Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Mi Dios… ¡si eres un sueño!
Martes 17 de Septiembre de 2019
A- A A+

“El tiempo que te quede libre, si te es posible dedícalo a mí, no importa que sean dos minutos o uno sólo yo seré…”.

Esta melodía replica internamente en mi cerebro como lo hacen las campanadas de los viejos relojes de pared que están en el pasillo de mi casa, en la sala, en mi estudio uno, mi preferido, que colocado al lado de mi escritorio está que suena y resuena cada quince minutos, cada media hora y cada hora, de tal suerte que llenan de música mi casa y que repican como las campanas de San Diego, todas las horas del día y la noche salvo cuando por olvido alguno no les doy cuerda.

Los viejos relojes de mi casa tiene un sonido diáfano, lacónico…, me parecen tristes sus sonidos, tal como si fuera una queja constante por el maltrato recibido de sus muchos dueños que nunca los arreglaron ni nunca fueron agradecidos por las horas recibidas en los años que les pertenecieron.

Mis relojes son de pared, con caja de madera desde luego tan reseca que se volvieron muy acústicos por el paso de los años; de algunos no tengo idea tiene ni siquiera de sus antecedentes, de su marca, sin fecha alguna de fabricación; el paso de los segundos, de los minutos, de las horas, de los días de los años y por el descuido de sus ex dueños reflejan ahora sus quejas aún cuando ya están reparados, tocan y dan sonidos apacibles. No son relojes hechos por artesanos; sus mecanismos fueron fabricados en serie pero armados con engranes y resortes, pieza por pieza, realizados por expertos “relojeros” que en la modernidad de estos tiempos ya sucumben llenos de tristeza, porque no hay ya quien repare las antigüedades. Ahora, sencillamente los relojes los compramos, les cambiamos las pilas y si se descomponen, sencillamente los tiramos al cesto de la papelera como simples basuras electrónicas.

Con el avance científico, son millones de millones los relojes construidos en todos los rincones del mundo.
Con el avance científico, son millones de millones los relojes construidos en todos los rincones del mundo.
(Foto: Especial)

Con el avance científico, son millones de millones los relojes construidos en todos los rincones del mundo y cuyos precios son disparatados, desde aquellos que relumbran por ser de oro puro con incrustaciones de pequeñísimos diamantes que sustituyen a los viejos números romanos o de los números ordinales. Los antiguos relojes de Sol, quedaron petrificados en el tiempo, como piedras, canteras o mármoles que son, dando ahora lástima por su erosión debido a su exposición a la intemperie, a la lluvia y al propio astro Rey, que al darles luz y provocar sombras, marcaban las mismas el transcurrir del tiempo. No había segundos para estos relojes de piedra, que más bien eran de Sol. No se necesitaba contarlos, pues la vida transcurría lenta y con frecuencia muy monótona, de tal manera que a nadie le interesaban.

Actualmente los valores de los relojes se tasan en miles de dólares los de oro o platino enjoyados. Otros oscilan en tan sólo algunos pesos pues son puro plástico.

¡Mis relojes con caja de madera, no tienen valor económico alguno y son muy bien apreciados por su resistencia al maltrato y sufrimiento que sus diferentes dueños les dieron!; por eso estos relojes de pared los aprecio porque son del tiempo de la chingada, de tiempos tan viejos como estos mismos tiempos.

De noche el tic tac me retumba y me re chinga, de tal manera que me dan ganas de saltar de la cama, acercarme al estudio y botar uno de estos vejestorios por la ventana, como castigo por mantenerme despierto con su tic tac y sus campanadas. Los péndulos redondos, van de un sitio a otro como los hermosos pechos de las doncellas de quince años o más, sin descanso alguno; estos péndulos de bronce pulido y los senos son de una belleza de inconmensurable estima, pues han trascendido ya en la historia de la humanidad.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Muertos y más muertos ¿Hasta cuándo?

Aventando picotazos

La mano que mece la cuna

Tan lejos de dios…

¡AGUAS ANDRÉS MANUEL¡

Cinco, seis. ¿Cuántos serán mañana?

¡De la coca cosas veredes¡

¡MAROMAS EN MORENA¡

Los Diego Fernández

¡La verdad es que duele! La guerra en Michoacán

Mi Dios… ¡si eres un sueño!

Inicia la carrera

¡No son 19, son un chin...!

¡Hay pájaros en el viento¡

''En palacio... acto fúnebre''

¡Cuando los perros ladran, vamos avanzando, Sancho!

Adolf Hitler y Trump, dos tipos de cuidado

Morelia, capital peligrosa

¡Mr. Trump...oso!

¡La locura del pelirojo!

¡Al que madruga, Dios lo ayuda!

Cresceré o decresceré

En días no laborables

Fin de una etapa

México ensangrentado, la guerra del petróleo

Que no saben de gobierno

¿Miedo en los expresidentes?

¡Perdón sí, pero castigo también!

El PAN, en el desfiladero

Morelia, ciudad sucia

México y las drogas

La Fiscalía carnal

Críticos falsarios y el beneficio de la duda

¡ Deseducación del estado !

¡ México y el misterio del oro perdido !

Un peligroso payaso

¡Muertos y heridos!

¡Guachicoleros y guachiculeros!

2019 ¡ Feliz año, amor mio!

¡Despacio Andrés Manuel... que vas de prisa¡

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!