Xuchitl Vázquez Pallares
Nuestras raíces…
Jueves 1 de Agosto de 2019
A- A A+

Hace unos días se conmemoró la Fundación de México Tenochtitlan. El Zócalo de la ciudad más grande del mundo, se llenó de ofrendas de flores, copal, corazones amorosos y mentes conscientes del valor de nuestras raíces.

Tenochtitlan fue construida a partir de un pequeño islote, el cual por obra magnifica de ingeniería, se expandió sobre el agua. El lago y los primeros pobladores llegaron a un acuerdo, se convirtieron en parte del lago, en pobladores del agua.

El agua ha sido desde la época prehistórica el bien más preciado. Nadie puede sobrevivir sin agua.

Nuestros ancestros la veneraban. Sabían de su importancia para que hubiese vida. Hablaban con ella, con el sol, con la luna. Había un respetuoso y amoroso entendimiento que devenía en armonía.

Por eso el lago, permitió que ahí se asentaran, que ahí construyeran su hogar, que ahí plantaran el corazón, de lo que habría de ser una gran nación: México.

Simei Verdia Zepeda, defensor de su comunidad en la costa michoacana
Simei Verdia Zepeda, defensor de su comunidad en la costa michoacana
(Foto: Especial)

Todo ese conocimiento ancestral de respeto y amor al agua, al Sol, la Luna, los árboles, los lugares sagrados, y todo lo que nos rodea, fue transmitido de manera oral, en la clandestinidad. Tener ese conocimiento era peligroso, era motivo de persecución y muerte.

Los españoles habían tomado el poder. Perseguían las ideas, el conocimiento y sobre todo perseguían a quienes defendían sus tierras, su agua, sus bosques.

El conocimiento fue transmitido solo a aquellos que demostraban su amor a esta tierra, a sus hermanos los humanos y animales. A quien demostraba deseo de servir a la comunidad y cuidar de nuestras raíces.

Zenaida Pulido Lombera, asesinada a mediados del mes pasado
Zenaida Pulido Lombera, asesinada a mediados del mes pasado
(Foto: Especial)

Ese es el tesoro escondido, el que el lago resguarda, ahí en centro del ombligo de la luna.

Y ese tesoro ha sido resguardado durante más de cuatro siglos, de manera silenciosa.

“En el viento que sopla y se derrama, en mi silencio, en la ventisca, veo el Ollin en el movimiento del agua y de las energías, en su entrecruzamiento.

El soplo del viento hace volar las semillas para su germinación, hay que dar al viento la oración dirigida hacia donde el conocimiento pareciera esconderse. Pero que germinará sin duda.

Haciéndonos conectar con la tierra y el cielo, con la naturaleza, y escucharemos el silbido del viento, y las voces de adentro, haciendo conexión con el sol, y con nuestro sol interior, y con la luz del encuentro de la existencia y la fuerza de nuestras raíces.”

Cómo me duele lo que ocurre en nuestra patria.

Es en nuestras raíces, en el conocimiento ancestral, que hemos de encontrar el camino y la solución a la gran crisis ambiental y social que estamos viviendo.

No obstante, esto, en la última década, 82 de 125 defensores de la tierra y el agua víctimas de homicidio o desaparición han sido de pueblos originarios, principalmente nahuas, purépechas, rarámuris, triquis y wixárikas.

Fueron asesinados por defender nuestra agua y nuestros bosques, Por defender lo que no se ve, pero vale tanto; nuestra vida, nuestra permanencia, y nuestras raíces.

Han sido asesinados por preservar el conocimiento, los ríos y las montañas sagradas.

Pienso en Simei Verdia Zepeda, defensor de su comunidad en la costa michoacana, en Zenaida Pulido Lombera, asesinada a mediados del mes pasado, cuando regresaba de denunciar las amenazas que había en su contra y la desaparición de un familiar. Zenaida fue atacada por sujetos armados en el tramo Huahua – Pichilinguillo, también en la costa de nuestro estado. Ella estaba inmersa en la lucha por las personas desaparecidas, coordinadora de la Caravana Internacional Buscando Encontraremos, realizada en el municipio de Aquila, en donde fue encontrada una fosa clandestina con 43 restos óseos.

No olvidemos a Antonio Esteban Cruz, indígena defensor de la sierra nororiental de Puebla, quien fue acribillado cuatro años atrás, de cuatro balazos, al regresar de trabajar su parcela, a orillas del Río Apulco, el cual defendió valientemente durante gran parte de su vida. Fue dirigente estatal de una organización que logró frenar el proyecto de la hidroeléctrica Cuamono. Participó en la fundación del Frente Indígena Campesino de México (FICAM), y explicó en náhuatl a comunidades monolingües la devastación que provocan los proyectos extractivos.

Las concesiones de extracción a cielo abierto, han acabado con ecosistemas enteros en total impunidad, mientras crecen las listas de desaparecidos y asesinados por la defensa de sus territorios, que finalmente no solo son de ellos sino de todos nosotros, porque todos somos México, aunque a los indígenas se les trata de desaparecer, de no ver, de no escuchar.

A ellos que han preservado nuestras raíces, mantenido vivo el corazón de la patria, se les discrimina y explota de una manera indignante.

Un ejemplo de muchas arbitrariedades e injusticias hacia los pueblos indígenas es el que sucedió en 2015, cuando el gobierno federal, privatizó Playa del Rey en Nayarit, lugar sagrado de los Huicholes.

Esta acción violó el Pacto Hauxa Manaka, firmado por los estados de Nayarit, Durango, Zacatecas, Jalisco, San Luis Potosí y el gobierno federal en abril del 2008, para la preservación de la Cultura Wixárika y la preservación de los sitios sagrados y los centros ceremoniales existentes en varios estados de la República.

Casi 100 hectáreas de este sitio sagrado del pueblo huichol, fueron concesionadas para su enajenación por la Semarnat a dos empresas desconocidas.

Se han cometido 125 crímenes contra luchadores ecologistas en México durante la última década: 108 asesinatos, entre éstos de seis mujeres, y 17 desapariciones. La lista posee una cifra reveladora: 82 de las 125 víctimas eran indígenas, 66 por ciento del total; es decir, dos de cada tres asesinados, son indígenas.

Son los pueblos originarios, los guardianes del corazón de México, los que están siendo asesinados.

La lucha por el agua ha costado sangre y libertad a los defensores de derechos ambientales, escribe J. Jesús Lemus en su libro El agua o la vida, donde establece que; “en los últimos cinco años han sido asesinadas 122 personas que estaban al frente de movimientos de defensa del agua, otras 139 han sido encarceladas, 163 cuentan con orden de aprehensión por delitos fabricados, 74 se encuentran desaparecidas y por lo menos 270 líderes comunales han tenido que desplazarse ante las amenazas de muerte”.

Existen 906 puntos geográficos donde se han desencadenado graves conflictos entre pobladores e industrias. La disputa central es por la propiedad del agua, y de la propiedad del territorio. El gobierno, casi siempre está del lado de las empresas, al sostener una legislación que privilegia el uso industrial del líquido, antes que las necesidades de los ciudadanos.

De la mano de los proyectos de desarrollo -principalmente extractivos o industriales que requieren de un desmedido uso del agua- aparecen los grupos criminales, que encuentran grandes utilidades económicas en los conflictos de las comunidades.

La armonía existente entre naturaleza – seres humanos ha desparecido.

Recordemos y preservemos nuestras raíces.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Ei tiempo vuela…

Basta de impunidad…

La lucha continua…

Es delito ser antiimperialista…

Tiempos de horror…

Larga y cruenta lucha…

Nada que celebrar…

A flor de piel…

No se olvidan los 43…

Igual pero diferente y único…

Septiembre…

El país que soñamos…

Tiempos de emergencia…

Indignación...

Legados ancestrales…

Verdades incomodas…

Nuestras raíces…

¡Cuánta impunidad!

¿Qué está pasando?...

Educación y conocimiento…

Guerra por el poder…

Impunidad…

Total impunidad…

Enorme deuda de la humanidad…

21 de mayo...

Entre fuegos...

Lo que parece utopía puede hacerse realidad…

Honrémosles…

Nuestra tierra…

Señales contundentes...

Zapata vive…

Agradecimiento…

El 26 de marzo de 1981…

Muchos 18 de marzo…

Diosas…

Claroscuros...

Los desposeídos …

Remembranzas de luchas…

De oído a oído, de corazón a corazón…

Trabajo conjunto….

Entre la luz y la oscuridad…

Oportunidad para un cambio de conciencia…

La importancia de tener petróleo…

Trabajemos por un 2019 pleno…

Grandes desafíos…

Economía del conocimiento…

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo