Eduardo Nava Hernández
Antídotos a la partidocracia
Jueves 29 de Agosto de 2019
A- A A+

Lo que se ha llamado ahora la Cuarta Transformación se ha anunciado no sólo como un conjunto de cambios en la política económica y social del gobierno del país sino también como un cambio de régimen. Tan indefinido y ambiguo hasta ahora este último término como el de la misma “cuarta transformación”, debe ir asumiendo perfiles y contenidos más nítidos que le den un sentido concreto en el conjunto de la sociedad y sirvan para definir un periodo en la estructura de los poderes y en las relaciones entre Estado y sociedad. Y dentro de dicha estructura, uno de los aspectos pendientes es, sin duda, la reforma del sistema de partidos.


La modificación del sistema partidario, como componente relevante del sistema político, pasa por dos canales. Uno son los reacomodos que los ciudadanos como conjunto operan con sus votos y su participación política en los procesos electorales y en los propios organismos políticos. De este factor depende que un partido se fortalezca o debilite, que consolide su reconocimiento oficial o lo pierda y que cuente o no con suficientes afiliados y simpatizantes para contar con una suficiente presencia social. El otro es el marco legal al que están sujetos los partidos, del cual se derivarán sus prerrogativas y recursos y las dimensiones de su representación en los poderes Ejecutivo y Legislativo.


El primer factor operó ya desde 2018 cambios trascendentes en el orden político. Fueron los ciudadanos los que colocaron a Morena como primera fuerza electoral del país y como titular del gobierno del país y le dieron mayoría en el Legislativo federal, y también en varias entidades que han tenido renovación de sus ejecutivos y legislativos. Decidió también que otras formaciones, otrora dominantes —el PRI, PAN, PRD— se vieran severamente disminuidos. Otros más, el Panal magisterial y el PES de bases sociales evangélicas, perdieron su registro, aunque este último cuenta con bancadas parlamentarias por haber entrado en la coalición Juntos Haremos Historia, de López Obrador.


Pero debe entrarse también a debatir el tema de la regulación legal y prerrogativas de los partidos en general, no tan sólo por los resultados electorales recientes sino porque, en el fondo, el rechazo ciudadano a los partidos otrora dominantes ha sido también una expresión de hastío social con su corrupción y lo que éstos han llegado a representar en diversos sentidos. Lejos de ser conductos para el ejercicio de la democracia, se trocaron por largo tiempo en cotos de poder para camarillas y burocracias corporativas, como beneficiarias de las prerrogativas legales y de sus propios sistemas de organización interna.


Y es que la partidocracia ha sido una realidad constante en nuestro país desde hace tiempo. Las derrotas del partido oficial desde el 2000, que cambiaron de manos la Presidencia, no abrieron paso a una democracia consolidada, ni siquiera en el sentido formal o representativo, sino a un espacio de transacción entre diversos grupos y oligarquías que, si bien fraccionó el poder político y lo distribuyó entre distintos protagonistas, no lo puso en manos de la masa de ciudadanos. Gobernadores y jefes parlamentarios fueron los beneficiarios de esa transición no democrática a la poliarquía de elites.

Uno de los aspectos pendientes es, sin duda, la reforma del sistema de partidos.
Uno de los aspectos pendientes es, sin duda, la reforma del sistema de partidos.
(Foto: Especial)

El ex presidente ecuatoriano Rodrigo Borja, en su Enciclopedia de la política, da una buena caracterización de la partidocracia: “Se designa con esta palabra al régimen en el cual los partidos son los que toman las más importantes decisiones de la vida política estatal, desde el lanzamiento de los candidatos a los cargos electivos hasta el control de los elegidos y el sometimiento de ellos a la disciplina partidista en el ejercicio de sus funciones públicas. [...] Los individuos no tienen influencia política sino en cuanto son miembros de un partido”. Y agrega que “ha devenido en fenómeno antidemocrático porque escamotea los derechos de la gente y mediatiza su participación política”. Desde luego, donde dice “partidos” debe leerse, preponderantemente, las dirigencias o burocracias que los controlan como aparatos electorales y congresales.


La primera iniciativa para revisar las prerrogativas de los partidos salió del presidente López Obrador. Ante el elevado presupuesto para asignarlas en 2020, sugirió que los organismos con registro electoral devuelvan el 50 por ciento a la Secretaría de Hacienda. La mayoría de ellos ha callado ante la propuesta, pero Morena, como era de esperarse, recogió el guante y no sólo la asumió, sino que, por medio de su presidenta Yeidkol Polevnski, afirmó que el partido en el gobierno devolverá el 75 por ciento.


Desde luego, no se trata, como la derecha ha planteado, de eliminar el financiamiento público a los partidos, uno de los avances contemplados desde la reforma política de 1978; eso conduciría, prácticamente, a que sólo las organizaciones apoyadas por la clase capitalista tuvieran viabilidad. Pero es cierto que la dotación oficial ha llegado a ser excesiva y que se debe procurar que el ejercicio activo de la política no dependa del dinero ni sirva para el lucro de consultorías, empresas de mercadotecnia y demás. Mucho menos para el enriquecimiento de los dirigentes partidarios.


La partidocracia se expresa también en la burocratización de esos dirigentes y su creciente diferenciación y alejamiento de las bases, cuando, por ejemplo, los líderes del PAN obtienen sueldos superiores al del presidente de la República (véase el reportaje de Álvaro Delgado en Proceso digital: https://www.proceso.com.mx/583667/la-cupula-panista-se-paga-sueldazos-con-dinero-de-los-mexicanos). Y es clamor popular, en consecuencia, disminuir esos privilegios de las cúpulas partidarias a cargo del erario. Ya se verá qué reformas a la legislación electoral introduce el Congreso, y particularmente el bloque obradorista, para concretar esa y otras reformas.


Pero la otra fuente de poder de las camarillas partidocráticas es, sin duda, la atribución de confeccionar las listas de candidatos plurinominales, donde con frecuencia ellas mismas se incluyen en los primeros lugares para arribar a cargos de representación sin siquiera hacer campañas. Es algo que también debería revisarse dentro de una reforma política integral que retome la vía de la democratización efectiva.


No se buscaría tampoco, como algunos sectores lo han propuesto sin mucho fundamento, de eliminar las posiciones de representación proporcional en los congresos federal y de los Estados. Éstas son las que dan garantías de representación a las minorías, como corresponde a una democracia madura. No hay que olvidar que, en nuestro país, primero con la reforma cosmética de los diputados de partido en 1961 (donde el régimen de partido de Estado en realidad distribuía a su conveniencia algunas diputaciones a sus aliados u opositores efectivos), luego como apertura a un relativo reconocimiento a la pluralidad político-social con la reforma de 1978, ha sido el conducto para constituir a las oposiciones. Tampoco debe olvidarse que los primeros representantes parlamentarios de Morena, en 2015, fueron en su mayoría plurinominales. Desde 2018, por cierto, los partidos antes mayoritarios y la burguesía han dejado de lado esa propuesta de eliminación de los plurinominales.


Lo que creo que debería modificarse, para debilitar el poder de las partidocracias, es la forma de elección de los pluris. En el caso del Senado deben eliminarse definitivamente las listas partidarias que han distorsionado su esencia de ser la representación partidaria de las entidades federativas y dejarse sólo la representación de la fórmula mayoritaria y un senador de minoría para cada Estado.


En el caso de las diputaciones plurinominales, debieran ser ocupadas sólo por los candidatos que, habiendo sido electos o designados en convenciones por sus correligionarios, obtengan en las elecciones constitucionales los mejores porcentajes para su partido en sus respectivas circunscripciones. Eso obligaría a que nadie llegue a un cargo de representación sin hacer campaña y sin someterse al juicio electivo de los ciudadanos, y aseguraría que al menos éstos reconozcan su presencia social. Se evitaría que mediante componendas, “amarres” y “planchazos”, las cúpulas partidarias manipulen las listas y se adjudiquen posiciones. Dar poder a las bases partidarias y a los ciudadanos debe ser parte esencial de un verdadero cambio de régimen que establezca nuevas formas de relación entre el poder político y la sociedad que busca y requiere ser bien representada.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La seguridad y los desafíos al gobierno federal

Operación Culiacán: insurgencia delincuencial y operativo fallido

La impostura del SPUM y el chantaje salarial

Antídotos a la partidocracia

La apuesta por Pemex

Universidad Michoacana, la crisis otra vez

La insumisión de Zapata y su Ejército Libertador

100 días de acciones y señales contrapuestas

Matamoros, la promisoria reaparición de los trabajadores

El feliz retorno de los principios históricos de la política exterior

Tlahuelilpan, tragedia y desafío

El huachicolazo de López Obrador

Tapadismo y priismo en la Universidad Michoacana

El Poder Judicial en el ojo del huracán

¿Incendiar la pradera o pactos de estabilidad?

¿A dónde va López Obrador?

El desafío de la caravana migratoria centroamericana

La prueba salarial del gobierno lopezobradorista

Doce tesis acerca del 1968 mexicano

El núcleo de la corrupción en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: marchas, opacidad y fraude a la nación

La primera insurrección socialista en la historia de México

Donald Trump ante López Obrador

Elecciones: el bloque de poder en disputa

La recta final, elecciones al borde del riesgo

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto