Julio Santoyo Guerrero
Exhorto desde la capitulación
Lunes 9 de Septiembre de 2019
A- A A+

El posicionamiento rutinario del gobierno de la república ante las acciones del crimen organizado son parte sustancial de la política de seguridad con la que se pretende combatir a la delincuencia. Las declaraciones presidenciales con las que se alude a los delincuentes no son más que la continuidad congruente de las definiciones que el gobierno federal ha asumido frente a este gravísimo problema. Habrá que reconocer que el presidente no le mintió a sus electores cuando se refería a la delincuencia como parte del "pueblo bueno", cuando les llamaba a portarse bien.

Lo preocupante de esta creencia, convertida en política pública, es que ha llevado a las instituciones responsables de la seguridad del Estado mexicano a un proceso de capitulación disfrazado de no represión, de compromiso con la paz y de no "estigmatización" de los infractores. Se está capitulando ante los cárteles del crimen cuando exhorta a los delincuentes a permitir que las gasolineras vendan combustible a los vehículos de las fuerzas armadas y los llame a portarse bien pensando en sus madres, en lugar de fijar una postura firme, apegada al derecho, condenando y rechazando todo intento de imponer el terror para doblegar a los ciudadanos y al Estado.

La capitulación es evidente y vergonzosa cuando se expone a la Guardia Nacional a que todo delincuente disfrazado de "pueblo bueno" se le permita apedrear, patear, apalear, retener e insultar a cualquiera de sus efectivos que cumpliendo con su deber los han sorprendido en la comisión de algún delito. No existe registro de tales humillaciones en la historia de las fuerzas armadas y los hechos parecen ya haber adquirido el rango de costumbre. Prácticamente no hay semana que transcurra sin que se conozca de casos en que la Guardia Nacional, el baluarte principal del actual gobierno para combatir a la delincuencia, sea humillada y deba salir huyendo de poblaciones o rancherías.

Habrá que reconocer que el presidente no le mintió a sus electores cuando se refería a la delincuencia como parte del «pueblo bueno», cuando les llamaba a portarse bien.
Habrá que reconocer que el presidente no le mintió a sus electores cuando se refería a la delincuencia como parte del «pueblo bueno», cuando les llamaba a portarse bien.
(Foto: Especial)

Que el presidente de la república crea a pie juntillas que el narco también es "pueblo bueno", es un desvarío que está teniendo consecuencias fatales. Es lógico comprender qué tipo de acciones debe asumir el gobierno de la república cuando se parte de la premisa de que el narco es pueblo bueno. Como lo dijo en gira por Oaxaca "no se puede reprimir", o como la orden que mantiene sobre la Guardia Nacional de que no debe usar la violencia. Lo que está haciendo el gobierno de la república es capitular absolutamente ante el poder de los cárteles.

Creer que en la mentalidad criminal cabe la posibilidad de escuchar el exhorto presidencial para portarse bien es una ingenuidad con consecuencias letales. En nueve meses que lleva el presente gobierno ni un sólo cartel ha ofrecido desarmarse, ninguno ha ofrecido seriamente siquiera una tregua, ninguno se ha comprometido con evitar el derramamiento de sangre. Por supuesto, ninguno ha expresado su arrepentimiento. Ha ocurrido lo contrario, hemos vivido los meses más violentos de que se tenga registro.

Desde los carteles del crimen las condescendientes declaraciones presidenciales están siendo tomadas como debilidad y oportunidad para la expansión de sus sanguinarios negocios, están siendo interpretadas como la capitulación del Estado Mexicano. Lo que hasta ahora se ha aplicado como acciones para la seguridad en temas cruciales no ha tenido resultados, por ejemplo, el combate al huachicol que nos generó una severa crisis por la falta de hidrocarburos, justificándose en una visión patriotera, a la luz de los datos actuales ha resultado en un fracaso. El secuestro y la extorsión siguen rampantes y los asesinatos en lugar de disminuir se han incrementado.

Está más que visto que la amorfa concepción de "pueblo bueno y sabio" permite lecturas aberrantes, que en el caso de los exhortos a la delincuencia organizada, se ha tomado como justificante para tratar con cándida benevolencia a lobos y a corderos, bajo un contexto en donde los lobos sedientos de sangre andan libres y se sienten estimulados mientras la ovejas yacen encadenadas a la creencia de que pueda en algún momento prevalecer el estado de derecho con un presidente que prometió que las cosas iban a mejorar desde el primer día de su gobierno.

El boyante negocio que enriquece a la delincuencia organizada en un mundo enfermo en donde los crímenes más atroces están plenamente justificados como medio para demostrar poder, los exhortos a portarse bien y a permitir la acción de la justicia, es francamente ridículo. Es estrictamente un discurso de capitulación y eso lo entienden con mucha claridad las bandas delincuenciales. Ojalá el gobierno de la república recapacite y modifique sus políticas. De otra manera el baño de sangre y el dolor continuarán agravándose.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral