Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Temblores en la Ciudad de Mexico
Viernes 19 de Julio de 2019
A- A A+

Los temblores que últimamente han sacudido a la ciudad de México han alertado a la población, no solo de la capital mexicana, sino de todo el país por las experiencias que se han vivido, todo mundo se asusta, se preocupa y no es para menos. Nadie quiere revivir las tragedias que han significado dolor, muerte y abandono, son millones de personas que no desean estar en la zozobra y en la incertidumbre, aunque sabemos que esto puede ser eterno puesto que la ubicación geográfica y territorial del valle se encuentra en una zona de alta sismicidad.

Llama la atención que a últimas fechas se replican una y otra vez las sacudidas en territorio chilango, que si bien no son de fuerte impacto, en ocasiones pasan desapercibidos, pero siempre existirá la tensión al imaginar que tarde o temprano pudiese suceder un temblor a gran escala y si bien es cierto que ya existe cultura de la prevención, del desalojo, la verdad es que nadie quiere revivir nuevos episodios que implicarían, sin ser amarillistas, dolor y muerte.

CNN es una empresa de comunicación a nivel mundial que se ha caracterizado por la seriedad y capacidad investigativa en cuanto a reportes, documentales o noticias se refiere y entrevistó a un especialista de nombre Víctor Espíndola de nacionalidad española, quien se desempeña como jefe de analistas en el Sistema Sismológico Nacional del país, y dio sus puntos de vista al respecto, es una explicación muy interesante que sería bueno considerarla. Veamos:

Los sismos son un fenómeno común en México pues el país está ubicado en una zona de “alta sismicidad”. Allí interactúan cinco placas tectónicas: la de Norteamérica, la de Cocos, la del Pacífico, la de Rivera y la placa del Caribe.

Cada placa tectónica se mueve por la tierra de manera “caprichosa” y cuando dos de estas placas se encuentran, liberan una gran cantidad de esfuerzo que deforma la corteza terrestre, algo que solo puede verse con instrumentos apropiados de medición.

La ubicación geográfica y territorial del Valle de México se encuentra en una zona de alta sismicidad.
La ubicación geográfica y territorial del Valle de México se encuentra en una zona de alta sismicidad.
(Foto: Especial)

“Cuando ese material ya no aguanta acumular tanta energía, se rompe”, dice Espíndola. “Así como una regla de plástico cuando se dobla: se rompe”, lo que ocurrió en el mortal terremoto de septiembre de 2017, que dejó cientos de muertos, fue que la placa de Cocos pasó por debajo de la de Norteamérica y “al romperse el material de esa placa se genera el movimiento”

Toda la corteza terrestre está fragmentada y cada placa tiene un movimiento propio. En la parte norte de México esas placas se mueven a unos tres centímetros por año, mientras que en el sur la velocidad puede alcanzar los siete centímetros por año, explicó el experto. “El movimiento relativo entre estas placas, en la parte del Golfo de Tehuantepec (al sur del país), es mayor, por eso es que uno de los estados y sus costas donde más se registra actividad sísmica es en Chiapas y Oaxaca”.

Se alertó que es posible que haya réplicas que puedan alcanzar magnitudes de hasta siete puntos, aunque no se sabe ni cuándo ni de qué magnitud van a ser, por lo tanto la población debe estar muy al pendiente de los sucesos, explicación que orienta pero en definitiva no nos deja tranquilos.

Entre el 1 de enero de 1990 y el 8 de septiembre de 2017 se registraron en México más de 86 mil sismos de diferentes magnitudes. Cada día hay unos 15 sismos inferiores a los dos grados, según estadísticas del Servicio Sismológico Nacional. Desde hace dos décadas ha habido un aumento paulatino en la cantidad de sismos en territorio mexicano, pero dicen especialistas que no hay por qué alarmarse, pues se trata una mejoría en los sistemas de medición, lo que significa que la tecnología ha avanzado al respecto y ahora los instrumentos son más precisos por lo que es posible detectar el menor movimiento.

En otro sentido el propio SSN ha puntualizado en función del por qué se sienten en varias zonas con más fuerza que en otras, dice: si bien las magnitudes de los sismos son bajas, fueron sentidos en varias zonas de la Ciudad de México debido a la cercanía al lugar del epicentro y su poca profundidad. Cabe indicar que entre menos profundidad de las rupturas donde se pueden ubicar los acomodos de la corteza terrestre hay menos riesgo de que exista algún terremoto de fuerte impacto, por ese lado la sociedad puede estar tranquila, pero perpetuamente al alba.

Podemos decir que siempre han ocurrido esos movimientos imperceptibles para gran número de personas pero no deja de ser preocupante tal situación, una preocupación que nadie quiere padecer, sobre todo cuando sabemos que la naturaleza es caprichosa y los fenómenos que se provocan en ella son impredecibles, aquí no hay nada escrito.

Japón es uno de los países que periódicamente sufre más terremotos por encontrarse en el Cinturón de Fuego del Pacifico, tiene toda una cultura de la prevención , de la capacidad de respuesta y de la atención ante consecuencias lamentables, aun así su población ha vivido pérdidas de vida, desequilibrios sociales y desde luego millones de dólares en tareas de reconstrucción, amén de tener otra ventaja sobre México: los índices de corrupción son mínimos y los apoyos gubernamentales llegan a quienes debe llegar. En nuestra nación, en este sentido, hemos tenido amargas experiencias. Quizá hoy las condiciones tendrían otro rostro, pero mejor deseamos quedarnos con la duda, aunque López Obrador diga que el gobierno está preparado para ello.

Para concluir tendremos presente el comunicado del Sistema Sismológico Nacional: "Hasta la fecha no se cuenta con técnicas científicas en ninguna parte del mundo que puedan determinar cuándo ocurrirá un sismo, tampoco se puede saber qué tan grande será".

Ante los desastres naturales los mexicanos hemos actuado con humanidad, ya en su momento Marco Aurelio, emperador romano (121 d. C. – 180 d. C.) Exclamó “Pues hemos nacido para colaborar, al igual que los pies, las manos, los párpados, las hileras de dientes, superiores e inferiores. Obrar, pues, como adversarios los unos de los otros es contrario a la naturaleza.” Pero Martin Luther King, hizo una advertencia en relación al egoísmo ciudadano “Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el arte de vivir juntos, como hermanos”. No se requieren más desastres naturales para constatar que los mencionados en este párrafo tienen toda la razón, aunque nos gustaría que algún día, el luchador social afroamericano dejara de tenerla.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Escuelas normales rurales

Libre manifestación vs violencia

El chiflido de Silvano

Terremotos… solidaridad y corrupción

Alistemos las monedas

Vandalismo en la UNAM

Cristóbal Arias, ¡va con todo!

Liberación femenina

Morón: informe y respaldarazo

Cáncer y alimentación

Ni perdón, ni olvido

Imposición legislativa en Baja California

Temblores en la Ciudad de Mexico

Colonias populares, privatizadas

Examen de admisión en escuelas normales… en riesgo

Deportistas y los riesgos de la fama

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio