Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Alito en Michoacán
Miércoles 24 de Julio de 2019
A- A A+

Este fin de semana, en la agenda del PRI Michoacán está anotada la visita del aspirante a la dirigencia nacional del propio instituto político, Alejandro Moreno Cárdenas, de 44 años de edad.

El candidato priista estará en tierra en donde se sitúa un partido político débil que no ha estado a la altura de ser una verdadera oposición, teniendo su punto más endeble en su actuar congresista.

Más allá del resultado de la reunión con parte de la estructura partidista, en lo que se ha llamado "un encuentro con la militancia", el pulso de lo que pasa en el PRI en la entidad se sitúa en reuniones en corto.

Ahí seguramente se enterará en forma directa de la histórica pugna al interior del PRI entre los grupos dirigidos por el exsenador Ascensión Orihuela Bárcenas y por el exgobernador interino Jesús Reyna García.

Un conflicto que provoca que cada grupo enfoque la mayor parte de sus fuerzas políticas a obtener espacios políticos, pero para sí mismos, de ahí que, por ejemplo, se dé esa oposición más que débil.

Alejandro Moreno Cárdenas.
Alejandro Moreno Cárdenas.
(Foto: Especial)

Un ejemplo de lo anterior se establece en la reducida pero confrontada fracción parlamentarias del PRI en el Congreso del Estado, en donde, sin duda los orihuelistas dominan, solo que hacia sus intereses.

Solo hay que esperar no solo la visita del aspirante con mayores posibilidades de ganar la dirigencia nacional del PRI, sino establecer qué partido político quiere implementar y si caben los orihuelas.

Michoacán, la receta en salud



En términos médicos, el diagnóstico que se tiene en materia de salud para Michoacán puede resumirse así: de estar en terapia intensiva, hoy el sector salud de la entidad es un "paciente" estable y con signos de recuperación.

En su charla con medios del pasado lunes –la cual ya se está haciendo habitual a la semana y genera un espacio para abordar temas de diversos tópicos- Silvano Aureoles dio pormenores de una receta que, en el caso de Michoacán, ha dado resultados al grado de que, el gobierno de la cuarta transformación, lo está mostrando como modelo en otros estados.

Y es que, los síntomas en 2015 eran graves:

1. Deuda con proveedores y terceros institucionales rebasaba los siete mil millones de pesos, es decir, una verdadera lápida que impedía mantener con vida a la Secretaría de Salud.

2. Durante varios años, los recursos de salud se desviaron para pagar nómina de maestros y otros compromisos, menos para salud, lo que se tradujo en falta de liquidez para el pago de trabajadores y prestaciones laborales.

3. Exceso de contratos para plazas administrativas, así como un déficit de 800 millones de pesos por nómina.

4. La infraestructura de los 27 hospitales y 430 centros de salud estaba en el abandono.

5. Había 38 obras que se quedaron a medias o apenas iniciadas; algunas con décadas en el olvido.

6. El abasto de medicamento era menor al 35 por ciento, es decir, sólo se tenían dos o tres medicamentos de cada diez que conforman el cuadro básico.

La receta:



1. Fue necesario corregir el desorden financiero. Para 2018 se logró saldar la deuda de aportaciones laborales que se arrastraban desde 2012 con el ISSSTE y FOVISSSTE.

2. Se gestionaron más de tres mil millones de pesos extraordinarios para cinco proyectos prioritarios, entre ellos la sustitución del Hospital Civil.

3. Se adquirieron 116 ambulancias, lo que permitió dotar de una a cada uno de los 113 ayuntamientos.

4. Inversión de más de cinco mil millones de pesos para la dignificación de los 27 hospitales, 430 centros de salud y la conclusión de 38 obras que estaban abandonadas.

5. Digitalización de mil 600 consultorios.

6. Creación de los convoyes de salud, que son una especie de clínicas rodantes que tienen el objetivo de llegar a los rincones más apartados del estado.

7. El abasto de medicamentos se estabilizó en un 90 por ciento, mediante un nuevo sistema de control, automatizado.

Ya con el paciente restablecido, los servicios de salud serán transferidos a la Federación luego del pacto entre el gobernador y el presidente, en la más reciente gira que éste último realizó a Michoacán. Amor con amor se paga, argumentó el michoacano porque, previamente, su interlocutor ofreció atraer la nómina de los servicios educativos. Veremos.

Nada es lo que parece



En el conflicto con Uber, los dirigentes de los transportistas michoacanos, al menos de palabra, tratan de quitarse la etiqueta de victimarios para ponerse la de víctimas…

Conjuro



En la capital michoacana se debería parar ya ese monstruo urbano llamado Villas de Pedregal…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

CEDH, la lucha por la titularidad

TEEM, con alfileres

Tres michoacanos con Mario Delgado

La incosteable Junta de Caminos

Morena, mujeres aspirantes

Hacen puré medidas de EU

ZEE, el muerto que nunca nació

Michoacán, el efecto INE

LeBaron, y los demás…

Múgica alrededor de Cárdenas

Rescate en las alturas

AMLO, los golpes de Culiacán y LeBarón

Michoacán, diagnóstico de empleo

Michoacán, ¿zancadillas en el Gabinete?

El sorprendente Lalo Tena

La encrucijada del SPUM

Indígenas, pendientes

“¿Para qué chingaos votamos por ustedes?”

PVEM, el coqueteo con un Orihuela

El super subsecretario

Cherán, el derecho en insurrección

El vídeo del hijo del Chapo

Nadie domina en Morena Michoacán

La danza de los normalistas

Morena Michoacán, a prueba

El inesperado respaldo a Cristóbal Arias

Torres Piña, el otro destape

Congreso corto

Senado, el michoacano influyente

Aguililla, ¿las cartas sobre la mesa?

Masacre en Aguililla

IEM, los que aspiran

PRI, la lucha por la gubernatura

Un bloque portuario inesperado

Urapicho, crónica no anunciada

TEEM, por una reforma electoral local

IEM, los que merecen

TEEM, el arribo

Morena, la diferencia

Silencio electoral

Morena, una elección de fundadores

El legado del TEEM

Esperando al auditor...

El legado del TEEM

Silvano, tercia de halagos

Violencia, tres en uno

Encuesta 2021, el PRD desaparece

MORENA, el reencuentro

AMLO, caso Mireles

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

Tepalcatepec, ambigüedad presidencial

Michoacán, la impensable alianza

ZEE, sepultada

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Autodefensas, diálogo fallido

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose