

“Nunca pensaron que tu desaparición traería la memoria de tantas, que por ser tantas, se convertían en una más, olvidando que nunca debió haber ocurrido y sobre todo perder el miedo para luchar por que nunca más ocurra.

“Gracias Sagrario por abrir los ojos de muchos, gracias por dar tu vida por la vida de muchos”.

Sagrario González Bonilla está desaparecida desde el 17 de abril de 1998, su casa está en Lomas de Poleo, en Ciudad Juárez, Chihuahua. Hay muchas que al igual que ella han desaparecido sin que nunca se encuentre a los culpables.

En Ciudad Juárez, al igual que en el resto del país, siguen ocurriendo desapariciones y asesinatos de mujeres, sobre todo de quince a 25 años. Se minimizan y se ocultan los hechos. Nunca o muy pocas veces son aclarados los crímenes o encontradas las desparecidas.

Las familias acaban por callarse y darse por vencidas pues la búsqueda se torna la más de las veces en hostigamiento y persecución.

La madre de Sagrario, la señora Paula Flores Becerril, nunca se ha dado por vencida; para ella su hija no está muerta pues nunca fue esclarecida su muerte. Decidió no callarse, no paralizarse, no tener miedo. Decidió buscar metro por metro en el desierto y hasta bajo las piedras, pero sobre todo decidió sacar a la luz la verdad no sólo de lo que le ocurrió a Sagrario, sino de lo que ocurre en este país cuando alguien reclama justicia.

Decidió armarse con el amor enorme que tiene una madre por sus hijos y luchar no sólo por ellos, sino para que su comunidad toda tuviera una vida digna y así se convirtió en voz de muchos.

Paula y su esposo, el señor Jesús González Hernández, acudieron desde las primeras horas de la desaparición de Sagrario a las instancias correspondientes, como siempre, les dieron largas. La Policía se negó a buscarla aduciendo que seguro se había ido con el novio. Les dijeron que no iniciarían ninguna averiguación ni búsqueda hasta 48 horas después.

Sagrario siempre llegaba a la misma hora a su casa, nunca llegaba tarde sin avisar, ellos sabían que algo malo le había pasado. Tocaron las puertas de todas las instancias sin que se les atendiera de manera adecuada. El caso de Sagrario está rodeado de irregularidades, su cuerpo fue encontrado catorce días después de su desaparición en alto grado de descomposición.

Paula nos narró cómo la querían hacer firmar que ella reconocía el cadáver de una muchacha encontrada dentro de una bolsa negra de plástico como su hija, sin haberle realizado los estudios de manera apropiada. Nos contó cómo después de mucho tiempo, supuestamente le hicieron una necropsia, pero el cadáver al que se le había realizado, no era el de Sagrario, era al que estaba en la tumba de al lado.

Todavía hace un año Paula Flores seguía pegando fotos de Sagrario en las calles de Ciudad Juárez, los padres de las niñas y jóvenes desaparecidas repintan las cruces que están en diversas partes de la ciudad, en el desierto, en las garitas y en la barda que marca la frontera.

A nuestra mente vienen los rostros de los estudiantes de Ayotzinapa aún desaparecidos. Y no sólo de ellos, sino de muchos más que han salido de sus casas y no han podido regresar, que nadie sabe nada de ellos, que el gobierno niega su existencia, pero todos sabemos que esto pasa en este país debido a la impunidad, la violencia y corrupción existentes en todos los ámbitos.

Hace 18 años que desapareció Sagrario; ella, al igual que cientos más, son semillas que habrán de germinar haciendo florecer la justicia en esta tierra.

vazquezpallares @gmail.com.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…