Alejandro Vázquez Cárdenas
De anonimato y libertad, reflexiones
Miércoles 3 de Julio de 2019
A- A A+

En este tiempo de redes sociales, sitios virtuales de noticias, blogs personales, periódicos que languidecen en su versión impresa pero prosperan en su versión digital, observamos un fenómeno que crece imparable día con día; la velocidad y facilidad con que miles, o millones de usuarios de Internet emiten su opinión en cuanto sitio la admite. En algunas ocasiones (las menos) la opinión de los lectores es razonablemente sensata, más o menos informada y nos damos cuenta que el lector trata de complementar o corregir lo que el periodista o analista ha escrito. Hasta ahí todo bien; lamentablemente no es así en la mayoría de los casos; infinidad de personas aprovechan el supuesto anonimato que proporciona Internet para vaciar sus rencores, filias y fobias, descalificando sin argumentos la opinión del articulista, llegando incluso al insulto personal. Lo peor de este asunto es que buena parte de lo que afirman carece de todo sustento, pues es información que no proviene de fuentes confiables, sino que ha corrido de persona a persona sin verificación alguna.

Desgraciadamente para emitir una opinión en redes sociales o comentar en periódicos o sitios de noticias lo único que se necesita es un equipo conectado a la red con un teclado funcional. Eso es todo. No es necesario conocer el tema, ni siquiera superficialmente, tampoco es necesario saber redactar, ni tener una idea así sea superficial de ortografía y sintaxis. No, nada de eso. Solo ganas de opinar y un teclado.

Y nos salta un par de dudas ¿Todas las opiniones son respetables? ¿Es válido el anonimato al dar una opinión? Personalmente considero que no. Lo explico.

.
.
(Foto: TAVO)

Sabemos que existen personas que sostienen que en las discusiones, aun en aquellas donde abundan los insultos lanzados desde seudónimos, todo se vale; “Anonimato es libertad”, afirman con total convicción. Puede ser, anonimato quizá implica libertad, relativa, pero libertad, pero resulta que no solo incluye eso; también puede implicar impunidad y cobardía. Puede conllevar también la participación en linchamientos mediáticos y apoyo masivo, acrítico, a un dictador como lo vemos en México. También anonimato significa irresponsabilidad. Quizá podría considerase aceptable el anonimato en casos de crítica dura a un sistema represivo, pero es injustificable cuando se lanzan insultos, imputaciones e insinuaciones perversas. Recordemos no todas las opiniones son respetables, respetable es la persona, no su opinión.

Todos somos libres para pensar lo que nos dé la gana; digamos que alguien piensa que los negros o los indígenas o los judíos o los mexicanos o los homosexuales son seres inferiores, pues si, de que lo puede pensar claro que puede, pero evidentemente una opinión de ese tipo de ninguna manera es respetable. La libertad tiene sus límites, la libertad de cada uno finaliza donde comienza la libertad del otro. Libertad no es irresponsabilidad. Y la libertad del anonimato ha sido siempre el mejor caldo de cultivo del totalitarismo.

Como simples usuarios de redes, como lectores de medios electrónicos no podemos impedir que otros vomiten sus opiniones insultantes en sus propios espacios, quien dispone de Internet puede crear su propio blog y hacerlo en total anonimato, que por cierto no es tan anónimo como muchos piensan. Pero los medios tienen la potestad para impedir que los mensajes de odio inunden sus sitios. Y no nada más los medios periodísticos y noticiosos pueden hacerlo.
Tenemos el caso de un país de primer mundo, infinitamente más adelantado cultural y tecnológicamente que México, Alemania, que ha implementado la ley NetzDG en la que se castigará a las redes sociales que no eliminen los mensajes de odio. Mediante esta ley el Ministerio de Justicia alemán puede en multar hasta por 50 millones de Euros a empresas como Twitter o Facebook si fallan en bajar contenido que incita al odio.

Libertad conlleva responsabilidad; y no olviden, no es una buena idea opinar de lo que no se sabe ni se está razonablemente seguro.

Es cuánto.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos