Alejandro Vázquez Cárdenas
Enfermedades psicosomáticas
Miércoles 8 de Junio de 2016
A- A A+

Se acepta que una persona cursa con una enfermedad psicosomática cuando presenta uno o más síntomas físicos y después de un examen médico completo, estos síntomas no pueden ser explicados por una enfermedad médica.
Se acepta que una persona cursa con una enfermedad psicosomática cuando presenta uno o más síntomas físicos y después de un examen médico completo, estos síntomas no pueden ser explicados por una enfermedad médica.
(Foto: Especial)

En primer lugar aclaremos. ¿Qué son las enfermedades psicosomáticas? Se califica como trastorno o enfermedad psicosomática al desorden psicológico que genera un efecto físico, provocando alguna consecuencia en el organismo humano. Puede decirse, por lo tanto, que una afección psicosomática se origina en la psiquis y después ejerce una determinada influencia en el cuerpo.

En términos generales, se acepta que una persona cursa con una enfermedad psicosomática cuando presenta uno o más síntomas físicos y después de un examen médico completo, estos síntomas no pueden ser explicados por una enfermedad médica. También es el caso en que una persona efectivamente padece una determinada enfermedad, pero sus síntomas y características son francamente excesivos de acuerdo con lo que cabría esperar.

Por premura, ignorancia o porque en ocasiones estas enfermedades son de difícil diagnóstico, muchos médicos tienden a centrarse exclusivamente en los síntomas que presenta el paciente, sin preocuparse demasiado por averiguar la verdadera causa del problema. Por esta razón es corriente encontrar personas que se quejan de haber recorrido varios médicos sin que les encuentren nada; ya les han realizado decenas exámenes de laboratorio, llevan un álbum de radiografías y han consumido el equivalente a media farmacia, pero continúan sintiéndose mal y presentando los mismos síntomas. En estos casos es muy probable que estemos ante problemas psicosomáticos.

No es raro que a este tipo de paciente se les trate únicamente con ansiolíticos pero eso no resuelve nada, al cabo de un tiempo éstos vuelven con el mismo problema o con otros síntomas diferentes. En estos casos, cuando el paciente ya ha peregrinado con varios médicos, es necesario replantear el problema y entender que es necesaria la ayuda de un psiquiatra o un psicólogo.

Pero resulta que las personas que padecen estas molestias no entienden, o no aceptan la explicación de lo que les pasa y por lo tanto tienen gran resistencia a acudir con un profesional de la salud mental. No comprenden cómo este profesional les puede ayudar. Algunos, más refractarios a todo razonamiento, y con más dinero que sentido común buscan su curación en las medicinas alternativas, las cuales, obviamente, tampoco solucionan su problema.

La palabra «psicosomático» tiene su origen en dos vocablos griegos que significan «mente», psyckhé, y «cuerpo», soma, y fue utilizada por primera vez en 1818 por el psiquiatra alemán Johan C. Heirroth en un debate acerca de las causas que provocan el insomnio. Varias enfermedades y trastornos como el asma, la hipertensión y la trombosis coronaria recibieron, unos años después, el nombre de psicosomáticos, ya que a la luz de los escasos conocimientos de la medicina de esa época se pensaba que su origen residía en las alteraciones mentales de quienes las padecían.

En la actualidad, con este término se designan aquellas enfermedades en las cuales los factores emocionales y físicos están relacionados de forma íntima. Esto significa que el estado de la mente afecta al organismo, originando una enfermedad física real y, por tanto, manifestando síntomas y dolor también reales. Dentro de estas enfermedades se puede mencionar varios tipos de cefaleas, ciertas alteraciones gastrointestinales como el colon irritable y diversas patologías dermatológicas. Incluso la propensión a accidentes en el hogar o en el tráfico es mayor en aquellas personas que están bajo los efectos de una alteración emocional.

El tratamiento de estas patologías es un verdadero desafío para el médico, sea éste un médico general o especialista en lo que sea. En algunos casos, cuando la enfermedad es severa, como la colitis ulcerosa crónica inespecífica (CUCI) y algunas patologías dermatológicas crónicas en extremo molestas, el manejo debe ser por un equipo multidisciplinario integrado por el médico especialista tratante apoyado por psiquiatría, psicólogos y una red social de apoyo.

Eso de decirle al paciente “todo está en tu mente” y animarlo diciéndole “échale ganas” no sirve de nada.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia