Xuchitl Vázquez Pallares
Igual pero diferente y único…
Jueves 19 de Septiembre de 2019
A- A A+

Este año la celebración del grito tuvo un profundo significado. Fue igual, pero diferente y seguramente único.

El bullicio y algarabía, los colores, las fiestas y comelitonas empezaron desde dos días antes al día quince.

Desde el viernes ya los corazones de los mexicanos parecían rehiletes multicolores.

Mi rehiletito – corazón, me levantó desde temprano. ¡Cuánto amor por esta mi tierra!, seguí mis pasos y fui a dar a Los Pinos. A ese centro de poder ancestral.

Lo primero que vi fue un bellísimo altar en homenaje a Toledo. Hombre maíz, hombre tierra, hombre sol de estas tierras.

¡Cuánta falta nos hará, en las luchas que ya están en puerta!
De repente vi a mujeres del istmo, bellas y fuertes como estrellas centelleantes. Junto a la ofrenda estaba una exposición nombrada “Hilos que danzan”. ¡Que deleite a la mirada!

Cientos de bordados del istmo, de Hidalgo y diversas regiones de Oaxaca. Lo más bello era ver la faz de los indígenas impregnados en las flores, aves y grecas llenas de simbolismo y sabiduría.

Además de ver nuestra riqueza oculta en los bordados, ví muchas mujeres con alto poder adquisitivo buscando que comprar para ponerse esa noche,
Caminamos a lo que habíamos ido, a la Casa Blanca de los presidentes de este país. Miles de mexicanos habían sentido el llamado de ese centro de poder y caminaban los senderos y las diversas casas con admiración, pero sobre todo con coraje.

La ira contenida, el rencor hacia haber sido ultrajados y robados estaba en las miradas, en cada gesto corpóreo.

Entrando esta la casa primigenia, la que habitó el presidente Lázaro Cárdenas con Doña Amalia. Me transporté a cuando ahí vivían. Me imagine al general caminando por el entonces bosque, antes de que lo talaran para hacer el helipuerto, la enorme casa para Miguel Alemán, para Ruiz Cortines, las “cabañitas” para la familia de López portillo, para la casa para los guardias y los caminos ya no verdes sino con adoquines y las estatuas muestra del culto al ego y al fomento a la ignorancia.

Hacerle creer al pueblo que Miguel Alemán sirvió a la patria, cuando fue todo lo contrario, ensalzar a quienes saquearon la nación y fueron entregando de a poquito o de a muchito, nuestra soberanía, nuestra independencia económica y política, nuestras riquezas del subsuelo.

Escuchamos comentarios llenos de ira; “hubiera traído un mazo para quitarle la cabeza a este ladrón.” decía un hombre frente a la estatua de Peña Nieto. Se burlaban muchos de Fox abrazando a una niña indígena, se tomaban fotos de burla imitándolo.

El bullicio y algarabía, los colores, las fiestas y comelitonas empezaron desde dos días antes al día 15. Altar en homenaje a Toledo.
El bullicio y algarabía, los colores, las fiestas y comelitonas empezaron desde dos días antes al día 15. Altar en homenaje a Toledo.
(Foto: Especial)

Dentro de la casa Miguel Alemán la gente deseaba fotografiarse en la escalera donde la Gaviota y su hija Sofía posaron para una revista. Había unas guardias literalmente gritando “nada de fotos en la escalera” Gritaban de manera prepotente y grosera.

Al entrar a las casas, sobre todo donde vivió la familia de Peña Nieto, era evidente el saqueo que realizaron. Ni los cacahuates dejaron. La reacción de la gente era de enojo.

El pueblo de México quiere un alto a la corrupción en los hechos, esto incluye por supuesto que se castigue y exigir se devuelva todo lo robado. Había un grito silenciado quizás por tanto año de “educar” al pueblo a temerle al poder, sin darse cuenta de que ellos son los que dieron poder a los verdugos.

Así ha sucedido a lo largo de la historia, no solo de México sino del mundo.

Mientras tanto en el Zócalo, ahí en el corazón de la patria, llegaban miles para dar el grito. Igual que siempre, pero diferente.

Sin cateos, sin policías uniformados, sino muchos vestidos de civil.

Imposible no recordar la lucha heroica de los miles de indígenas con Hidalgo a la cabeza para recuperar lo suyo; su tierra, su país, su historia. Tras tres siglos de dominio extranjero, de saqueo, muerte y tortura. Tres siglos de estar escuchando que no servían para nada, que eran feos, que eran animales, que su lengua no debía ser hablada. Tres siglos de sometimiento no es fácil de remontar.

Sin embrago literalmente se armaron de valor y se fueron a luchar sin más armas que piedras y azadones y el enorme amor por esta tierra. Y justamente por ese amor vencieron al ejército más poderoso de ese tiempo. Y México recobró su nombre y volvió a ser nuestro.

Muchos han dado la vida por la soberanía de este país, en muchas épocas y en diversas trincheras, a todos ellos debemos honrarles, defendiéndola, tornándola realidad.

El grito de Hidalgo de “abajo el mal gobierno”, fue lo que detonó las conciencias e hizo que se perdiera el miedo de miles.

El ritual del grito, inicio desde el 16 de septiembre de 1812, se efectuó en un edificio conocido como El Chapitel, en Huichapan, Hidalgo, por el general Ignacio López Rayón.

Posteriormente José María Morelos, en uno de los veintitrés puntos que conforman sus Sentimientos de la Nación, propuso al Congreso de Chilpancingo que en la Constitución en la que por entonces se trabajaba " se solemnice el día 16 de septiembre todos los años, como el día aniversario en que se levantó la voz de la Independencia y nuestra santa Libertad comenzó, pues en ese día fue en el que se desplegaron los labios de la Nación para reclamar sus derechos con espada en mano para ser oída; recordando siempre el mérito del grande héroe, el señor don Miguel Hidalgo y su compañero don Ignacio Allende". Finalmente, se declaró el 16 de septiembre como día de fiesta nacional en la Constitución de Apatzingán; medida que fue ratificada por los congresos constituyentes de 1822 y 1824.

Desde entonces el ritual ha sido efectuado por patriotas y vende patrias. Porque de todo hay en estas tierras del Señor.

El grito de este año fue como todo ritual, siguiendo ciertos lineamentos establecidos por décadas, pero también fue diferente y único.

Además de los vivas a Miguel Hidalgo, José María Morelos, Ignacio Allende y a la Corregidora Josefa Ortiz de Domínguez-, en esta ocasión se incluyó a Leona Vicario, así como "a las madres y padres de nuestra patria".

La campana fue tocada con fuerza, pero a la vez con amor. Muchos ojos se llenaron de lágrimas, al ver a un presidente que daba el grito con sentimiento, sabiendo la importancia, significado y poder de este ritual.

El presidente también grito fuerte; “Vivan los héroes anónimos, viva la democracia, vivan las comunidades indígenas y la fraternidad universal.

Gritar eso en ese lugar sagrado, en ese centro de poder es ciertamente compromiso. En lo que respecta a las comunidades indígenas hay una gran deuda. Gracias a ellos pudo realizarse la independencia y la revolución, y sin embargo no se les valora ni respeta. Padecen de discriminación, desigualdad, racismo y miseria.

Les han arrebatado, robado sus territorios, acabado con sus usos y costumbres.

Se pretende hacer megaproyectos en el sureste. En la mira de grandes empresas están esas tierras que son realmente el paraíso. Las cuáles serán gravemente afectadas de realizarse dichos proyectos.

Se acabará con la biodiversidad, que no es nuestra sino del planeta, se pretende crear otro Panamá en el Istmo de Tehuantepec, poniendo mucho en riesgo en aras del “desarrollo”.

Cuando escuche; “¡Vivan los pueblos indígenas!” Pensé que ese grito es compromiso de respeto, de no hacer con sus territorios lo que, a los empresarios de muchas ganancias, sino priorizando la vida y bienestar de esas tierras y todos sus habitantes.

No es posible se realicen encuestas para algo de tanta trascendencia. Los investigadores y científicos han demostrado ya la inviabilidad de estos proyectos. Ellos son la voz del pueblo, como lo fue Hidalgo, Morelos, Melchor Ocampo, investigadores y científicos, hombres de conocimiento y gran amor a los pueblos indígenas.

¡Viva México, Vivan los pueblos indígenas¡

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Es delito ser antiimperialista…

Tiempos de horror…

Larga y cruenta lucha…

Nada que celebrar…

A flor de piel…

No se olvidan los 43…

Igual pero diferente y único…

Septiembre…

El país que soñamos…

Tiempos de emergencia…

Indignación...

Legados ancestrales…

Verdades incomodas…

Nuestras raíces…

¡Cuánta impunidad!

¿Qué está pasando?...

Educación y conocimiento…

Guerra por el poder…

Impunidad…

Total impunidad…

Enorme deuda de la humanidad…

21 de mayo...

Entre fuegos...

Lo que parece utopía puede hacerse realidad…

Honrémosles…

Nuestra tierra…

Señales contundentes...

Zapata vive…

Agradecimiento…

El 26 de marzo de 1981…

Muchos 18 de marzo…

Diosas…

Claroscuros...

Los desposeídos …

Remembranzas de luchas…

De oído a oído, de corazón a corazón…

Trabajo conjunto….

Entre la luz y la oscuridad…

Oportunidad para un cambio de conciencia…

La importancia de tener petróleo…

Trabajemos por un 2019 pleno…

Grandes desafíos…

Economía del conocimiento…

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…