Julio Santoyo Guerrero
Hubo una vez un ritual del informe
Lunes 2 de Septiembre de 2019
A- A A+

Podría decirse que la silla presidencial es la causa, que la autocomplacencia de quienes se sientan en ella, en el tiempo que sea, de la procedencia política que fueren, se adhiere misteriosa y jubilosamente a sus electos usuarios. Pero no, la silla es sólo un objeto, con un gran simbolismo, eso sí. ¡No!, la autocomplacencia es un estado de la conciencia derivado del ejercicio del poder presidencial, un poder que se ambiciona monárquico, ilimitado, sin contrapesos, sin adversarios. En la cultura de la clase política mexicana siempre subyace la tentación del caudillo, del virrey, del dictador, del héroe mesiánico, del político poderoso, a quien no puede escapar la dirección en que debe moverse la voluntad de los súbditos. Si a todos los mexicanos les fuera dada la oportunidad de ser presidentes de la república, la mayoría sucumbiría a la dulce complacencia del poder sin límites. Es un asunto de cultura política y de antecedentes históricos que siguen pesando a pesar de todo.

Por esa razón es que ha costado tanto la maduración y consolidación de una democracia mexicana plena. Los grandes líderes de nuestra nación, insuflados de poder, suelen confundir el voluntarismo con el programa político de transformaciones sensatas y racionales. Llegan a creer que el programa son ellos, el interés nacional son ellos, el destino son ellos, y fatalmente, la verdad son ellos. Este caminar en círculos de la vida nacional nos ha llevado a repetir historias que creíamos superadas, pero además, historias aplaudidas por multitudes, aunque su reiteración sea sólo una comedia y los costos para el país sean escandalosos.

El síntoma más representativo del voluntarismo y del poder ilimitado es la ausencia de autocrítica que incapacita para reconocer errores, insuficiencias, percepciones alteradas de la realidad, y la apologética servil de quienes buscan beneficios mezquinos por medio de la adulación. Siempre, cuando este es el escenario que se le obsequia y acepta quien ejerce el poder, termina muy mal para los asuntos públicos. El prejuicio termina siendo el criterio mediador para entender y resolver un problema, sea este económico, de salud, de seguridad, de migración, educativo y cultural. El resultado, la sofocante distopía.

.
.
(Foto: Especial)

La estrategia de realidades paralelas funciona hasta que una de ellas, la verdadera, termina destruyendo la calidad de vida de los gobernados y, a pesar de la propaganda, se cuela esa verdad por todos los poros del sufrimiento de la sociedad. La demagogia de los gobernantes o es desenmascarada por la realidad misma, o conduce a la confrontación letal de la sociedad para imponer al costo que sea el silencio de la crítica. La creencia en un enemigo abominable que debe ser vencido todos los días, reescribiendo la historia y manipulando los medios para aniquilar los datos de la memoria pasada es el relato por el que han transitado todos los totalitarismos.

Que los rituales más cuestionados del presidencialismo se hallan conservado es la consecuencia lógica del ejercicio del poder por una clase política que ha heredado las prácticas del pasado, prácticas que no le fueron ajenas porque en lo singular la mayoría de ellos fueron protagonistas destacados. La sumisión de las cámaras, «sí señor presidente», el número uno del partido, el indispensable, «no lo merecemos», «ya no me pertenezco», me voy y le voy a cambiar el nombre, ¿qué tipo de sociedad es...?, «tengo otros datos», «voy anteponer el interés superior de la nación», «vamos re que te bien», «pórtense bien», todos son felices, son expresiones nítidas de esa cultura acrítica, monárquica, autoritaria, que define el estilo, nada novedoso, de gobernar en el presente sexenio.

Hubo una vez una oposición que criticó todos estos rituales y en su discurso para hacerse del poder prometió terminar con todos ellos. Y hubo una vez una oposición que se hizo gobierno que se encontró con que no tenía nada con qué reemplazar lo que le repugnaba y tuvo que reeditar lo mismo, sólo que envuelto en un vistoso discurso de transformaciones, igual que lo hizo Luis Echeverría Álvarez: «Arriba y adelante»; igual que lo hizo José López Portillo «La solución somos todos»; igual que lo hizo JULIO SANTOYO GUERRERO | ANALISTA Miguel de la Madrid Hurtado: «La revolución moral de la Sociedad», todos adoptaron el simbolismo de alguna figura heroica: Quetzalcóatl, Morelos, Zapata. Todos fueron autocomplacientes, todos fueron refractarios a la crítica, todos se creyeron los salvadores de la patria, todos saborearon el placer exclusivo de sentirse virreyes. Y eso es lo que seguimos viendo a un año del gobierno presente. Ha sido el espíritu del informe.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya