Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Alistemos las monedas
Viernes 13 de Septiembre de 2019
A- A A+

¿Cuánto dinero se gastará a la semana entre propinas, viene…viene, sanitarios, estacionamientos empacadores y demás servicios o personal de apoyo que nunca pedimos y que ahí están? Ya habrán echado cuentas de cuánto dinero sale cada vez que se visita un centro comercial en los menesteres de la compra y venta. Si no la ha realizado, mejor, no vaya ser que se espante, porque así como poco a poco se va llenado el jarrito, poco a poco se puede ir vaciando.

En vísperas de un año más de festejos patrios, que precisamente inicia hoy con los homenajes a los Niños Héroes de Chapultepec, la interrogante inicial podrá responderse sin lugar a dudas, ya que no obstante las limitaciones económicas que pudieran tenerse, los pretextos no faltan para realizar uno que otro gasto y con mayor razón si se trata de conmemorar un aniversario más del inicio oficial de la lucha por la independencia de México; de alguna manera las compras se incrementan y los bolsos y carteras van adelgazando.

Vamos a imaginar que, en la capital michoacana, se desplacen a plaza las América, Plaza Morelia o rumbo al cielo allá por Altozano, de entrada, una vez pasando a surtir gasolina y de entregar la propina que esperan los despachadores (no en vano limpian el vidrio o checan las llantas) se debe ingresar al estacionamiento, para ello debe sacar el boletito que contabilizará las horas que dure en dicho centro comercial, costo que oscila entre los 12 y 15 pesos. O sea ¡debemos pagar derecho de piso por hacerles el favor de ir a comprarles!

Una vez que se ingresa, en la búsqueda ansiosa de ofertas en botanas, refrescos, cerveza y tequila como artículos de primera necesidad y de complementarse con otras “banalidades” como leche, frutas, verdura y carne, posterior al pago por los insumos, habrá de preparar otras monedas para entregar al niño a la persona edad que nos auxilia, o auxilia al cajero, en empacar los productos, mínimo otros 5 o 10 pesos, sin considerar que hay quienes son dadivosos y sueltan más dinero para dichos personajes. Por cierto, no creemos que hable bien de nuestro país el que pequeños y jubilados o no jubilados no tengan otra salida para subsistir que esa tarea, que no es denigrante pero es una injusticia de la vida, del sistema familiar y del sistema económico al que pertenecemos.

Así como poco a poco se va llenado el jarrito, poco a poco se puede ir vaciando.
Así como poco a poco se va llenado el jarrito, poco a poco se puede ir vaciando.
(Foto: Especial)

Al salir de cualquier centro comercial, se pague o no estacionamiento, tenemos a los “viene, viene” que están como águilas con el silbato para recordarnos que ellos cuidaron el auto o que nos avisan si podremos avanzar en reversa o esperarnos, aunque en ocasiones logramos huir como auténticos rayos la mayoría de las veces entregamos la moneda, recibimos una sonrisa y si nos hacemos patos, muy en sus adentros, de los guardianes del estacionamiento, quizá tengamos un recordatorio familiar. Por cierto, así como muchos nos hacemos los occisos para no dar propina a las personas del silbato, ellos también se hacen como que la virgen les habla cuando se descargan artículos pesados del carrito, pero en cuanto se terminan de colocar las compras en el auto, aparecen de la nada. En conclusión, todos tenemos nuestras mañas. En este circo ya llevamos otro gasto más según nuestro humor y bolsillo.

Si algunos vienen de fuera de Morelia, digamos Quiroga, Zinapécuaro, Cuitzeo, Salamanca , Cd, Hidalgo u otros municipios, que le pidan a Dios que los baños en las gasolineras estén abiertas y no cobren los 5 pesos o más para entrar porque donde le ande a toda la tropa habrá que perderle el cariño a otros 30 del águila.

Si a uno que a otro se les antoja ir a una Noche Mexicana y además pagar una estancia en el hotel, es muy probable que deban cubrir una cuota por estacionamiento, resultando increíble que no obtenga en el precio el derecho de un cajón para guardar su autotransporte, cuando pensamos que debe ser una obligación de los prestadores del servicio.

Por supuesto que hay personas que no cuentan con vehículo alguno, éstas deben considerar algunos de los desembolsos enlistados.

Pagos por aquí, pagos por allá, invaden nuestro diario vivir, sobre todo en fiestas representativas y peor si hay quienes se la pasan de un centro comercial a otro. La verdad es increíble que las autoridades no hagan nada al respecto, creemos que esto debe legislarse por lo menos en el servicio en los hoteles, restaurantes y sanitarios de gasolineras o centrales de autobuses; pareciera una trivialidad lo aquí expresado pero no lo es puesto que tiene que ver con las finanzas del hogar.

Por otro lado, entendemos que los problemas económicos de la familia, de los niños o jóvenes sin hogar, con vicios y sin estabilidad emocional buscan solventar sus necesidades pero sería importante establecer un orden. Mucho se lo debemos al desempleo, a los bajos salarios o pensiones, de modo que podemos entender la situación pero también puntualizamos que mucho se debe a la avaricia de la clase empresarial.

Ojalá y se regularice tanta pedidera, como decía la gente de antaño.

Por lo pronto, al salir de casa las monedas serán tan necesarias como los billetes mismos. No queda de otra.

A propósito del dinero George Lorimer., señaló: “Es bueno tener recursos y las cosas que el dinero puede comprar, pero también es bueno verificar de vez en cuando y asegurarse de no haber perdido las cosas que el dinero no puede comprar” y Zig Ziglar. Reflexionó: “La gente rica tiene pequeñas televisiones y grandes libreros y la gente pobre tiene pequeños libreros y grandes televisiones”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

López Obrador ante el acoso de la nostalgia

Estrés laboral, atendido por empresas

Sindicalismo corrupto

Escuelas normales rurales

Libre manifestación vs violencia

El chiflido de Silvano

Terremotos… solidaridad y corrupción

Alistemos las monedas

Vandalismo en la UNAM

Cristóbal Arias, ¡va con todo!

Liberación femenina

Morón: informe y respaldarazo

Cáncer y alimentación

Ni perdón, ni olvido

Imposición legislativa en Baja California

Temblores en la Ciudad de Mexico

Colonias populares, privatizadas

Examen de admisión en escuelas normales… en riesgo

Deportistas y los riesgos de la fama

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital