Julio Santoyo Guerrero
Los extravíos tienen permiso
Lunes 29 de Julio de 2019
A- A A+

No siempre donde está la mayoría está la razón, y agregaríamos, o está el avance, la vanguardia o la mejoría. La historia suele tener bucles regresivos, como regresivas pueden ser las aspiraciones de los protagonistas de la vida económica y política de una nación o del mundo. El progreso político no siempre es la acumulación de virtudes, también lo es de defectos y vicios. Lo más trágico es que una sociedad no alcance a percibir la diferencia y los actos regresivos o los vicios los interprete como virtudes.

La decisión que tomó el Congreso de Baja California para ampliar de 2 a 5 años el período en el que gobernará el recién electo Jaime Bonilla es uno de esos bucles regresivos de la historia que ha vivido la cultura política nacional. Que ocurra con tanta "naturalidad", ante la omisión de la clase política gobernante o la franca anuencia de políticos "progresistas" o el aplauso de sectores sociales, desnuda los crudos valores antidemocráticos que siguen dominando las creencias políticas mexicanas.

La facilidad con la que se ha impuesto el espíritu autocrático de Bonilla y de sus aliados nacionales nos hace ver que la democracia mexicana está prendida con alfileres, que sus valores no han alcanzado a permear en la sociedad, y que basta el capricho tiranizador de un líder para que los aires democratizadores se abran y dejen pasar el tufo de la tradición más conservadora y cuestionada de los siglos precedentes.

.
.
(Foto: TAVO)

La polarización a la que ha sido sometido el país en los últimos años finalmente deja en claro cuál es el terreno que está fertilizando. El esfuerzo denodado para que los ciudadanos abdiquen de principios y valores políticos y en su lugar reivindiquen una visión maniquea, de buenos y malos, está dejando el paso libre a extravíos peligrosos, que sin embargo, basta activar la adjetivación automática para que lo deleznable se transforme en épica hazaña digna de respaldo público.

Debiera sorprender la tibia reacción del poder legislativo y judicial ante semejante descarrío, no lo es porque ciertas élites que detentan el poder se han formado en la cultura de la genuflexión ante el sexenio en turno o el gobierno local, siempre buscando la mirada benévola y la mano generosa a la hora de solicitar las bondades de las arcas públicas. También esto demuestra que nuestra democracia está a una distancia muy considerable de instituirse en el estado mexicano como una práctica regular y firme, como medio para resolver nuestros problemas.

Que este fenómeno autocrático tenga lugar sin mayores sobresaltos también es indicador del gatopardismo que se ha instituido en México como método para burlar los cambios efectivos. Realmente nada ha cambiado, todo sigue igual, la clase política sigue siendo la misma, las mismas personas, la misma cultura, los mismos intereses, el mismo veneno manipulador. Que la serpiente haya cambiado de piel significa solamente un cambio de vestidura no de esencias.

Que ante un acto abominable, reprochable desde los principios de la democracia y desde la cultura de la legalidad, no se haya generado la condena común y los actos inmediatos para derrotar la intentona cuasi monárquica de un sinvergüenza tiene la virtud, por cierto, de retratar el estado real de las transformaciones políticas que se dice están en curso a la vez que representa la derrota autoinflingida del movimiento transformador.

El bucle histórico que representa Bonilla nos debe advertir sobre la condición de los cambios políticos. No todo cambio representa una transformación virtuosa para la mejoría y consolidación de la democracia. Por extraño que parezca y a pesar del consenso mayoritario, puede representar al retroceso y constituir parte de un mundo distópico. El silencio de actores políticos centrales frente al despropósito autocrático augura tanto la consolidación de ese intento como el permiso recurrente de otros actos al margen de la ley y contrarios a la democracia.

Que debamos volver a la reiteración de los principios de la vida política moderna, parece que será tarea central en los tiempos que corren. Es el gobierno de las leyes y las instituciones el que debe prevalecer no el gobierno de los hombres. El gobierno de los hombres es un desliz a la autocracia. El de las leyes e instituciones lo pueden mejorar los hombres gracias al disenso y a los espacios para el consenso de sus representaciones. El caso Bonilla es precisamente lo que los mexicanos repudiaron el 1 de julio de 2018, ¿o fue lo que aprobaron?

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Ver para creer.

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?