Ismael Acosta García
A ciento cincuenta y dos años del Cerro de las Campanas
Sábado 29 de Junio de 2019
A- A A+

El pasado 19 de junio se cumplieron 152 años del fusilamiento de Maximiliano y sus secuaces en el Cerro de las Campanas. El 15 de mayo de 1867, en San Luis Potosí, Juárez, el ilustre masón, fue informado de la victoria de las armas nacionales en Querétaro frente al imperio que, apoyado por los colaboracionistas conservadores, pretendieron hacer de México un anexo más de la Francia de Napoleón III.

Concluían así cinco años de guerra, cinco años de lucha por la causa republicana que ejemplarmente personificó Benito Juárez. En la histórica carta que tardíamente envió Víctor Hugo al patricio pidiendo el indulto de Maximiliano, también decía que en esa lucha había, “por una parte dos imperios, y por la otra un hombre.

Un hombre con sólo un puñado de hombres. Un hombre arrojado de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, de rancho en rancho, de bosque en bosque, amenazado por la infame fusilería de los consejos de guerra, perseguido, errante, atacado en las cavernas como una bestia feroz, acosado en el desierto, proscrito por generales, algunos desesperados; por soldados, algunos desnudos. Ni dinero, ni pan, ni pólvora, ni cañones. Los matorrales por ciudades. Aquí (en Francia) la usurpación llamándose legitimidad; allá (en México) el derecho, llamándosele bandido… y un día, después de cinco años de humo, de polvo y de ceguera, la nube se ha disipado y entonces se han visto dos imperios caídos por tierra. Nada de monarquía, nada de ejércitos; nada más que la enormidad de la usurpación en ruina y sobre este horroroso derrumbamiento, un hombre de pie, Juárez, y del lado de este hombre, la libertad”

.
.
(Foto: TAVO)

Por eso fue que en un abril del 71 del siglo XIX, Juárez, fue electo diputado honorario por el distrito parisiense de Belleville. Y en Italia, los seguidores del patriota e ilustre masón José Massini se referían al indio de Guelatao como el “presidente de la República universal”.

Refiramos un breve hecho histórico que da cuenta del verdadero ánimo que inspiraba a Juárez la Francia de la libertad. En 1870, cuando Napoleón III había caído y las tropas prusianas ocupaban la Francia republicana, Juárez, manifestó en una carta:

“los sentimientos fraternales animan a todos los verdaderos mexicanos hacia la noble nación a la que tanto debe la sagrada causa de la libertad, y a la que nunca hemos confundido con el infame gobierno de Bonaparte”. –Y continúa- “la causa de la Francia republicana es la de todos los pueblos libres” -e informa que-, “600 veteranos de la lucha por la independencia, los mismos que durante cinco años sostuvieron la guerra justa contra las tropas de Bazaine y Dupin, se han embarcado con la intención de ir a Europa a combatir contra los prusianos y al lado de sus verdaderos hermanos, el pueblo de Francia”.

Esa era la estatura de Juárez. No alimentaba ni odios ni rencores.

Hoy, a ciento cincuenta y dos años de distancia los nuevos bonapartes, los nuevos maximilianos y los nuevos colaboracionistas desnacionalizados se vuelven contra México. Los Coparmex, los mexicanos primeros, los Lala, los Cemex y Bimbo, los Alfa, Femsa, Vitro, Grupo México, Liverpool, Carso y demás ingratos que han desestimado el ejercicio ciudadano que con dolor y lucha parió el pueblo mexicano en su concurso democrático del 1 de julio de 2018, disputan ante los tribunales del neoliberalismo los beneficios indebidos que les entregaron gobiernos retrógradas que han sido vencidos por el voto del pueblo.

Por estas razones, para los liberales comprometidos con su doctrina histórica, esta fecha no debe pasar desapercibida. Reclama que, como Juárez y los hombres de la Reforma, se debe estar alertas, siempre alertas, enarbolando los principios y la legalidad como bandera contra los enemigos históricos del México de ayer y de ahora.

Es cuánto.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

“De la abundancia del corazón habla la boca”

Cuarenta años de la Asociación Michoacana de Voleibol

La disputa por las dirigencias morenistas con tufo perredista. Mal augurio

A ciento cincuenta y dos años del Cerro de las Campanas

La larga resaca morenista

José Martí, expresión sublime del amor fraterno

La bohemia

País beisbolero y el pueblo sin dinero

Abnegación de madre

Camino al Foro: “El papel de la filosofía en la cuarta transformación”

Sobre los niños de México y el mundo

Emiliano Zapata Salazar, a cien años de su muerte

El suicidio. Una lectura torcida de Nietzsche

La Expropiación Petrolera y el rescate de la nación

Gran Logia Benito Juárez del estado de Michoacán

¿Quién cerrará la puerta?

Noche de lluvia en Morelia

José Martí cabalga de nuevo por Michoacán

El papel de la filosofía en la transformación de México

Perspectiva para la cultura física y el deporte en México

Masonería y política

Melchor Ocampo, legislador

La conciliación como elemento de transformación de la UM

AMLO: Una educación para el humanismo

La ética. Alternativa para el periodismo mexicano

Las delegaciones de programas federales

Ernesto Hernández Doblas: Lugar de muertos

Diputados y ediles de MORENA ponen un paso adelante en la agenda estatal.

Las nimiedades de Medardo Serna

Morelia, un gabinete sin color moreno

Congreso extraordinario en Morena

Las Delegaciones federales de programas integrales de desarrollo, van.

Roberto Pantoja Arzola, coordinador de programas federales para Michoacán.

El tsunami del 2018

Política educativa. Una visión desde la izquierda

Plataforma digital para el empleo

Procuración de justicia en la propuesta de la izquierda.

Blanca Piña, candidata al Senado.

Carlos Slim, al ring del oprobio político

Los graves costos de la corrupción en México

Cristóbal Arias Solís, en plan maestro.

Propuesta educativa de la izquierda para 2018-2024

México, un Estado pretoriano

Las hienas se desatan

Corrupción y austeridad republicana en el proyecto de López Obrador

Los pactos de civilidad y la carabina de Ambrosio

Generosidad, señora María de la Luz, ante todo

Discurso aberrante y ramplón el del 18 de marzo

Relaciones Estado–Iglesia en México

Sus implicaciones en la relación Estado-Iglesia en México

Estado, Iglesia, empresariado

Talía Coria y Raúl Morón

Mario Vázquez Raña

Morena es la opción

Y, ¿qué tal una mujer?

Melchor Ocampo, reformador

Del ciudadano y los valores cívicos

El castillo del virrey Alfredo se derrumba

Adrián Huerta, ¿candidato priista?

¡Que revisen los cuarteles!

PRD, crónica de una muerte anunciada

Peña Nieto y Silvano Aureoles. Vidas paralelas

¡Bah!, la Iglesia católica

El priismo deleznable y el síndrome de Fox

Ya no hay palabras, sólo indignación e impotencia

“Los chuchos”, calamidad para el PRD

Pacto de civilidad, ¿por qué?, ¿para qué?

La sociedad civil en el contexto del México actual

Morena, una perspectiva sociológica desde la teoría general de los partidos políticos

Una conversación del 11 de septiembre

Silvano Aureoles, el principio del fin

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI Segunda parte

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI

Cotidianidades