Ignacio Hurtado Gómez
AULA NOBILIS
¿Una democracia puede enfermarse, debilitarse o incluso morir?
Jueves 3 de Octubre de 2019
A- A A+

Pareciera que no es una pregunta que comúnmente nos hagamos. Más aún, tal vez nunca nos habíamos planteado una interrogante así. Y sin duda, no estamos frente a una pregunta menor.

A pesar de que hemos hablado desde hace varios ayeres de la transición democrática, así como de su proceso de consolidación y fortalecimiento, pareciera que siempre hemos estado tranquilos de vivir en una democracia, y tal vez por ello pocas veces nos hemos detenido a preguntarnos si nuestra democracia a la mexicana algún día, o incluso tal vez ahora, pudiera enfermarse o debilitarse. Menos aún nos hemos planteado si algún día se nos pudiera morir.

El posible catastrofismo que se pudiera leer en la pregunta no es un tema gratuito. Desde el otro lado del muro, los profesores Levitsky y Ziblatt, desde la perspectiva norteamericana se han planteado “Cómo mueren las democracias”, y para ello en términos muy generales señalan que hay dos vías: la violenta como los golpes de estado en donde las democracias mueren súbitamente, y cuando un gobernante llega al poder por la vía democrática y legitima, pero al tiempo comienza a socavar las instituciones democráticas al grado de matarla. Claramente la dedicatoria lleva nombre y apellido, y más ahora que se ha iniciado juicio político en su contra, o el llamado impeachment.

Por su parte, del lado nuestro, el maestro José Woldenberg hace no mucho ha presentado su libro: “En defensa de la democracia”, e igualmente reflexiona desde la misma portada con una premisa fundamental: “Como toda edificación humana, la democracia puede fortalecerse, reblandecerse e incluso desaparecer para dar paso a fórmulas autoritarias”, lo cual me hizo recordar de inmediato el vericueto que traen el senado con el tema de la desaparición de poderes en algunas entidades federativas, decisión que, por lo demás, no requiere de una mayoría calificada, por lo que los números son muy claros.

Y esto sin olvidar otro texto de John Keane, sobre la “Vida y muerte de la democracia”, con un repaso histórico hasta llegar a su forma contemporánea.

La democracia hoy no podemos circunscribirla al tema meramente procedimental o electoral en términos de la toma de decisiones, sino que tiene también, y he aquí la trascendencia, una vertiente de derechos humanos, de valores y principios.
La democracia hoy no podemos circunscribirla al tema meramente procedimental o electoral en términos de la toma de decisiones, sino que tiene también, y he aquí la trascendencia, una vertiente de derechos humanos, de valores y principios.
(Foto: Especial)

Nada menor pues, en estos momentos en donde se confrontan el Parlamento y el Primer Ministro en Gran Bretaña por el tema del Brexit, cuando este último mandó cerrar el parlamento de forma indebida, señaló la propia Corte Británica que ordenó su reapertura.

O incluso el conflicto que hoy día traen en Perú entre el Presidente de la República que acaba de desconocer al Congreso y de convocar a nuevas elecciones, y por su parte del Congreso que por votación mayoritaria acaba de desconocer al Presidente.

Así pues, no estamos ante un tema menor, sobre todo en la medida de que se dimensione la magnitud de una eventualidad así, y para ello dos reflexiones finales.

En primer lugar no podemos dejar de lado lo que implica un sistema democrática, y a partir de ahí valorar la importancia de cuidarlo, de protegerlo. En efecto, está más que dicho que la democracia hoy no podemos circunscribirla al tema meramente procedimental o electoral en términos de la toma de decisiones, sino que tiene también, y he aquí la trascendencia, una vertiente de derechos humanos, de valores y principios dentro de una colectividad. Se trata de valorar su vertiente sustantiva, esto es, la democracia de contenido.

En ese punto baste recordar lo que dice nuestra propia Constitución cuando señala que la democracia “es un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo”, por ello, pensar en una democracia mermada, frágil, debilitada, enferma o incluso moribunda no es poca cosa, pues ello sin duda impacta en la vigencia de los derechos humanos, y con ello, en la satisfacción de las necesidades más elementales de la sociedad, así como de nuestras libertades.

En otras palabras, y por todo lo que ello implica, no podemos darnos el lujo como sociedad de tener una democracia reblandecida o debilitada.
Y más aún, porque hasta donde se sabe, no tenemos algún otro modelo o sistema que pueda sustituir a nuestra democracia en caso de que este modelo termine por desaparecer; es decir, es lo único que tenemos como garantía de las libertades y derechos.

En ese punto no hay de otra. Debemos y tenemos que cuidar a nuestra democracia, como régimen político, como estructura jurídica, y como sistema de vida.

Al final, la buena noticia como dijera Mafer es que, aún y cuando se encuentre moribunda, ésta nunca fallecerá, porque la democracia es inherente al pueblo, y mientras haya pueblo, la semilla de la democracia estará presente para revitalizarla y fortalecerla cuando sea necesario. Al tiempo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Cornel West y Robert George: sobre la verdad, democracia y libertad de pensamiento

“Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía…”

Violencia política contra la mujer por razones de género

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Democracia monitorizada

Resiliencia social

Nuestra democracia. Entre Washington y San Paulo

¿Y cómo vamos a evaluar al reelegir o revocar?

¿Por qué se debilita o reblandece una democracia?

¿Una democracia puede enfermarse, debilitarse o incluso morir?

Sociedad despolitizada

La legitimidad de los jueces en el constitucionalismo democrático

La gran ausente en las reformas electorales: la cultura cívica como política de estado

Financiamiento ilícito de la política y captura del estado

¿Qué es la Agenda 2030?

Justicia, democracia y derechos humanos en la UMSNH

Tres enseñanzas de que el derecho se piensa

Cuidemos las instituciones democráticas

Tiempos de deliberación democrática

La Revocación de Mandato y la SCJN

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Violencia política contra la mujer por razones de género

¿Por qué los órganos autónomos?

Reflexiones constitucionales

Repensando la democracia municipal

¡Es la cultura democrática, o la cultura política, o la de la legalidad, o la educación cívica!, ¡la que sea!

Pacto deliberativo por la UMSNH

La democracia a debate en 2018

Twitter, entre lo público y lo privado

¿Reformar por reformar lo político-electoral?

Reglas para la cancha pareja para las elecciones de 2018

Lo de hoy es ser anti establishment

La Enccívica

Sergio García Ramírez en Michoacán y los derechos humanos

¿La felicidad como derecho?

Ser hombre y ser mujer, Encuesta Nacional de Género

A 202 años de Ario de Rosales y 25 de Justicia Electoral en Michoacán

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Quo vadis?

Constitución de Apatzingán de 1814

¿Un nuevo constitucionalismo para Michoacán?

Sentencias II

Democracia, transparencia y reelección

Falsas promesas de la democracia

La aceptabilidad de la derrota

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Resiliencia social

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Debilidad institucional y exigencia social

Día Internacional de la Felicidad

Reivindicar a Ario 1815. Justicia y felicidad

La verdadera Reforma Educativa

La reelección en Michoacán

Es la impunidad…

Aula nobilis