Ignacio Hurtado Gómez
AULA NOBILIS
Financiamiento ilícito de la política y captura del estado
Miércoles 31 de Julio de 2019
A- A A+

No. No es un título por los tiempos que respiramos, sino el nombre tal cual –por eso el entrecomillado– de un “Documento de debate” que sirvió de base a un evento académico que se celebró en la Ciudad de México en diciembre de 2009, y que fue organizado por IDEA Internacional, conjuntamente con la UNAM, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, y el gobierno federal a través de las Secretarías de Gobernación y de Relaciones Exteriores.

Y a pesar de los tiempos, algunas de las reflexiones que principalmente genera con su lectura, son las siguientes:

Se trata de un documento académico avalado por instituciones públicas de prestigio, pero además, se trata de documentos que ya tienen sus ayeres, y si bien evidencia los temas de antaño, aquí sí, los de entonces siguen siendo los mismos.

Y este último aspecto es el que me resulta un poco más inquietante, pues de pronto pareciera que solo estamos reeditando, reciclando o repensando temas que ya habíamos detectado, y que aun así seguimos sin tener la capacidad de procesar o de dar el paso definitivo hacia su solución.

Y por eso, la tentación de preguntarnos en general, ¿qué se decía en 2009 sobre el financiamiento ilícito de la política y la captura del estado?

Pues bien, resulta que son temas más que interesantes, porque por un lado se habla de cómo el financiamiento ilícito de la política lo que busca es “capturar” o influir en los organismos, en los gobiernos o incluso en los estados en su totalidad.

El financiamiento ilícito de la política lo que busca es «capturar» o influir en los organismos, en los gobiernos o incluso en los estados en su totalidad.
El financiamiento ilícito de la política lo que busca es «capturar» o influir en los organismos, en los gobiernos o incluso en los estados en su totalidad.
(Foto: Especial)

Lo cual se vuelve particularmente relevante en tiempos en los cuales grandes grupos delictivos nacionales e internacionales cuentan con grandes cantidades de efectivo, y no necesariamente se refiere a los grupos tradicionales, pues Kupferschmidt sostiene que poca atención se ha prestado tanto a la delincuencia organizada transnacional, como a las formas de financiamiento político, especialmente las ilícitas, sobre todo a partir de la realidad de influir en los procesos democráticos, dominarlos o anularlos, con fines de ganancias privadas.

Se reconoce en el documento el interés de México, de combatir el financiamiento ilícito de la política y la captura del estado, por lo que se toma como punto de partida el reconocimiento del grado tan preocupante en que se había infiltrado al gobierno y a la política.

Igualmente se habla de la necesidad de construir la democracia y la paz, y del intento por arreglar los estados fallidos, y al mismo tiempo reconoce la poca atención que se otorga a la identificación, diagnóstico y la prevención del deterioro de los procesos democráticos.

Se plantea que hay poderes que prefieren mantenerse invisibles; y que el financiamiento político ilícito incluye el soborno, la coerción y la violencia.

Incluso se le concibe como una estrategia para adquirir una ventaja competitiva sobre los actores políticos y económicos.

Este financiamiento ilícito contribuye al bajo rendimiento y la pérdida de la credibilidad de los gobiernos democráticos.

Y por tanto, –señala– la captura del estado, por estos grupos y a través de este mecanismo ilícito tiene el objeto de distorsionar o desplazar sistemáticamente al estado a través de entidades paralelas clandestinas, y puede considerarse como la manifestación más perniciosa de la corrupción política.

Y se concluye en una primera parte. El análisis del financiamiento ilegal de la política ofrece un entendimiento más claro de los procesos por los cuales el gobierno pierde contacto con el pueblo y del modo en que se erosiona la representación. Lo que parece estar claro es que existe un menú bien desarrollado de tácticas y estrategias para infiltrar, controlar, cooptar, obstruir, intimidar o atacar al gobierno, a fin de hacer prevalecer la voluntad de ciertos grupos de personas.

El financiamiento ilegal de la política socava la legitimidad, la confianza y la eficacia democráticas, y, al estimular el conflicto y la inestabilidad, puede sembrar las semillas de la degeneración de esa democracia.
Simplemente, interesante. Eso se decía hace ocho años.

El documento es más extenso, consta de 55 páginas, y cuenta con varios temas. Aquí solo se presenta una probadita para (re)pensar lo que hoy seguimos pensando. Al tiempo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

“Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía…”

Violencia política contra la mujer por razones de género

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Democracia monitorizada

Resiliencia social

Nuestra democracia. Entre Washington y San Paulo

¿Y cómo vamos a evaluar al reelegir o revocar?

¿Por qué se debilita o reblandece una democracia?

¿Una democracia puede enfermarse, debilitarse o incluso morir?

Sociedad despolitizada

La legitimidad de los jueces en el constitucionalismo democrático

La gran ausente en las reformas electorales: la cultura cívica como política de estado

Financiamiento ilícito de la política y captura del estado

¿Qué es la Agenda 2030?

Justicia, democracia y derechos humanos en la UMSNH

Tres enseñanzas de que el derecho se piensa

Cuidemos las instituciones democráticas

Tiempos de deliberación democrática

La Revocación de Mandato y la SCJN

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Violencia política contra la mujer por razones de género

¿Por qué los órganos autónomos?

Reflexiones constitucionales

Repensando la democracia municipal

¡Es la cultura democrática, o la cultura política, o la de la legalidad, o la educación cívica!, ¡la que sea!

Pacto deliberativo por la UMSNH

La democracia a debate en 2018

Twitter, entre lo público y lo privado

¿Reformar por reformar lo político-electoral?

Reglas para la cancha pareja para las elecciones de 2018

Lo de hoy es ser anti establishment

La Enccívica

Sergio García Ramírez en Michoacán y los derechos humanos

¿La felicidad como derecho?

Ser hombre y ser mujer, Encuesta Nacional de Género

A 202 años de Ario de Rosales y 25 de Justicia Electoral en Michoacán

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Quo vadis?

Constitución de Apatzingán de 1814

¿Un nuevo constitucionalismo para Michoacán?

Sentencias II

Democracia, transparencia y reelección

Falsas promesas de la democracia

La aceptabilidad de la derrota

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Resiliencia social

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Debilidad institucional y exigencia social

Día Internacional de la Felicidad

Reivindicar a Ario 1815. Justicia y felicidad

La verdadera Reforma Educativa

La reelección en Michoacán

Es la impunidad…

Aula nobilis