Alejandro Vázquez Cárdenas
Medicinas alternativas y médicos
Miércoles 4 de Septiembre de 2019
A- A A+

Las medicinas alternativas, aquellas cuya eficacia terapéutica no está demostrada gozan de buena salud. Los usuarios pagan gustosamente por una ilusión, a veces unos cuantos pesos, pero con frecuencia son miles. Y curiosamente, existen muchos médicos que cierran los ojos antes este problema o bien, discretamente miran hacia otro lado.

El problema no es nuevo, los charlatanes los podemos rastrear hasta los magos de Babilonia o mas para atrás. Ya el filosofo y político Edmund Burke (1729- 1797) sentenció “para que las medicinas alternativas triunfen, basta con que los buenos médicos no hagan nada”. Entonces la duda queda ¿Por qué el personal médico no critica y rechaza, de manera firme y contundente a esas “medicinas alternativas”? ¿Por qué eluden el cumplimiento de los principios éticos mas básicos de la medicina?

Si bien existe , en algunos países, la carrera de Médico Homeópata, México es uno de ellos , la realidad es que son una minoría, escasamente unos 7 mil contra poco mas de 365 mil médicos de verdad. Las noticias para la homeopatía no son buenas, la homeopatía ha sido rechazada y clasificada como pseudociencia por la mayoría de los científicos y la clase médica de los Estados Unidos y Europa Occidental, ya que consideran que sus efectos se deben exclusivamente al efecto placebo.

En el Reino Unido en febrero de 2010, el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes concluyó, a la vista de la inexistencia de base científica, que la homeopatía debía dejar de etiquetarse como una medicina.

Otra vuelta de tuerca la da la British Medical Association en junio de 2010 cuando acordó calificar la homeopatía de disparate y recalcó los posibles perjuicios al paciente que abandone los tratamientos convencionales por otros homeopáticos.

En los Estados Unidos, los remedios homeopáticos están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA . Sin embargo, la FDA trata los preparados homeopáticos de un modo diferente a como trata a los medicamentos convencionales. Los productos homeopáticos no necesitan ser aprobados por la FDA antes de salir al mercado, no se les exige probar su seguridad, ni se les pide etiquetar sus productos con fechas de caducidad, ni son sometidos a pruebas que verifiquen sus contenidos y potencial. Las etiquetas de los productos homeopáticos, al contrario que los medicamentos convencionales, no tienen que identificar sus principios activos dado que tienen muy poca cantidad, o ninguna en absoluto; en otras palabras, los productos homeopáticos no son considerados medicinas, equivalen a pequeños dulces, caramelos o agua saborizada. Hace unos pocos años, Laboratorios Boiron, el gigante francés de la medicina homeopática tuvo que pagar 12 millones de dolares en los EUA por publicidad engañosa , al etiquetar sus productos como medicamentos. En los EUA las demandas son cosa seria.

Los charlatanes los podemos rastrear hasta los magos de Babilonia o mas para atrás.
Los charlatanes los podemos rastrear hasta los magos de Babilonia o mas para atrás.
(Foto: Especial)

Ahora bien, ¿Por que pocos médicos alzan la voz para denunciar a las terapias alternativas como lo que son, un fraude? Analicemos algunas posibilidades. Insisto, posibilidades.

-Por solidad de grupo, ¿Cómo va a criticar abiertamente una organización médica oficial una medicina alternativa si entre sus filas se encuentran médicos creyentes en ellas? ¿Cómo va a criticar un médico públicamente la medicina alternativa, cuando entre sus compañeros puede haber uno que la practique y con la que pueda entrar en conflicto?.

-Por dinero. La demanda en el uso de las medicinas alternativas se incrementa y es un negocio creciente. Lamentablemente algunos médicos, de elástica moral, por unos cuantos ( o muchos) pesos han entrado al negocio de los fraudes.

-Por desinformación e ignorancia. La realidad es que la formación de los médicos durante la carrera no tiene una vertiente científica. Memoriza datos y pocas veces se les explican de dónde vienen esos datos y cómo se ha llegado a ellos a través de estudios científicos. El médico sale de la escuela sin saber como se inventa y desarrolla un fármaco, ni cómo se comprobó su efectividad. Aprenden farmacología, no como se desarrolla un fármaco.

-Por evitar conflicto con los pacientes que utilizan medicinas alternativas. Criticar a las medicinas alternativas garantiza un enfrentamiento con sus fanáticos usuarios Es normal que muchos médicos quieran evitar meterse en dicho berenjenal.

En resumen, ¿cual es el costo en millones de dolares tirados a la basura con las terapias alternativa? Incalculable. Pero el problema mayor no es ese. La tragedia es cuando un ingenuo y crédulo enfermo se pone en manos de un charlatán y pierde valiosos meses de su vida siguiendo un tratamiento inútil mientras su enfermedad avanza, y en no pocos casos le cuesta la vida.

Morir por ignorancia es un darwinismo social duro.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Como nos autoengañamos

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual