Estrellita M. Fuentes Nava
5 de agosto: Día Mundial del Agua Potable
Viernes 2 de Agosto de 2019
A- A A+

Aunque oficialmente el Día Mundial del Agua es el 22 de marzo, existen otras fechas para recordar distintos aspectos en torno a la importancia de este vital recurso como lo es el agua potable. Al respecto, los factores de calidad del agua para que ésta sea potable son amplios y muy diversos: desde el tipo de contaminantes (biológicos, químicos, radiactivos); cómo se potabiliza, con qué tipo de infraestructura, quién paga por ello, cuánto se invierte, quién la gestiona; hasta los de tipo legal, político, económico, social, y más.

De acuerdo a las estadísticas hoy hay nueve millones de mexicanos que no tienen servicio de agua potable y 10.5 millones que no cuentan con alcantarillado. De los 13.9 miles de hectómetros cúbicos de aguas residuales que se generan al año, sólo se trata un 37.8 por ciento. El sector industrial vierte en un año 5.3 kilómetros cúbicos de aguas residuales, en los ríos y mares de México. En los aspectos de salud, la diarrea (una de las enfermedades asociadas al agua contaminada) es la principal enfermedad intestinal en nuestro país: se calcula que al año se producen cinco mil 521 casos por cada 100 mil habitantes.

Daniel Rocha del programa Pumagua de la UNAM señala que los mexicanos gastamos 45 mil millones de pesos al año en agua embotellada, lo cual nos habla de la desconfianza que impera en torno a la calidad del agua que llega a nuestras casas, así como la falta de acceso en las comunidades marginadas o rurales que son las que más gastan en ello. Este monto equivale casi al doble del presupuesto que tiene la Conagua. También el investigador hace un recuento en el sentido de que en 1980 el agua en botellas era un asunto de élites, pero que a raíz del temblor de 1985 la Ciudad de México tuvo averías en su red de distribución, por lo que su uso se popularizó aún más, y se acentuó con la epidemia de cólera en 1991. De acuerdo a sus cálculos, las familias en el medio rural en México gastan 52.6 pesos en promedio para acceder a agua limpia embotellada. Caso paradójico si tomamos en cuenta que por ejemplo el caso de Morelia ya que la tarifa de consumo en un rango de cero a 20 metros cúbicos en zona residencial (nivel 4) es de 19.85 pesos el metro cúbico por bimestre.

Hoy hay nueve millones de mexicanos que no tienen servicio de agua potable y 10.5 millones que no cuentan con alcantarillado.
Hoy hay nueve millones de mexicanos que no tienen servicio de agua potable y 10.5 millones que no cuentan con alcantarillado.
(Foto: Especial)

También otro de los sinsentidos que encontramos en el país es que la Coca Cola tiene más penetración en los hogares mexicanos con un 98.5 por ciento, que el acceso al agua potable, bebible y libre de impurezas. Y es que no es lo mismo hablar del agua por ejemplo en la Ciudad de México en una delegación como la Miguel Hidalgo o Álvaro Obregón que en Tláhuac o en Iztapalapa zonas en donde al abrir la llave del agua, ésta sale charandosa y con residuos, por lo que es imposible utilizarla para consumo humano o para lavar la ropa. Aquí en Morelia dudo que haya muchos quienes beban agua directa de la llave.

El 70 por ciento de los lagos, lagunas, ríos, y otros cuerpos de agua en México tienen algún grado de contaminación, ello de acuerdo al Primer informe contraloría social, realizado al Programa de Tratamiento de Aguas de la Conagua entre 2009 y 2016, en el que se invirtieron doce mil millones de pesos. El estudio agrega que el gobierno desconoce la calidad en la que están más de la mitad de los 653 acuíferos que hay en el país, y ello en gran medida es por la falta de estaciones de monitoreo de calidad del agua, porque las que hay sólo observan al 50 por ciento de nuestros cuerpos de agua. Y si no se tiene información pormenorizada de los contaminantes vertidos se carece de instrumentos y herramientas claras para poder sancionar a quienes arrojan desechos a nuestra agua sin ningún pesar, y sin ningún control. Lo malo es que la Conagua y las instituciones de medio ambiente están siendo objeto de recortes cada vez más severos en la actual administración federal por lo que están casi imposibilitados para poder ejercer su función a cabalidad. La ley les exige mucho, pero no les pone con qué.

El acceso al agua limpia es un derecho humano, como lo estipula la ONU desde el año 2010, y en el caso de México, en la última reforma del artículo cuarto constitucional, publicada el 8 de febrero de 2012, garantiza la “disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos”. Cuando se aprobó esta reforma, el Congreso mexicano se dio a sí mismo 360 días naturales para la promulgación de una Ley General de Aguas que garantice lo establecido en dicho artículo. A la fecha han transcurrido siete años y ello sigue detenido: aún no se sientan las bases legales para el derecho humano al agua en nuestro país.

Así que tenemos diversas paradojas en cuanto al mundo del agua potable en México: hay cobertura amplia de redes, pero baja calidad para consumirla, por lo que gastamos más en agua embotellada y en Coca Cola, y eso les cuesta más dinero a los más desprotegidos; el 70 por ciento de nuestros cuerpos de agua están contaminados, pero la mitad de ellos no tienen equipos de monitoreo; hay una Constitución que garantiza el derecho humano al agua salubre, pero un Congreso que lleva siete años sin legislar en la materia; tenemos leyes que tipifican a los que contaminan, pero no tenemos información en tiempo real para aplicar las vías legales y sancionarlos; gastamos más en agua embotellada per cápita al año, que el presupuesto nacional que tiene la Conagua.

Ojalá que la actual administración que encabeza Andrés Manuel López Obrador se sensibilice más a los temas ambientales y del agua, toda vez que si la agenda principal es privilegiar a los que viven en pobreza, el agua es un componente indispensable para hacer la diferencia en las comunidades marginadas, y les ahorraría bastante en su economía si dispusieran de agua potable en cantidad y calidad suficientes, evitando así que sigan gastando en garrafones o en refrescos. También es un tema de salud pública ya que somos de los países con mayor población con diabetes y sobrepeso.

La agenda del agua y la agenda ambiental no son accesorias y prescindibles como para quitarles financiamiento; son vitales y de elementales y de supervivencia humana, por lo que muy al contrario, hay que fortalecerlos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Redes sociales progresistas, ¿el partido alternativo a morena?

Marenostrum

Intuición y razón

Culiacán y el manejo de la comunicación en crisis

Lenguaje y misoginia

De la política a la práctica transversal de los Derechos Humanos en Michoacán

Líderes de papel

La dimensión social de la Iglesia según el Papa Francisco

Los valores en México, ¿cuáles? y ¿por quienes?

Mi mascota, mi maestra

Nuestros niños

El arca del gusto en Michoacán

El baile de Peña

5 de agosto: Día Mundial del Agua Potable

La famosa Lola

Mineras al acecho

¿Necesitamos nuevos partidos?

Generación Alpha

El ocaso de la clase media en México

La factura pendiente con el medio ambiente

Slow life

No sólo es prohibir las bolsas de plástico…

Escasez

Centennials

El valor de escuchar

Pastelito

Cultura chaira y fifí

Buenavista no es tierra de nadie: Gordiano Zepeda

Afortunadas mascotas

Los días sin coche

Apuntes sobre el PEF 2019

Nuevos tiempos, nuevos actores

Cuarta Transformación y Revolución 4.0

Adiós a peña

Pobreza y riqueza

El éxodo que se avecina

En defensa de la confianza

Bodas fifí

Vergüenza y herencia

Gestionar los desastres

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán