Alejandro Vázquez Cárdenas
Izquierda, ignorancia y necedad
Miércoles 18 de Septiembre de 2019
A- A A+

El aprecio que tengo por eso que se autonombra "izquierda" en México puedo escribirlo en un sello de correos y me sobra espacio, y para esa cosa que pretende ser "izquierda" en Michoacán, un confeti me basta. Aclaro, este sentimiento no es gratuito ni llegó caído del cielo, sencillamente es producto de años de observar, investigar, escuchar, estudiar, examinar, leer y analizar a esos personajes que pase lo que pase, suceda lo que suceda, siguen siendo incapaces de comprender lo que acontece en nuestro país y en el mundo.

Cierto es que no se puede ser muy exigente con estos “izquierdistas”, y menos con los que militan en la 4T, pues una gran parte de ellos tienen un nivel cultural y educativo digamos que mediocre, y otros, por las circunstancias que influyeron en su formación y determinaron su personalidad, viven aferrados a los dogmas, fobias y filias que marcaron su juventud, por cierto, dogmas que fueron transmitidos por otros tan ignorantes y mediocres como ellos mismos. Estas personas sencillamente no son capaces de quitarse las anteojeras ideológicas que les impiden ver la realidad, o tal vez no desean ver la realidad.

A esta "izquierda" los acontecimientos mundiales no les ha enseñado nada. Para ellos el fracaso de la URSS se debió no a su ineficiencia, corrupción y enormes contradicciones, sino a una mala aplicación de las bondades de la doctrina marxista-leninista. La pobreza de los países de Europa oriental no existió, la vida en la Alemania del Este, la irónicamente llamada Alemania "democrática", era realmente buena. Para ellos Cuba es el "primer territorio libre de América", y no lo que verdaderamente es, un enorme y barato burdel. Hablan del "criminal bloqueo norteamericano" y ni idea tienen de lo que realmente es. Venezuela, bajo la bota de Hugo Chávez y ahora de Nicolás Maduro es "revolucionaria" y sus expropiaciones y censura son necesarios actos de reivindicación nacional.

Para esta "izquierda" la solución radica en seguir las recetas del estatismo, el proteccionismo y el nacionalismo en su más primitiva expresión. El Estado como un Ente benefactor, protector y proveedor de empleos. Nada de esforzase, trabajar duro, superarse y competir. No, para nada, el Estado debe proveer, el Estado debe proporcionar, el Estado debe darnos todo.

El aprecio que tengo por eso que se autonombra «izquierda» en México puedo escribirlo en un sello de correos y me sobra espacio.
El aprecio que tengo por eso que se autonombra «izquierda» en México puedo escribirlo en un sello de correos y me sobra espacio.
(Foto: Especial)

Para esta izquierda, que se "ilustra" en La Jornada, en los folletitos de Rius, en los monos de unos mediocres y resentidos moneros, en la lectura de rebasados manuales y en la prédica de algunos ayatolas incrustados en diversas instituciones, para esta izquierda, insisto, las causas de que estemos en los últimos lugares en educación, las razones de nuestro atraso, de nuestra baja industrialización y nuestra pobreza se encuentran en la "derecha", en el imperialismo norteamericano, la iniciativa privada, en las voraces transnacionales, el Opus Dei, el PRI, el PAN, la CIA; aunque últimamente el receptor de todas las culpas es “La mafia del poder” , esa entelequia que enarbola el Mesías y que sin mediar razonamiento alguno todos sus files devotos le creen. Curiosamente, ninguna culpa tiene Trump, con el solo hay “Amor y paz”.

Nada es más difícil que ejercer la autocrítica, Aceptar que estamos mal, entre otras razones, por los muchos errores de nosotros en verdaderamente difícil. Para esta izquierda de nopal la ancestral corrupción e ineficiencia de nuestra burocracia no son responsables de nada. La incompetencia de ese magisterio que vive en un paro cuasieterno y que se niega a ser evaluado para no exhibir su ignorancia no es culpable de nada, la pésima calidad de nuestros egresados universitarios no nos hace meditar nada, los sindicatos que solo sirven para cobrar cuotas, exigir derecho de pernada en admisión, escalafón y cambios, además de proteger holgazanes, no son culpables de nada. La mediocridad de nuestras universidades no nos preocupa. El severo problema de alcoholismo en las zonas indígenas no traduce ningún daño. El incompetente maestro que no se prepara, el agente que pide mordida, el político que miente, el ignorante y cerril legislador que ni se entera de lo que vota, el obrero que amanece ebrio cada lunes, los incontables aviadores que viven del erario; esos no tienen la culpa. La culpa la tienen otros, pero nosotros... jamás.

Si Ud. amable lector, está en desacuerdo con lo anterior, no hay problema, dedíquese a leer a los nuevos voceros del sistema, contratados a tiempo completo a defender y alabar al Presidente López y descalificar a todos aquellos que se atrevan a cuestionarlo. En la óptica de estos especímenes solo caben alabanzas para esta 4T.
Mal asunto.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo