Rafael Mendoza Castillo
Opción a la educación crítica
Lunes 22 de Febrero de 2016
A- A A+

En el hecho educativo aparecen lo objetivo y lo subjetivo como indiferenciados. Lo visible se privilegia sobre lo invisible (muerte del concepto). Se convierte en un proceso en el que la máxima transparencia arroja por la borda el desafío y la seducción para quedar como asepsia total, donde la eficacia y el control expulsan de las acciones educativas, de las acciones humanas, la ética disruptiva y crítica. Según Pascal: "La interioridad de nuestro razonamiento está determinada por la máquina externa, disparatada, automatismo del significado, de la red simbólica en la que están atrapados los sujetos".

Para ir más allá de la inmediatez o acceso directo a los hechos educativos, es pertinente leerlos desde una racionalidad reflexiva, crítica y contemplar la intencionalidad de los actores del proceso educativo. Esta nueva posición epistémica subraya el interés en la comprensión de patrones de interacción comunicativa que dan sentido al significado individual e intersubjetivo. La razón técnica da, por hecho, las formas de conocimiento a priori.

La racionalidad intersubjetiva intenta comprender las categorías y supuestos por debajo de la textura de la vida cotidiana y cómo contribuye a nuestra comprensión cada uno de los actores del hecho educativo y del mundo que les rodea. La validez de las reglas técnicas y de las estrategias depende de la validez de enunciados empíricamente verdaderos, analíticamente correctos. La validez de las normas sociales sólo se funda en la subjetividad de acuerdo sobre intenciones y sólo viene asegurada por el reconocimiento general de obligaciones.

El campo educativo tendría la posibilidad de que los significados, que se generan en las distintas prácticas sociales, puedan ser discutidos, negociados, por los grupos o individuos que interactúan en los espacios escolares. El conocimiento que se juega en las aulas aparece, a los ojos de esta perspectiva (razón intersubjetiva), como un acto social específico, con sus relaciones sociales subyacentes y tienen la ventaja de que pueden ser discutidas las dimensiones latentes y manifiestas, que son dejadas de lado por la posición objetivadora (razón objetiva). El acto educativo deja de ser manso y ciego para convertirse en una relación de re¬calentamiento por la recuperación de los valores y la acción constituyente (praxis histórica).

Esta postura (objetivadora), al no poner en duda sus propios supuestos epistemológicos, tropieza con un grave problema. Ignora cómo las ilusiones o fantasías ideológicas, producidas por la propia realidad social y educativa, se imponen a los sujetos y grupos sociales. Recorta del campo problemático de las instituciones escolares conceptos como ideología, poder, contradicción, lucha y opresión. Por ende, los conflictos y desigualdades que hoy presenta el injusto mercado libre del neoliberalismo económico son problematizados muy estrechamente.

En nombre de las ilusiones integristas, globalizantes y una nueva recolonización de lo imaginario, se oculta y se enmascara la búsqueda de un proyecto político democrático, liberador y socialista. Este último reto debe instalarse en una nueva racionalidad que intente superar los límites de las anteriores racionalidades (mecanicismo-determinista, evolucionismo y tecnociencias, etcétera). En esta última perspectiva se inscribe la “nueva reforma educativa” (punitiva) del prianismo en el poder. Creemos que donde se van a presentar las grandes jugadas políticas emancipadoras es, precisamente, en el terreno de lo educativo y lo cultural. Al tiempo.

Ni intencionalidades puras, ni objetivismos puros, ni diálogos entre ángeles. Sino como dice Félix Guattari: "Creo que habrá reanudamientos, nuevas tomas de conciencia, reivindicaciones de las prácticas sociales, nuevas relaciones de fuerzas que van a cambiar la situación y correlativamente las nuevas prácticas de concertación, información e intervención, tanto al nivel de la vida local como del ámbito de las relaciones internacionales".

No más centros geográficos medievales que marcaban y marcan un sólo sentido a la vida, a la cultura, a la historia. No olvidemos que la modernidad implica muchos sentidos, aunque ha venido dominando el sentido del neoliberalismo depredador. Por ello la necesidad de construir nuevas legalidades, opciones de futuro, de utopías, ante los nuevos escenarios del mundo de hoy.

Las escuelas deben buscar una nueva racionalidad que les permita hacerse otras interrogantes para cuestionar su propio papel. Construir en escuelas del presente, entre los sujetos del lenguaje y habla, la praxis histórica y la crítica. Criticar todo aquello que se juegue en el interdicto, la transgresión, y apoyar la praxis constituyente que sirve a la libertad y al bienestar fraterno y solidario. Lo anterior como motor ético y político que sigue moviendo los valores de la comunidad. Este último proyecto está ausente en la actual Reforma Educativa propuesta por el prianismo en el poder. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM