Xuchitl Vázquez Pallares
Tiempos de emergencia…
Jueves 29 de Agosto de 2019
A- A A+

El fuego en el Amazonas nos muestra la descomposición a la que ha llevado tanto a la humanidad como a la naturaleza el sistema económico imperante. El cual ha puesto los intereses de unos cuantos sobre los de la humanidad, y el planeta entero. Se incendió, o más bien incendiaron una tercera parte de Sudamérica.

La ambición no tiene límites. No les importó poner en riesgo a la humanidad y el planeta, con tal de obtener ganancias y digámoslo claro; acabar con lo que queda de los guardianes de la tierra: los pueblos originarios.

En los últimos tiempos, sobre todo en nuestro estado hemos visto como intereses ajenos a las comunidades, pueblos y ciudades, incendian cerros enteros para después sembrar aguacates. No les importa que se acaben las reservas acuíferas y acabar con ecosistemas enteros. Los intereses económicos están sobre las necesidades e interés colectivo.

Los incendios pueden liberar con rapidez enormes cantidades de dióxido de carbono y otros gases a la atmósfera elevando el calentamiento global y destruyendo parte del ozono. El impacto de los incendios en el cambio climático es complejo y difícil de predecir, pero obviamente lo acelera irremediablemente.

Después de que un incendio devasta una zona, la nueva vegetación que crece en ella puede, en un periodo que va desde varias décadas a incluso un siglo, absorber tanto dióxido de carbono como el que fue liberado por las llamas.

En el caso del Amazonas, los científicos han declarado que tardara al menos doscientos años para recuperarse. Árboles y vegetación milenaria fue eliminada. Especies de todo tipo, incluso algunas aún desconocidas fueron quemadas, en un acto de total salvajismo.

Los que abogan por “el desarrollo”, han caído en un salvajismo decadente.
Tal como sucedió en los actos de barbarie ejecutados durante la invasión española a todas estas tierras, los cuales realizaron un genocidio y ecocidio de inmensas proporciones para hacerse de enormes riquezas y territorios para el imperio.

El impacto de los incendios en el cambio climático es complejo y difícil de predecir, pero obviamente lo acelera irremediablemente.
El impacto de los incendios en el cambio climático es complejo y difícil de predecir, pero obviamente lo acelera irremediablemente.
(Foto: Especial)

Debido a los incendios, un millón de indígenas que viven en las selvas del amazonas están en peligro. Así lo declaró el Grupo Internacional de Derechos de las Minorías (MRG) quienes han solicitado medidas urgentes y concretas a los líderes reunidos en la cumbre del G7 en Biarritz.

Se han violado los derechos de todos los pueblos que han vivido en la selva durante miles de años, respetándola y protegiéndola. Y se ha puesto en un estado de emergencia al planeta.

El gobierno de Bolsonaro ha desmantelado la protección a los derechos indígenas sobre la tierra que les ha pertenecido desde tiempos inmemoriales.

De hecho, sus vidas y su forma de vida están en peligro desde hace décadas por la ambición desmedida de empresas mineras, agrícolas e inmobiliarias.

Bolsonaro anuló toda protección para esa inmensa área protegida. Empezó por permitir la tala inmoderada y la minería a cielo abierto. Otorgó permisos y concesiones al mejor postor. Dejando a todos los pueblos originarios, verdaderos propietarios de esas tierras en la indefensión legal. Esos pueblos “salvajes” a la mirada de los amantes del “desarrollo”, han sido y son los guardianes de ese importantísimo ecosistema vital para la vida humana y planetaria.

El planeta se está acabado, mientras los gobernantes de las grandes potencias se ocupan tan solo de obtener ganancias y territorios en nombre de la libertad y el desarrollo.

Es aterradora la devastación que está sufriendo nuestro planeta, la muerte y desaparición de ecosistemas ricos en fauna, flora y manantiales de agua, no es otra cosa que un acto de barbarie.

Ninguna especie con inteligencia destruye su propio ecosistema. Su hogar, su vida.

El martes pasado, se dio a conocer que los incendios en África superan ya a los del Amazonas. Entre el Congo y Angola hay más de 10 mil focos activos. África se está quemando, lo constatan al igual que sucedió con el amazonas, las imagines dadas a conocer por la NASA.

También hay incendios en Tanzania, Zambia y Zimbabue. Los incendios de la zona subsahariana abarcan ya un 70% de toda la zona quemada en el mundo.

El planeta se está incendiando. No eran exageraciones ni declaraciones infundadas, las que han sido dadas a lo largo de los últimos años, sobre el peligro del calentamiento global.

Los incendios en África son en gran parte producto de la aridez producida por la tala inmoderada de sus bosques, así como la costumbre ancestral de quemar los terrenos antes de la siembra, los cuales se descontrolan e inician grandes incendios.

La tala inmoderada llevada a cabo para sembrar después en esas tierras productos ajenos al ecosistema existente que acaba con bosques generadores y preservadores de mantos acuíferos y ricos ecosistemas que mantenían cierta humedad en el entorno, han afectado el clima planetario. Como lo hemos constatado en Brasil, Venezuela, Angola, Michoacán, Chiapas, Tabasco y muchos lugares más.

Los incendios ocurridos donde hay población indígena y/o pueblos originarios, no solo son provocados para hacerse de sus tierras, sino para acabar con su modus vivendi. Para acabar con ellos, con su sabiduría, con esa comunicación milenaria con la naturaleza, con el intercambio de saberes y sueños colectivos. Atenta contra sus formas de organización y los esfuerzos por resignificar lo comunitario y de valorar la naturaleza.

Vivimos tiempos de emergencia



El planeta no solo se está incendiando sino agonizando. El día de ayer hizo erupción el volcán Stromboli en la isla de Sicilia en Italia.

Durante los últimos meses las temperaturas han sido altísimas en gran parte de Europa, en Alaska estuvieron a más de 32 grados, En Groenlandia 11,000 millones de toneladas de hielo se derritieron en un solo día. Los enormes incendios en Siberia, en la selva Amazónica, en África, en las Islas Canarias son muestra de la emergencia que vivimos.

La tierra está sufriendo, durante años ha padecido de la inconciencia y desamor. El capitalismo, sistema económico creado para obtener riquezas a base de la explotación del hombre por el hombre y la sobreexplotación de la naturaleza en su conjunto, generador de la sociedad de consumo, de la ignorancia y la violencia está acabando con todo y todos.

Los pueblos originarios han resistido por siglos. Nos dan ejemplo de respeto a la naturaleza, al otro, y a lo diferente. Aun viendo que se está quemando su mundo, están de pie y luchando para que las cenizas sean abono para crear un mundo diferente, mejor.

Lo que estamos viviendo es una emergencia. Para sobrevivir como especie debemos perseguir y hacer realidad las utopías de un mundo de y para todos. Tenemos que imaginar algo que aún no existe, pero que podemos crear. Debemos exigir y crear un espacio para la esperanza.

Seamos creadores luminosos, imaginemos un mundo diferente y habitémoslo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Es delito ser antiimperialista…

Tiempos de horror…

Larga y cruenta lucha…

Nada que celebrar…

A flor de piel…

No se olvidan los 43…

Igual pero diferente y único…

Septiembre…

El país que soñamos…

Tiempos de emergencia…

Indignación...

Legados ancestrales…

Verdades incomodas…

Nuestras raíces…

¡Cuánta impunidad!

¿Qué está pasando?...

Educación y conocimiento…

Guerra por el poder…

Impunidad…

Total impunidad…

Enorme deuda de la humanidad…

21 de mayo...

Entre fuegos...

Lo que parece utopía puede hacerse realidad…

Honrémosles…

Nuestra tierra…

Señales contundentes...

Zapata vive…

Agradecimiento…

El 26 de marzo de 1981…

Muchos 18 de marzo…

Diosas…

Claroscuros...

Los desposeídos …

Remembranzas de luchas…

De oído a oído, de corazón a corazón…

Trabajo conjunto….

Entre la luz y la oscuridad…

Oportunidad para un cambio de conciencia…

La importancia de tener petróleo…

Trabajemos por un 2019 pleno…

Grandes desafíos…

Economía del conocimiento…

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…