Gilberto Vivanco González
Deportistas y los riesgos de la fama
Viernes 28 de Junio de 2019
A- A A+

En años han existido una serie de historias lamentables sobre deportistas famosos o que tienen potencial para ello, no son pocos los casos de aquellos que vivieron en la pobreza o en condiciones desfavorables y al momento de alcanzar fama y fortuna, o de estar en camino de ello, ven cómo ese cuento de hadas se transforma en cuento de terror.

Algo extraño sucede en las personas que han pasado vicisitudes en su vida, con hogares sacudidos por las enormes carencias, por situación familiar donde la violencia es el pan de cada día, por abandono de los padres (de cualquiera de ellos) y desde luego el papel hacia la disfunción que tienen las drogas o el alcohol, trance que no sólo se contempla en los padres, sino entre propios hermanos y donde la brecha de edad para iniciar con este abismo cada día se va estrechando más.

Los grandes ídolos, aquellos que cautivan las masas y encienden la pasión popular fueron producto de una fusión mágica entre las limitaciones y la abundancia, entre la pobreza y la riqueza, entre el control y la libertad. Es como tener una fiera confinada y de pronto se suelta sin motivo alguno para ella, tendrá dos opciones o sigue su camino con pasos sigilosos o sale como rayo sin control alguno. Normalmente cuando hay reservas para el actuar o para el vivir, también existe ausencia de amor, de valores, de intervención o de convivencia porque es lógico que la vida familiar ante la ausencia de sustento económico, provoque que una serie de inconsistencias y rencores que taladran la armonía del hogar.

Diego Armando Maradona es uno de los mayores genios con la pelota en sus pies, pero acorralado por todo tipo de drogas y excesos.
Diego Armando Maradona es uno de los mayores genios con la pelota en sus pies, pero acorralado por todo tipo de drogas y excesos.
(Foto: Especial)

El Mundo, de España, publicó una nota reflexia en este sentido: “Toda época tiene sus héroes levantados por el fervor popular”. En la actualidad gran parte de la sociedad admira a los deportistas, hombres y mujeres cuyo nombre todo el mundo conocen, que son un espejo para la sociedad y que son apoyados por miles de fans para lograr realizar hazañas atléticas. Sin embargo, no todos los deportistas son ejemplares. Algunos se han convertido en detestables villanos por sus conductas antideportivas y actos totalmente censurables y hasta delictivos fuera del deporte. Muchos deportistas han visto sepultadas sus carreras por problemas con la justicia, y viendo como pasaban de ídolos a personajes odiados y despreciados.

La lista de famosos es extensa pero sobre salen: la patinadora Tonya Harding, envuelta en escándalos de violencia, alcohol, drogas y pornografía; Lance Armstrom, el único ciclista que consiguió ganar siete veces consecutivas el Tour de Francia, pero fue destronado por dopaje; O. J. Simpson. Uno de las grandes estrellas del fútbol americano pasó del Olimpo deportivo (fue elegido en 1973 jugador más valioso de la liga) al banquillo de los acusados en uno de los juicios más controvertidos de la historia de Estados Unidos asesinó a su esposa; Diego Armando Maradona es uno de los mayores genios con la pelota en sus pies, pero acorralado por todo tipo de drogas y excesos y Mike Tyson , de los boxeadores más imponentes de la historia, ganó millones pero todo lo perdió por idolatrar los vicios , tanto como la afición lo idolatraba a él. Estos a nivel mundial son los máximos representantes de los deportistas en desgracia, todos con un mismo denominador: vivieron en pobreza extrema, donde las restricciones deambulaban día con día.

Hace unos días Joao Maleck, canterano de Chivas, bajo los efectos del alcohol se impactó contra un vehículo de una joven pareja, misma que murió al instante, iba conduciendo a 160 kilómetros por hora, una estrella que empezaba a titilar muy joven apagó su luz; otros futbolistas con esperanzas alentadoras también cayeron en los excesos y su vida cambio para siempre.

Grandes ídolos del deporte han perdido fortunas y han perdido sus vidas por no digerir sus contrastes de vida, por no dar el cauce justo a su nueva etapa, pero al mismo tiempo jóvenes que están en la antesala de ser ídolos o ser populares y admirados pierde el rumbo porque sus pies vuelan, porque sus pies han perdido piso. En el deporte profesional sería de gran importancia que existiera en el cuerpo de psicólogos un proyecto que diera herramientas, sustentos y orientaciones a quienes buscan la gloria deportiva pero que deben comprender que esa dicha posible puede convertirse en infierno permanente.

Laird Hamilton, multicampeón mundial de automovilismo exclamó: “Asegúrate de que tu peor enemigo no viva entre tus dos oídos.” Y Emil Zatopek, atleta checo, especializado en pruebas de fondo, advirtió: “Un atleta no puede correr con dinero en sus bolsillos. Debe correr con esperanza en su corazón y sueños en su cabeza.” Es verdad, pero esa cabeza no debe marearse a las primeras de cambio.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Morón: informe y respaldarazo

Cáncer y alimentación

Ni perdón, ni olvido

Imposición legislativa en Baja California

Temblores en la Ciudad de Mexico

Colonias populares, privatizadas

Examen de admisión en escuelas normales… en riesgo

Deportistas y los riesgos de la fama

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias