Columba Arias Solís
¿Y las leyes anticorrupción?
Viernes 3 de Junio de 2016
A- A A+

Diversos estudios nacionales e internacionales han evidenciado que uno de los más graves problemas a los que el país se enfrenta es el fenómeno de la corrupción, la cual a su vez da origen al otro problema nacional: la impunidad. Son tan arraigados y comunes estos problemas en el país, pero además tan perniciosos, causantes de cuantiosas pérdidas económicas, que la comunidad internacional, especialmente los socios comerciales de la nación, así como organismos internacionales, han expresado su preocupación y recomendado al gobierno mexicano la necesidad de apurar reformas que prevengan y detengan el fenómeno de la corrupción.

En ese contexto, hace un año que el jefe del Ejecutivo Nacional propuso al Congreso un marco legislativo anticorrupción que se tradujo en las reformas a varios artículos constitucionales y en la creación de un Sistema Nacional Anticorrupción, lo que fue aprobado por todas las bancadas en el Congreso, quedando pendientes las leyes secundarias que darían operatividad al mismo, estableciendo el plazo de un año para llevarlas a cabo.

En menos de ese tiempo y en relación con el tema, un grupo de instituciones educativas, académicos y organizaciones civiles lograron coincidir en una propuesta denominada Ley 3 de 3 que fue presentada al cuerpo legislativo, avalada por cientos de miles de firmas recabadas en todo el país.

Sin embargo, preocupados porque los plazos fijados por los propios legisladores han transcurrido sin que éstos puedan arribar a los consensos para la aprobación de las leyes anticorrupción, diversos sectores de la opinión pública se han estado movilizando, entre ellos la confederación que agrupa las cámaras patronales en la República Mexicana, quienes en la pasada semana comenzaron a circular en redes un mensaje que evidenciaba el incumplimiento y falta de compromiso de los legisladores mexicanos para cumplir en tiempo y forma la probación de las leyes que habrán de dar forma y soporte al Sistema Nacional Anticorrupción.

La Coparmex, en el video que tuvo amplia difusión en redes advirtió que llevaría ante los organismos internacionales la falta de cumplimiento del legislador mexicano, cosa que ya realizó, solicitando a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) del que nuestro país forma parte, actúe como observador permanente en el proceso de aprobación de las leyes secundarias y en la implementación del Sistema, manifestando en la carta entregada al secretario general del organismo “la preocupación por el retraso en la probación de ese cuerpo normativo en el Congreso”, destacando “la importancia que tiene el combate a la corrupción y a la impunidad, como condiciones fundamentales para lograr un verdadero Estado de Derecho e impulsar el gran potencial que tiene México”.

Así el tema, hoy resulta que para las famosas leyes anticorrupción no se ha logrado encontrar el debido consenso a efecto de incluir las propuestas derivadas del proyecto ciudadano que se concretó en la Ley 3 de 3, toda vez que la propuesta presentada por la fracción del PRI y su asociado el PVEM pretende dar esquinazo al proyecto ciudadano y en cambio proponen que se deje a la voluntad expresa del servidor público, la publicidad del valor de su patrimonio, es decir, el mismo estado en que ahora se encuentra la legislación, entre otros temas que se requieren incluir.

Uno de los más graves problemas a los que el país se enfrenta es el fenómeno de la corrupción.
Uno de los más graves problemas a los que el país se enfrenta es el fenómeno de la corrupción.
(Foto: TAVO)

De lo anterior se desprende que hay un grupo de legisladores que no acaba de entender la necesidad impostergable de escuchar la opinión de los ciudadanos que ante la avanzada descomposición del Estado tomaron la decisión de no solamente criticar o hacer señalamientos, sino de proponer para contribuir en la prevención y el abatimiento del fenómeno de la corrupción, a través de una propuesta firmada por cientos de miles y que está contenida en el paquete de siete iniciativas que corresponden a: Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción, Ley General de Responsabilidades Administrativas, Ley Orgánica del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas, Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República y adecuaciones al Código Penal Federal.

No obstante que hace un año el titular del Ejecutivo firmó una ley contra la corrupción, asentando su compromiso de combatir el fenómeno, a estas fechas no parece –al igual que la fracción de su partido– interesado en dar cabal cumplimiento a dicho compromiso, de tal forma que el periodo de sesiones finaliza sin que se advierta el menor liderazgo presidencial en torno al impulso de las leyes anticorrupción. Se aprecia entonces que seguirán protegiéndose intereses personales y que a conductas tales como la desviación de recursos, el enriquecimiento inexplicable, el nepotismo y la corrupción entre otros, se les pretende dar en las leyes un tratamiento “light”.

Será que tal vez, como señalaba José Luis Antón (abril, 2014), ¿hay un valor positivo de la corrupción como aceite de la maquinaria económica, engrane del sistema de justicia y factor para que las cosas funcionen?, ¿o tal vez porque la sanción social a las prácticas de corrupción es inexistente? Es decir, habida cuenta que la corrupción en México no tiene consecuencias, “superado el escándalo mediático se solventa toda preocupación jurídica”. Empero, no hay cuerpo social que aguante por tantos años, una práctica ilegítima que le cuesta al país miles de millones y el estigma internacional de ser uno de los países en los primeros lugares de la corrupción.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada