Ismael Acosta García
La disputa por las dirigencias morenistas con tufo perredista. Mal augurio
Sábado 13 de Julio de 2019

Mal augurio

A- A A+

El proceso de renovación de los cuadros dirigentes de Morena aún no inicia y ya comienzan a advertirse los jaloneos entre los grupos que suponen tener presencia en ese partido para hacer valer sus pesos específicos y cobrar tajadas por sobre la base militante, tal como lo hicieron en sus peores momentos las tribus perredistas que en muchos de los casos son semillas de origen de los “equipos” morenistas de hoy, denominación eufemística que han adoptando las expresiones que al interior del partido se disputan las tajadas de pastel que, luego del triunfo arrollador de este movimiento, goza de recursos a los que no estaban acostumbrados que les otorga la ley vía las prerrogativas económicas con los que ahora no saben qué hacer y se torna en motivo de las primeras disputas de quienes han comenzado a enseñar el cobre, dígase el caso de la dirigencia del Instituto de Capacitación Política que por acuerdo del partido se llevará limpiamente el cuarenta por ciento de tales prerrogativas. El pastel es demasiado grande y, su disputa, comienza a evidenciar a los verdaderos pragmáticos perversos que como en cualquier otro partido ya se evidencian en la parcela morenista.

Quizá la única voz con calidad moral para hacerlo y que ha puesto el dedo en la llaga de lo que está pasando al interior de Morena, es la declaración del periodista Pedro Miguel Arce, hecha el domingo anterior donde señala que, el verdadero objetivo del Partido y su militancia, es consolidar a Morena más allá de Andrés Manuel López Obrador.

En su mensaje dirigido al Consejo Nacional de Morena pide construir una visión de largo plazo y superar la orfandad que supone haber perdido “a nuestro principal fundador, referente y dirigente”, Andrés Manuel López Obrador, quien asistió a una reunión de ese instituto político por última vez en agosto de 2018. Señala los obstáculos que enfrenta el partido y traza la ruta que considera adecuada para sortearlos, además de emitir propuestas para transparentar el proceso de renovación de la dirigencia, que está iniciando y tuvo este domingo una sesión de su Consejo Nacional.

Morena está en crisis, a las dirigencias del partido les faltó tiempo para reflexionar sobre la manera en que Morena habría de desempeñarse como partido en el gobierno. Hay gobiernos que están igual o peor que los que se combatía, en los cuales no se ha visto el cambio pregonado. Pedro Miguel alertó sobre todo contra “las disputas internas, las ambiciones personales y los procesos de descomposición” que se advierten en las actuales dirigencias que se disputan las desmesuradas prerrogativas del partido y las arcas de los gobiernos.

Proceso de renovación de los cuadros dirigentes de Morena.
Proceso de renovación de los cuadros dirigentes de Morena.
(Foto: Especial)

Recomiendo la lectura de los ocho puntos propuestos por el periodista Pedro Miguel, extensión que no es posible reproducir en este espacio pero cuyas ideas principales están en torno al proceso de renovación de la dirigencia nacional con réplica en los estados, proponiendo que los aspirantes anuncien sus intenciones con anticipación, y por escrito expliquen sus propuestas de trabajo que se harían públicas en Internet.

Respecto al padrón de militantes, planteó que se mantenga cerrado “a fin de evitar la incursión de grupos externos que pudieran inclinar los procesos”

Otro, muy importante, habida vez que ya se ha dado el caso de prácticas de “chayoteo” y “embute” entre gobernantes y representantes populares surgidos de Morena, y pseudo periodistas, es: “evitar el marketing político, campañas de imagen, publicidad en medios y producción de parafernalia que enaltezca la imagen personal y, a cambio, difundir las propuestas de los candidatos”

Uno de los comentarios más contundentes de Pedro Miguel es cuando afirma que “el rumbo y el futuro de nuestra organización está en juego. En esos proceso se definirá si somos capaces de rescatar y consolidar nuestro perfil como una entidad política única en el mundo o si sucumbimos a las dinámicas que destruyeron al PRD o, peor aún, a las que confluyeron en la formación del PRI. Por eso llamo a no recurrir al agrupamiento tribal y faccioso, al uso indebido de posiciones, a las disputas por los cargos sin más contenido que el deseo de poder, a las trampas electoreras y a duelos entre personalidades, pues de lo contrario habremos encontrado en la victoria nuestra derrota final”.

Esta visión es perfectamente aplicable tanto en niveles de dirigencia nacional como en el caso específico de Michoacán, donde un grupo de notables han venido llevando a cabo una serie de reuniones “de organización” del Partido a las que solamente acuden los afines a la dirigencia estatal olvidándose por completo de la base militante, de aquel ejército emergente de afiliados y simpatizantes que por miles en el estado hicieron el trabajo de consolidación de los Comités de protagonistas, de representantes generales, de representantes de casilla y defensores del voto con que se ganó la Presidencia de la República, presidencias municipales y todos los demás cargos de elección popular en la histórica jornada del primero de julio del 2018; esa base militante, hoy es ignorada de plano por la dirigencia estatal y sus tribus de notables escondidos bajo el eufemístico mote de “equipos”. El mismo escenario nacional lo es en lo local.

Que triste es que a unos días de celebrarse el primer aniversario del triunfo de Andrés Manuel y el quinto aniversario de la obtención de registro como partido político de Morena, sus grupos de poder y sus notables estén dando un espectáculo digno de lo peor que en su momento señalaron del PRD, todo en afán de la disputa por el control de las dirigencias, del padrón de militantes y de los recursos económicos. Mutuamente se acusan de sabotajes, traiciones, advenedizos e intereses mezquinos.

Lo que nos queda claro es que, a nivel nacional y en Michoacán, la elección de las dirigencias a celebrarse entre octubre y noviembre del presente año, se ha salido de control y viene siendo protagonizada por las expresiones más retrógradas y pragmáticas del movimiento que aspiró a ser el modelo de la democracia en este país.

Es cuanto.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

“De la abundancia del corazón habla la boca”

Cuarenta años de la Asociación Michoacana de Voleibol

La disputa por las dirigencias morenistas con tufo perredista. Mal augurio

A ciento cincuenta y dos años del Cerro de las Campanas

La larga resaca morenista

José Martí, expresión sublime del amor fraterno

La bohemia

País beisbolero y el pueblo sin dinero

Abnegación de madre

Camino al Foro: “El papel de la filosofía en la cuarta transformación”

Sobre los niños de México y el mundo

Emiliano Zapata Salazar, a cien años de su muerte

El suicidio. Una lectura torcida de Nietzsche

La Expropiación Petrolera y el rescate de la nación

Gran Logia Benito Juárez del estado de Michoacán

¿Quién cerrará la puerta?

Noche de lluvia en Morelia

José Martí cabalga de nuevo por Michoacán

El papel de la filosofía en la transformación de México

Perspectiva para la cultura física y el deporte en México

Masonería y política

Melchor Ocampo, legislador

La conciliación como elemento de transformación de la UM

AMLO: Una educación para el humanismo

La ética. Alternativa para el periodismo mexicano

Las delegaciones de programas federales

Ernesto Hernández Doblas: Lugar de muertos

Diputados y ediles de MORENA ponen un paso adelante en la agenda estatal.

Las nimiedades de Medardo Serna

Morelia, un gabinete sin color moreno

Congreso extraordinario en Morena

Las Delegaciones federales de programas integrales de desarrollo, van.

Roberto Pantoja Arzola, coordinador de programas federales para Michoacán.

El tsunami del 2018

Política educativa. Una visión desde la izquierda

Plataforma digital para el empleo

Procuración de justicia en la propuesta de la izquierda.

Blanca Piña, candidata al Senado.

Carlos Slim, al ring del oprobio político

Los graves costos de la corrupción en México

Cristóbal Arias Solís, en plan maestro.

Propuesta educativa de la izquierda para 2018-2024

México, un Estado pretoriano

Las hienas se desatan

Corrupción y austeridad republicana en el proyecto de López Obrador

Los pactos de civilidad y la carabina de Ambrosio

Generosidad, señora María de la Luz, ante todo

Discurso aberrante y ramplón el del 18 de marzo

Relaciones Estado–Iglesia en México

Sus implicaciones en la relación Estado-Iglesia en México

Estado, Iglesia, empresariado

Talía Coria y Raúl Morón

Mario Vázquez Raña

Morena es la opción

Y, ¿qué tal una mujer?

Melchor Ocampo, reformador

Del ciudadano y los valores cívicos

El castillo del virrey Alfredo se derrumba

Adrián Huerta, ¿candidato priista?

¡Que revisen los cuarteles!

PRD, crónica de una muerte anunciada

Peña Nieto y Silvano Aureoles. Vidas paralelas

¡Bah!, la Iglesia católica

El priismo deleznable y el síndrome de Fox

Ya no hay palabras, sólo indignación e impotencia

“Los chuchos”, calamidad para el PRD

Pacto de civilidad, ¿por qué?, ¿para qué?

La sociedad civil en el contexto del México actual

Morena, una perspectiva sociológica desde la teoría general de los partidos políticos

Una conversación del 11 de septiembre

Silvano Aureoles, el principio del fin

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI Segunda parte

El compromiso del liberalismo militante en el siglo XXI

Cotidianidades