Lunes 30 de Septiembre de 2019
A- A A+

Deberá llegar el momento en que el compromiso con la agenda ambiental del país sea factor determinante para que los políticos accedan a la representación. Hasta ahora las reivindicaciones medio ambientales han sido insertadas a modo de complemento en las plataformas de los partidos y de sus candidatos. Se suele creer que esta agenda es secundaria y que quienes la proclaman la han empujado más allá de la importancia que tiene, se llega a creer que son reclamos coyunturales, de moda. Nada más equivocado.

Quienes han sido electos para la representación, casi todos, a la hora de ejercer su función, relegan o francamente olvidan los compromisos que deberían promover para el cuidado y preservación de los ecosistemas, gracias los cuales se puede realizar la vida humana. A sabiendas que la agenda ambiental, a medida que pasa el tiempo, los ciudadanos la van haciendo suya y se constituye en referente para articular protestas sociales y que su reivindicación atrae votos, se proclama pero sólo en el discurso. Y no está mal que los políticos se acerquen cada día más a los problemas medio ambientales, el problema es que hasta ahora la concreción de políticas públicas para atenderlos es claramente insuficiente y en algunos casos representa retrocesos. Es decir, el hacer debe ser la consecuencia esperada del hablar, cosa que hasta ahora no siempre ha ocurrido.

La congruencia y consecuencia de la clase política con el medio ambiente debe medirse por la calidad de las políticas que se emiten, por los resultados y no por el discurso esgrimido, y eso es crucial frente a las crisis que en esta materia estamos enfrentando. Los políticos mexicanos tienen inclinación por la adhesión demagógica. Difícilmente dicen que no pero en los hechos dejan las cosas como siempre han estado. A raíz de esta cultura de la omisión hemos llegado a los desastres ambientales que emergen por todo el territorio nacional. Como bestia desbocada avanza en carrera loca la deforestación y la extinción de especies. La cantidad de hectáreas de bosques y selvas que anualmente se pierden con dificultad se recuperan espacios marginales. En el caso de las demás especies vegetales y de fauna el asunto es más grave porque para ello no existen estrategias integrales para su recuperación y repoblamiento, simplemente se pierden. El incremento de la precariedad ambiental va de la mano con el deterioro de los derechos ambientales de la población y con el estrechamiento de las oportunidades de vida futuras, cuestiones que los políticos deberían tener presentes y romper con el inmediatismo y pragmatismo que suele caracterizarlos.

Hasta ahora las reivindicaciones medio ambientales han sido insertadas a modo de complemento en las plataformas de los partidos y de sus candidatos.
Hasta ahora las reivindicaciones medio ambientales han sido insertadas a modo de complemento en las plataformas de los partidos y de sus candidatos.
(Foto: Especial)

De por sí México llegó tarde a le generación de ordenamientos jurídicos pro ambientales, pero se resiste aún más a llegar al punto en que se hagan valer tales leyes y al establecimiento de estrategias que frenen la destrucción. La inexistencia de una concordancia eficaz entre las instituciones federales, estatales y municipales en la materia, el consentimiento de actividades productivas ecocidas y la corrupción que permea en algunas instituciones, son la vía por la cual transita el afán destructor del patrimonio natural del país. Esto no se ha movido y debiera preocuparnos.

El avance y consolidación de la conciencia ambiental entre los ciudadanos es fundamental para mover el pesado anclaje de la omisión. El día en que los electores castiguen o reconozcan con su voto a los políticos por su desempeño frente a los problemas ambientales, entonces habremos dado un gran paso. En los tres ámbitos de gobierno tenemos hoy día políticos que se han enriquecido a costa del medio ambiente o bien representantes que rotundamente engañaron a sus electores dándoles al final gato por liebre. En lugar de políticas ambientales autorizaciones para la destrucción de ecosistemas. Una cosa es el hablar y otra distinta el hacer.

Ya tenemos, de por sí, un gran retraso que nos ha costado la pérdida de valiosos espacios naturales -en términos de vida y de derecho ambiental-; un retraso que ha instituido una rutina que a diario devora aguas, bosques y tierras. Y hasta ahora no hay elementos para afirmar que esto se ha frenado. Más bien es lo contrario, así lo dicen, por ejemplo, los datos del cambio de uso de suelo en Michoacán, los que dan testimonio de que en los últimos 23 años no ha habido autorización alguna y sin embargo casi la mitad de las plantaciones aguacateras y de frutillas están instaladas en predios que han sido deforestados.

El retraso no puede prolongarse más, ciudadanos y políticos deben proclamar la agenda ambiental como prioritaria para la preservación de la vida humana y como esencial para la civilización. Prioridad que debe reflejarse en la asignación de recursos y en el rediseño de políticas públicas. Prioridad que debe expresarse en reconocer los retrocesos del gobierno federal en la materia y poner en práctica los acuerdos internacionales de los cuales México participa.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Ver para creer.

La condición de la quimera.

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?