Gerardo A. Herrera Pérez
DEBATAMOS MICHOACÁN
Paz y reconciliación
Miércoles 18 de Septiembre de 2019
A- A A+

Nuevas oportunidades en la capital del Estado, para aquellos seres humanos que viven en adicciones, derivado del consumo de alcohol y sustancias nocivas a la salud; toda vez que en la tenencia de Santa María fue inaugurada la Comunidad Terapéutica “Casa del Artesano”, A.C., segunda en su tipo en la ciudad de Morelia.

Participaron en el evento inaugural de dicha casa los secretarios de Educación en el Estado, de Seguridad Publica, del Secretariado Técnico de Seguridad Publica, de la Zona Militar de Michoacán, así como el Instituto de Defensoría de Publica y de la Fiscalía General del Estado; así como el monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de la Arquidiócesis de Morelia, quien le toco dar la bendición para la apertura de las actividades en la segunda casa que forma parte del Centro Católico de Rehabilitación para el tratamiento de las adicciones.

La propuesta en mención, ofrece cuatro ejes o pilares donde se sustenta la metodología y procedimientos para la atención de las personas que viven en adicciones; dicha propuesta recupera el concepto de dignidad humana y de atención a los valores sustentados en la intimidad y la responsabilidad.

En una reflexión muy atinada, miembros de la Comunidad Terapéutica expresaron de manera detallada los ejes y los impactos deseables. Dichos ejes parten del ser humano, es decir de su racionalidad, las emociones, las cuestiones físicas, familiares y desde luego la parte axiológica y espiritual tan importante y fundamental en el modelo integral de atención, el cual será atendido por especialistas en las áreas del conocimiento de la psicología, medicina, psiquiatría, la consejería y la participación sacerdotal.

Pero igualmente este pasado 15 de septiembre, durante la mañana se formalizó los acuerdos de paz y reconciliación para Michoacán. Un día que recordamos con tristeza la población de Morelia y Michoacán. Un modelo que plantea la atención a los problemas de inseguridad y violencia, pero también de adicciones que se viven en Michoacán.

Este modelo, aspiracional, pero que puede ser el diseño de la política pública nacional para la atención a la violencia y el combate a las adicciones, fue suscrito por el Gobierno del Estado a través del Gobernador Silvano Aureoles y por la cúpula de la Iglesia Católica en Michoacán en la persona del Arzobispo Carlos Garfias, así como por actores sociales: empresarios, académicos y representantes de la sociedad civil organizada, así como distintos integrantes de la Mesa de Seguridad y Justicia.

Acuerdos de paz y reconciliación para Michoacán.
Acuerdos de paz y reconciliación para Michoacán.
(Foto: Especial)

El contexto en el que se da el Acuerdo de Paz y Reconciliación es complejo y hay que abordarlo desde lo holístico y sistémico: el incremento del consumo de drogas en niños, niñas, adolescentes y jóvenes; además de un mercado que los ha seducido y los ha hecho hedonistas, narcisistas, libres, individuales, con valores personales, que buscan el éxito rápido y el lujo y donde los padres han perdido el control y disciplina de sus hijos.

Por cierto hay que expresarlo, es un contexto donde los valores dejaron de ser sólidos y que hoy los mismos se encuentran de manera líquida, inestables y de decisiones inmediatas, donde el placer es ya y ahora. Pero también donde las drogas sintéticas son altamente adictivas y de impactos negativos en el sistema central nervioso de quienes viven ahora en adicciones.

El Acuerdo llega en un momento importante para la atención del segmento de población que es de interés superior, es decir, niños, niñas y adolescentes. En estos temas se requiere de impulsar acciones desde la complejidad, desde lo ético, desde lo moral, desde los valores, los principios y las virtudes sociales u otros temas más. Por ello, importante la participación de las estructuras operativas de la Iglesia Católica, desde las foranias y desde aquellas expresiones más lejanas y pequeñas en donde se podrán tener los espacios de escucha asertiva.

El proyecto abarca la educación para la paz, es decir, impulsar acciones desde la educación a efecto de formar e informar sobre este modelo a la población. Las autoridades de la iglesia, en distintas ocasiones ha precisado que es importante educar para la paz, para los valores y la prevención del delito, para la prevención de las adicciones y de aquellas acciones que agreden la dignidad de las personas, principalmente de los más débiles: niños, niñas, adolescentes y desde luego los jóvenes.

Desde muchos pensamientos y estructuras se han impulsado acciones sobre la paz, en este sentido existen los acuerdos entre instituciones para fortalecer el tema, se han hecho igualmente acciones para generar la participación intrainstitucional con eventos que privilegien los contenidos de la paz dentro de los espacios escolares. Así como, muchas instituciones como el Órgano Autónomo de Derechos Humanos realiza el acompañamiento en la Pastoral Social de Pátzcuaro para impulsar talleres sobre La Paz y la Convivencia Social, elementos que permiten desarrollar nuevas estrategias para evitar la violencia y mejorar la comunicación entre los miembros de la familia.

Quiero reiterar que, al ser un defensor de proyectos de inclusión, equidad y respeto a la otredad, siempre como ciudadano y como persona me he sumado a acciones para el fortalecimiento y crecimiento social, por ello, no dudare en seguir colaborando en cualquier espacio que permita promover el respeto, la tolerancia, la comunicación, la igualdad, libertad y la creación de una comunicación asertiva para el mejor desempeño de la población, por ello, de suma importancia esta Acuerdo.

Entre las metas contempladas en el marco del Acuerdo, se fija el establecimiento y operación de 40 Centros de Escucha y 20 Centros de Acompañamiento para víctimas de violencia y adicciones. Estos esfuerzos podrían constituir la propuesta de un diseño de política pública nacional.

No omito mencionar a muchos otros actores sociales que impulsan la paz, como la Universidad UCLA, o bien el Colegio de Bachilleres que tienen un programa para la Paz y que se han generado las condiciones para que de manera coordinada con la Comisión Estatal de los Derechos Humanos se trabaje en ese proyecto, a también como lo hacen distintas organizaciones como Mujeres de Acero, Deportista con causa, o bien los niños y niñas parlamentarias de Apatzingán que promueven el respeto a la madre Tierra. También Uno en Voluntad, A.C. que tiene un proyecto de promoción para la Convivencia para la Paz.

Igualmente la Secretaria de Educación en el Estado o la Secretaria de Educación Pública que continúan impulsando el Programa Nacional para la Convivencia Social. Así, de alguna manera todos ponemos un granito de área para contribuir a la paz y convivencia social.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Debatamos Michoacán: Vaqueros

Comunidad y desarrollo sostenible

Prevención

Tlalpujahua

Educación cívica

Día nacional y estatal contra la discriminación

Uruapan con cohesión social

Tolerancia y respeto

Los bachilleres de Cuitzeo

Paz y reconciliación

Conocer el conocimiento

Apatzingán y lo transdisciplinario

Seguridad humana con cultura y deporte

Humano

Las y los pescadores

Los saberes: ¿cuántos, cuáles?

Apatzingán

Naturaleza y vida

Cuenteras internacionales en LC

Ecoconciencia

Descolonizar para avanzar 3/3

Descolonizar para avanzar 2/3

Descolonizar para avanzar 1/3

Humanismo en el arte visual

Formar para la vida

Nuevo pacto civilizatorio y planetario

El valor de amar

Contradicciones

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil