Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Los Diego Fernández
Martes 1 de Octubre de 2019
A- A A+

Diego Pacheco Téllez-Girón y Gómez de Sandoval, es uno de los muchos “Diegos Fernández” que han existido en nuestra República, antes y después de serla. Fue don Pacheco el primer gobernador de Yucatán (1597 a 1604), hijo a su vez de otro Diego Fernández (de Velasco), éste nacido en 1754 y fallecido en 1811. Aristócrata y político fue otro Diego, “El Duque de Frías”.

En el siglo que nos ha tocado vivir, tenemos otro Diego, es éste un bocón llamado igual a los ya señalados, que ha pasado por toda una carrera legislativa, administrativa y oportunista. Originario de chilangolandía, es conocido como el jefe Diego, es abogado y fue (¿és?) casi intimo amigo de Carlos Salinas. Tranzas uno y otro se han entendido muy bien. Diego presta ayuda dio al primero en su incursión denominada “Quema de las boletas electorales” que daban cuenta del triunfo electoral del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano a la Presidencia de la República, en el año fatídico y ominoso de 1988.

Con la llegada de Diego Fernández al Partido Acción Nacional, se presentó dentro de este instituto un fuerte desprendimiento de verdaderos y honestos militantes de Acción Nacional.

De ser nada llegó a Diputado Federal, buscó encumbrarse y vislumbró ciertas posibilidades de ser candidato balín a la presidencia de la República, enfrentándose al candidato oficial Luis Donaldo Colosio, mismo que fue asesinado por el sistema político reinante durante el periodo de Salinas.

Diego Fernández de Ceballos se midió contra el Ingeniero Ernesto Zedillo Ponce de León, egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y contra Cuauhtémoc Cárdenas, candidato del Movimiento de Renovación Democrática y de otros partidos de izquierda en la que se incluyó el P C M, el Partido Popular Socialista, el PARM, al que le robaron el triunfo en forma descarada. indudablemente que la intromisión de este aventurero panista ayudó considerablemente a semi ocultar el atraco electoral que el sistema, a cargo del actual Director de la Comisión Federal de Electricidad Manuel Barlett Diáz, en ese entonces Secretario de Gobernación.

El Jefe Diego.
El Jefe Diego.
(Foto: Especial)

Pero volviendo al panista tenebroso y mentiroso individuo, éste fue acusado de ejercer un tráfico de influencias, que le permitió recibir de las arcas nacionales fuerte apoyo económico, de tal manera que fue acusado por el Partido de la Revolución Democrática, indicando que el jefe Diego se beneficiaba de ciertos sectores con el objeto de aprobar determinadas leyes que pudieran beneficiar a ciertos medios de la comunicación e incluso, públicamente se comentó de supuesto o real secuestro del que se decía, había sido programado.

En fin, este personaje "traficante de influencias y rentista de la crisis" según lo afirmaba la periodista Pérez Lilia Ana en esos truculentos años de Diego, no terminan sus grandes transas.

Los últimos chismes de este hablantín personaje se refieren a una deuda que rebasa los 900 millones de pesos, por no pago de impuesto predial, de recargos, de multas, pero indica que está dispuesto a pagarlos (informa nuestro personaje), pero que no paga por no saber donde se encuentra la alcaldía, la oficina de rentas ni de la dirección de la Presidencia Municipal. ¡Habrace visto tan descarado Diego Fernández¡

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

La mano que mece la cuna

Tan lejos de dios…

¡AGUAS ANDRÉS MANUEL¡

Cinco, seis. ¿Cuántos serán mañana?

¡De la coca cosas veredes¡

¡MAROMAS EN MORENA¡

Los Diego Fernández

¡La verdad es que duele! La guerra en Michoacán

Mi Dios… ¡si eres un sueño!

Inicia la carrera

¡No son 19, son un chin...!

¡Hay pájaros en el viento¡

''En palacio... acto fúnebre''

¡Cuando los perros ladran, vamos avanzando, Sancho!

Adolf Hitler y Trump, dos tipos de cuidado

Morelia, capital peligrosa

¡Mr. Trump...oso!

¡La locura del pelirojo!

¡Al que madruga, Dios lo ayuda!

Cresceré o decresceré

En días no laborables

Fin de una etapa

México ensangrentado, la guerra del petróleo

Que no saben de gobierno

¿Miedo en los expresidentes?

¡Perdón sí, pero castigo también!

El PAN, en el desfiladero

Morelia, ciudad sucia

México y las drogas

La Fiscalía carnal

Críticos falsarios y el beneficio de la duda

¡ Deseducación del estado !

¡ México y el misterio del oro perdido !

Un peligroso payaso

¡Muertos y heridos!

¡Guachicoleros y guachiculeros!

2019 ¡ Feliz año, amor mio!

¡Despacio Andrés Manuel... que vas de prisa¡

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada