Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Urapicho, crónica no anunciada
Martes 8 de Octubre de 2019
A- A A+

Cuántos medios de comunicación de todos los niveles nos fuimos con la finta sobre el anuncio dominguero de un levantamiento armado en Urapicho, comunidad indígena purépecha, enclavada en el municipio de Paracho, lo cual derivó en una serie de especulaciones.

Un recorrido realizado este lunes, alrededor del mediodía, la comunidad lucía sola, incluso en el centro los comercios estaban cerrados y solo se veían de vez en cuando el paso de pequeños escolares o de mujeres con su vestimenta originaria; no, no había casi hombres en el lugar.

A la entrada, en el principal acceso apenas se visualizaban tres integrantes de la Policía Michoacán y ya en el “corazón” del territorio de Urapicho una patrulla de la propia corporación con igual número de miembros solo hizo un pausado recorrido, saludando, sin detenerse.

En la plaza principal había secuelas de un domingo hormigueante, a un lado dos autobuses retenidos y huellas de dos fogatas, no más; pasado el mediodía dos pequeños negocios se unieron al cierre de los demás, las mujeres se iban arremolinando, en tanto más escolares curioseaban.

En un momento dado de los tres periodistas que estábamos en el lugar, dos fueron increpados por mujeres: “aquí no estén chingando, hijos de su puta madre”, “aquí no está permitido tomar fotos, sino se va a reunir el pueblo y lo van a sacar”, “aquí la gente se va a levantar y lo van agarrar a usted”.

Y, pese a eso, aquí también se escucha que el texto del levantamiento armado no solo fue por las muertes de un hombre y un menor de edad, provocadas en un asalto a mano armada, sino por la aprehensión de un elemento policiaco, cuyos familiares incitaron a la “rebelión”.

Lenin Sánchez Rodriguez.
Lenin Sánchez Rodriguez.
(Foto: Especial)

No, al menos en este lunes, no había gente civil armada, los que lo estaban unas horas antes, quienes retuvieron casi brevemente al alcalde de Paracho, se fueron a la capital michoacana, a negociar la seguridad de la comunidad, pero más la liberación de un policía local acusado de secuestro.

En la mañana, en Morelia, en la acostumbrada conferencia de prensa semanal, con tiento hacia los medios de comunicación que habíamos dado la nota del supuesto levantamiento armado, el gobernador Silvano Aureoles Conejo, daba cuenta en forma general de lo sucedido.

Pregunta.- ¿Cuál es la situación que prevalece en Urapicho?
Respuesta.- Está, digamos, tranquilo. Esta situación que se vivió ayer con algunos habitantes de Urapicho, fue motivada de manera específica -para no generalizar el tema-, por los familiares o amigos de una persona que fue requerida por la Fiscalía por tener pendiente orden de aprehensión, en consecuencia, presunto culpable de algunos delitos que se le imputan.

Ya será el juez el que determine la situación, pero no es que esté Urapicho “alzado” como intentaron decir con algunos videos que subieron a redes, no. Es la familia de un presunto culpable de delitos; ya eso lo determinará el juez (…), pero Urapicho (está) tranquilo.

Pregunta inaudible…

Respuesta.- Fueron los familiares los que reclamaron por su retención, punto (…). Lo otro creo que fue un exceso; se facilita ahora por las redes, hablar de eso del anuncio que hicieron de un supuesto alzamiento, pero no.

Pregunta inaudible…

Respuesta.- El tema del detenido está debidamente fundado y por eso se giró la orden de aprehensión; es un tema de la Fiscalía. Y se abrió un espacio para que, a los familiares, la Fiscalía les explique las razones, que vean cuál es la motivación y cuál ruta deben seguir.

Hasta donde sé, los delitos que se le imputan son graves (…) A mi juicio, lo que tienen que hacer es ver la ruta jurídica. Lo demás solo complica la situación del detenido.

Tenemos que llegar a un nivel en el que la ley se aplique y no estemos sujetos a caprichos o arranques o chantajes o presiones, porque si no entonces ya no vas a poder hacer nada porque usan estas prácticas recurrentes, y aunque sean delincuentes defenderlos. Pues no, hay que esperar que sea el juez el que lo determine.

Nada es lo que parece



Y a la lucha por una de las dos magistraturas del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM) no se descarte entre los posibles a Lenin Sánchez Rodríguez, consejero jurídico del gobierno michoacano, más que es especialista en derecho electoral; al menos el perfil lo tiene.

Conjuro



Del anuncio del burdo levantamiento armado de la comunidad purépecha de Urapicho al de la conformación, por lo pronto, de una figurativa autodefensa en la Tenencia de Morelia de Jesús del Monte.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Michoacán, ¿zancadillas en el Gabinete?

El sorprendente Lalo Tena

La encrucijada del SPUM

Indígenas, pendientes

“¿Para qué chingaos votamos por ustedes?”

PVEM, el coqueteo con un Orihuela

El super subsecretario

Cherán, el derecho en insurrección

El vídeo del hijo del Chapo

Nadie domina en Morena Michoacán

La danza de los normalistas

Morena Michoacán, a prueba

El inesperado respaldo a Cristóbal Arias

Torres Piña, el otro destape

Congreso corto

Senado, el michoacano influyente

Aguililla, ¿las cartas sobre la mesa?

Masacre en Aguililla

IEM, los que aspiran

PRI, la lucha por la gubernatura

Un bloque portuario inesperado

Urapicho, crónica no anunciada

TEEM, por una reforma electoral local

IEM, los que merecen

TEEM, el arribo

Morena, la diferencia

Silencio electoral

Morena, una elección de fundadores

El legado del TEEM

Esperando al auditor...

El legado del TEEM

Silvano, tercia de halagos

Violencia, tres en uno

Encuesta 2021, el PRD desaparece

MORENA, el reencuentro

AMLO, caso Mireles

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

Tepalcatepec, ambigüedad presidencial

Michoacán, la impensable alianza

ZEE, sepultada

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Autodefensas, diálogo fallido

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa