Xuchitl Vázquez Pallares
El país que soñamos…
Jueves 5 de Septiembre de 2019
A- A A+

Llego septiembre y todo se llena de los colores patrios. Es precioso ver los carritos ambulantes llenos de rehiletes, banderas, gorritos, matracas, silbatos y todo lo imaginable en verde, blanco y rojo.

Estando en Morelia, no puede uno evitar escuchar las paredes de los edificios majestuosos del centro histórico, hablarnos de las injusticias y sobrexplotación que llevó a cabo el imperio español durante 300 años hacia nuestro pueblo.

Si ponemos atención podemos escuchar las voces de descontento en las aulas de San Nicolás, en las reuniones organizadas por Miguel Hidalgo y un puñado más de mentes claras y rebeldes. Aquí se gestó el movimiento de independencia, gracias al conocimiento, al uso de la razón y el ver la realidad.

La razón, la inteligencia y el conocimiento fueron las más eficaces armas.
Es mes de agradecimiento a quienes lucharon para que México fuese independiente y se aboliera toda esclavitud e injusticia en estas tierras.

Es mes de reflexión de las enseñanzas de valentía por lograr los sueños de una patria donde imperara la justicia y se anulara la impunidad.

En la lucha de independencia, tuvo un lugar preponderante la región de tierra caliente de nuestro estado.

En la Ferrería de Coalcomán, tomada por los indígenas antes esclavizados para trabajar ahí, se hicieron las armas, municiones y cañones enviados a Hidalgo y Morelos para lograr derrotar al ejercito español, que era entonces el más poderoso del orbe.

Que enorme es el espíritu humano cuando se propone luchar por el bien común. Imaginemos la enorme dificultad de transportar los cañones y municiones, por las veredas que nadie debería ver ni conocer pues se ponía en riesgo la importante misión de hacerlas llegar al ejercito insurgente.

Aquí se gestó el movimiento de independencia, gracias al conocimiento, al uso de la razón y el ver la realidad.
Aquí se gestó el movimiento de independencia, gracias al conocimiento, al uso de la razón y el ver la realidad.
(Foto: Especial)

Desde la época prehispánica, esa región tuvo un papel preponderante en la historia. Fueron los nahuas que ahí se asentaron los que se convirtieron por su valentía y capacidad de estrategas, en los vigías de toda la costa.

Hidalgo, Morelos, Allende y miles más fueron los que lucharon por qué México, fuese independiente y no se llamara más la Nueva España.

El ejercito fue conformado por miles de indígenas, sin más armas que su valentía y anhelo de justicia, libertad, y que esta tierra fuese de y para los mexicanos.

Tenemos una gran deuda hacia los pueblos originarios, pues a pesar de su lucha también en la Revolución Mexicana, aún no gozan de igualdad ni respeto alguno. muchos han sido despojados de sus tierras y su cultura mancillada.

Aún no ha sido erradicada la desigualdad social y la intolerancia. Aún existe una desmedida explotación tanto de los seres humanos como del medio ambiente. Aún los indígenas, no reciben el respeto y valoración que merecen, aún hay mucho por hacer, aún hay mucho por que luchar.

Transcribo y hago mías, reflexiones de Leona Vicario, quien, tras noches de desvelo, ante la rabia del oportunismo de Iturbide, quien mató a miles de insurgentes, quien combatió la lucha de independencia, cuando vio la causa española perdida, hizo suya la victoria de los que había combatido y se proclamó emperador. “… Por mi mente pasan las imágenes de los niños muertos en batalla, el terror continuo a una emboscada, al hambre, a los alacranes de tierra caliente, sin embargo, todo valió la pena.

Todo había valido la pena, por ver la bandera de Morelos en los palacios de gobierno itinerantes del Supremo Congreso del Anáhuac. Cada joya perdida, cada rasguño, cada insulto había valido la pena, por ver el brillo en los ojos de los niños indígenas en la hacienda de Tiripetío jugando y aprendiendo a leer junto a los mulatos y a los hijos de Rayón. Cada palabra amenazante de los inquisidores, cada hora de cautiverio, cada insolación, había valido la pena, pues eso nos acercó un poco, al país que soñamos. ¡Todos iguales! ¡Todos libres bajo la custodia del águila mexicana!”

En Leona Vicario y algunos que lograron sobrevivir a la guerra, había la desazón de que pasaría tras la traición a los principios, a los ideales de lucha por parte de los oportunistas. Las cosas habían resultado distintas a como las habían querido. No querían más emperadores, ni desigualdad. Querían un Congreso democrático, no el totalitarismo de un emperador.

Pero a pesar de todo, decía Leona Vicario… “Volvería a hacerlo otra vez. Pues que ejemplo daría yo a mis hijas, al darme por vencida, y no seguir luchando por lo anhelado. Hay que luchar, a pesar de Iturbide y de Bustamante, a pesar de la democracia equívoca y del traidor vende patrias Santa Anna, a pesar de la desilusión de la política y el cinismo de todos los partidos, a pesar de los intereses mezquinos de las sotanas y el rastro de sangre dejado por los traidores para llegar al poder, volvería a hacerlo otra vez, había valido la pena.”

La lucha de todos los que dieron su vida, valió la pena. Hoy ondea la bandera mexicana y no una extranjera. Hay que recordar y aprender que la libertad no se conquista de un golpe. La justicia no se da de una vez, y para siempre. La tarea no ha terminado.

Tenemos todos la obligación y responsabilidad histórica de seguir luchando.

Luchar por y para el bien común es un acto honorable y valioso. Luchar por hacerse de territorios para vender estupefacientes es acto irracional y malvado.

Cuando se piensa en los cientos de niños adictos, zombis al servicio de intereses totalmente ajenos a su bienestar y de los demás, no puede mas que pensarse en un futuro siniestro.

La tierra caliente donde el gran General Morelos libró heroicas batallas por la libertad y la justicia, hoy se encuentra asediada por la avaricia, la ignorancia y el desamor a la vida.

Lo que sucede en esa bellísima y riquísima parte de nuestro estado, llena mi ser de tristeza.

Hay tanto por hacer, tanto por trabajar para que este país salga adelante, no solo en palabras y discursos, sino en los hechos. Si todos los mexicanos unidos nos propusiéramos, como lo hizo Hidalgo y Morelos y miles más, hacer realidad los sueños, lo lograríamos.

Pero nos han separado, nos han hecho creer que el sueño del sistema económico y del poder, es nuestro. Y para ello nos matamos y por ellos estamos como estamos.

Miles de millones se han gastado en armas, para matarnos entre nosotros, y en droga para despojarnos de voluntad y conciencia.

Hoy la tierra caliente se ve ensangrentada por intereses ajenos, y el pueblo se encuentra entre dos fuegos. Suena absurdo y contradictorio, pues el territorio que se pelean es del pueblo.

Es absurdo que mexicanos maten a mexicanos, ya que los que realmente salen beneficiados son otros, que solo mueven los hilos, haciendo parecer a los títeres como amos y señores.

El sueño actual de miles de mexicanos es el cese de la impunidad, del latrocinio a todos los niveles y la violencia cotidiana.

Recordemos de que estamos hechos, recordemos que podemos tornar los sueños en realidad.

La historia de México está conformada por actos heroicos, actos plenos de amor desinteresado por el bienestar común. Pero también por actos solo en beneficio propio, donde el oportunismo y la traición hacen presencia en detrimento del bien común.

Importante es, aprender de los errores y ensalzar los valores que dieron como resultado la fortaleza de una Nación buscando ser dueña de su destino.

El que se haga realidad el país que soñamos, depende de cada uno de nosotros.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Ei tiempo vuela…

Basta de impunidad…

La lucha continua…

Es delito ser antiimperialista…

Tiempos de horror…

Larga y cruenta lucha…

Nada que celebrar…

A flor de piel…

No se olvidan los 43…

Igual pero diferente y único…

Septiembre…

El país que soñamos…

Tiempos de emergencia…

Indignación...

Legados ancestrales…

Verdades incomodas…

Nuestras raíces…

¡Cuánta impunidad!

¿Qué está pasando?...

Educación y conocimiento…

Guerra por el poder…

Impunidad…

Total impunidad…

Enorme deuda de la humanidad…

21 de mayo...

Entre fuegos...

Lo que parece utopía puede hacerse realidad…

Honrémosles…

Nuestra tierra…

Señales contundentes...

Zapata vive…

Agradecimiento…

El 26 de marzo de 1981…

Muchos 18 de marzo…

Diosas…

Claroscuros...

Los desposeídos …

Remembranzas de luchas…

De oído a oído, de corazón a corazón…

Trabajo conjunto….

Entre la luz y la oscuridad…

Oportunidad para un cambio de conciencia…

La importancia de tener petróleo…

Trabajemos por un 2019 pleno…

Grandes desafíos…

Economía del conocimiento…

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo