Alejandro Vázquez Cárdenas
Pseudociencias, datos
Miércoles 14 de Agosto de 2019
A- A A+

Antes que nada vale la pena recordar que es lo que entendemos por “ciencia” y que es una “pseudociencia”. Ciencia es una rama del saber humano constituida por el conjunto de conocimientos, objetivos y verificables, sobre una materia determinada y que son obtenidos mediante la observación y la experimentación; se caracteriza, entre otras cosas, por la utilización de una metodología adecuada para el objeto de estudio y la sistematización de los conocimientos.

Una pseudociencia es una creencia que es presentada incorrectamente como científica, pues no sigue un método científico válido y no puede ser comprobada de forma fiable. A menudo se caracteriza por el uso de afirmaciones vagas, contradictorias, exageradas o infalsables; existe poca o nula disposición por parte de sus seguidores a aceptar evaluaciones externas de expertos; y en general, por la ausencia de procedimientos sistemáticos para el desarrollo racional de teorías. En otras palabras, las pseudociencias desarrollan conocimientos que no pueden verificarse de manera fiable. Sus bases son las afirmaciones de supuestos especialistas... y nada más.

Ejemplos tenemos muchos; quiromancia, radiestesia, psicoanálisis, homeopatía, flores de Bach, iridología, astrología, feng shui, numerología, magnetoterapia y un largo etcétera.

Hablemos un poco del psicoanálisis. Ciertamente a sus devotos practicantes poco o nada les preocupa su exclusión del mundo científico; ni les quita el sueño la posibilidad de equivocarse al atribuir un origen psicológico a cualquier síntoma de origen orgánico; aunque no es poca cosa confundir los datos de un tumor cerebral con un problema emocional.

.
.
(Foto: TAVO)

Freud inventó el psicoanálisis utilizando tres estrategias: Primero, mentir o exagerar el éxito terapéutico con sus pacientes, cuando la mayoría de ellos no tuvieron curaciones definitivas. La segunda, tomarse a sí mismo como sujeto de experimentación cuando los resultados con otras personas no eran los que él esperaba; en otras palabras, era juez y parte. En tercer lugar, la más grave, modificar a posteriori sus hipótesis, haciendo creer que desde siempre se había pensado en esos resultados.

No hace falta ser un experto en metodología de la investigación para encontrar los errores del armazón del psicoanálisis. Repasando su literatura podemos observar que la mayoría de sus publicaciones se refieren a casos individuales, y a partir de ellos se generaliza. Es una falacia que, en lógica, se denomina post hoc ergo propter hoc. El hecho de que alguien mejore después de un tratamiento no prueba que el tratamiento sea la causa de la mejora.

El psicoanálisis ha sido el lastre que marginó mucho tiempo a la psiquiatría del resto de las especialidades médicas. Durante una buena parte del siglo XX, prácticamente no se podía ejercer la psiquiatría si no se era psicoanalista. Aún en la actualidad, mucha gente piensa que psiquiatra, psicoanalista y psicólogo son términos intercambiables, gran error. Secundariamente, el elaborado lenguaje usado por los psiquiatras de orientación psicoanalítica en los hospitales generales contribuyo a que se marginara a la psiquiatría de la medicina. Para darnos una idea, el psicoanalista es a la psiquiatra, lo que el astrólogo al astrónomo.

En el mejor de los casos el psicoanálisis puede tomarse como una religión que cuenta con creyentes, sacerdotes y sumos sacerdotes; como un sustituto del confesionario; y en el peor de los casos el acto psicoanalítico es simplemente comprar y pagar a un "amigo" para que nos escuche.

¿Cuál fue pues, la razón de su popularidad? , estudiosos de este fenómeno sostienen que, entre otras razones, fue porque se ocupó de manera intensa, que no profunda, de problemas relacionados con la sexualidad, tema tabú dentro de una sociedad hipócrita y tradicionalista, además, obviamente, por tener respuestas para explicarlo todo; es omniexplicativa e irrefutable, como todo buen dogma. Mi personal opinión es más sencilla; muchos tienen la necesidad de que alguien los escuche; así de fácil.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo