Xuchitl Vázquez Pallares
Nada que celebrar…
Jueves 10 de Octubre de 2019
A- A A+

La historia oficial la escriben los vencedores. Habría de hacerse una revisión de muchos textos, decires y creencias.

Pasado mañana se conmemoran 527 años del “descubrimiento” de América, El cual, como todos sabemos actualmente, ya había sido descubierto por navegantes vikingos y/o fenicios. Los cuales no venían para expandirse, invadir o llevarse nuestras riquezas. Incluso hay la creencia de que Quetzalcóatl, podría ser un navegante que llego a nuestras costas, se integró totalmente, compartió conocimientos y utopías, y partió con la promesa de regresar.

El 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón, financiado por los reyes de España y los banqueros de Génova, llegó al paraíso. En su diario sobre el descubrimiento, el almirante escribió 139 veces la palabra oro y 51 veces la palabra Dios o Nuestro Señor. Describe como no se cansaban sus ojos de ver tanta belleza y riqueza en aquellas playas. El l 27 de noviembre profetizó: Tendrá toda la cristiandad negocio en ellas. Y en eso no se equivocó.

España, sacó de estas tierras enormes riquezas y poder. Su imperio se expandió más allá de los mares y acabo con el “nuevo mundo”, apropiándoselo y haciéndolo a su imagen y semejanza.

Tras el descubrimiento de Colón de lo que el creía eran “las indias”, salieron de España navíos llenos de gente en busca de riquezas y libertad, pues muchos de los tripulantes eran prófugos de la justicia, empezando por Hernán Cortes.

La Historia oficial enseña que este es día para celebrar. Pero la historia es según del lado que se relate. Para unos es causa gloriosa de expansión territorial y de poder, mientras para otros es fecha que recuerda uno de los mayores genocidios registrados. La masacre de miles de pobladores originarios de todo este continente llamado americano. Nos recuerda la muerte y persecución a quienes defendieron nuestra cultura, nuestros territorios, nuestra cosmovisión.

El “Día de la Raza,” fue instaurado con la finalidad de que no se olvidara la supremacía de España, y de la raza blanca. Que diéramos “gracias” por haber sido “descubiertos”.

El día 12 de octubre se celebra la fiesta nacional de España. Como no iban a celebrar ese día, si se hicieron de las riquezas de todo un continente, lo explotaron a su antojo y con las riquezas extraídas de estas tierras, llegaron a ser una de las potencias más importantes del orbe en esa época.

Es un día que se instauró como celebración del despojo, del genocidio, latrocinio, exterminio de un sin número de culturas, lenguas y maneras de pensar. En realidad, no tenemos por qué celebrarlo.

Siempre existen distintas formas de ver un mismo hecho. Pero hay hechos que no se pueden negar. La invasión española trajo consigo otra cultura, el poder mediante el desalojo, el latrocinio, la corrupción y múltiples actos de injusticia, Estos son sus peores legados a la cultura que dejaron instaurados en nuestro país, y que aún no han podido ser erradicados. Como ejemplo tenemos todo lo robado, lo saqueado, la corrupción y violencia imperante.

El Día de la Raza, fue instaurado con la finalidad de que no se olvidara la supremacía de España, y de la raza blanca.
El Día de la Raza, fue instaurado con la finalidad de que no se olvidara la supremacía de España, y de la raza blanca.
(Foto: Especial)

El 12 de octubre es conocido como el día de la Raza, si reflexionamos, veremos cómo en su nombre va implícito mucho más.

El término raza es utilizado para hacer referencia a los grupos en que se subdividen las especies animales, incluyendo el homo sapiens. Las categorías raciales humanas usadas se basan en los caracteres biológicos visibles mayormente en la pigmentación de la piel o los rasgos faciales. En realidad, no se puede hablar de diferentes razas entre los seres humanos ya que la diferencia genética entre todos nosotros es mínima.

El concepto “raza” lleva implícito una diferenciación entre los seres humanos. Esa diferenciación siempre ha sido de parte de los que necesitan sustentarse en falsedades para obtener y perpetuar el poder. Toda idea o doctrina de superioridad basada en la diferenciación racial es científicamente falsa, moralmente condenable y socialmente injusta.

Desde el momento mismo en que Colón pone pie en tierra, la declara propiedad de los Reyes Católicos. Nada importó que estas tierras ya tuvieran dueño, fue declarada de “ellos “y de nadie más.

Al invadir los europeos el continente americano, acabaron con una invaluable riqueza cultural. Nada les importó, solo les importaba obtener oro, era su finalidad. El oro era lo único que valoraban.

Realizaron un genocidio terrible, mataron sin que el otro les atacara, saquearon casas y palacios, violaron mujeres y niños, torturaron, esclavizaron, explotaron de manera irracional y brutal los bosques y el subsuelo. Acabaron con una riqueza cultural enorme, producto del desarrollo de los pueblos originarios.

Desde su llegada impusieron como única y verdadera su manera de ver el mundo, su religión y palabra.

Hicieron creer y sentir a los originarios de estas tierras, como seres inferiores, por “ser diferentes”, por tener otro color en su piel, por hablar otra lengua, por no avergonzarse de su cuerpo, por creer y concebir que “el creador” está en todo el universo, en el sol, en el viento, en las flores, en el mar y los desiertos y no muerto clavado en una cruz inamovible.

Les enseñaron y machacaron que ser “indio” es significado de vergüenza, de inferioridad.

A partir de la llegada de los españoles, se impuso en México el racismo como factor determinante de la discriminación y del éxito social.

Era sumamente importante para los españoles “la raza” (la distinción racial), como sistema principal de orden social, por ello se instituyo el sistema de castas. El origen sanguíneo y sobretodo el tono de la piel y los rasgos, determinaban el futuro de hombres y mujeres y el de toda su descendencia. Varios personajes históricos, tuvieron que esconder o mejor dicho “blanquear” su origen, para poder acceder a la educación, y/o a puestos administrativos. Ya que su origen racial les impedía hacerlo. Y así fue por Ley hasta la Independencia, cuando Don José María Morelos y Pavón, estableció la igualdad y la desaparición de las castas.

El pensar o sentir que alguien es inferior a nosotros es sin duda símbolo de atraso e ignorancia. Desafortunadamente esta forma de pensamiento y comportamiento hacia las personas de escasos recursos y piel morena subsiste. Es un lastre que permanece y es fomentado de generación en generación.

Por más de 500 años, se ha enseñado y machacado a nuestro pueblo, que los blancos son los únicos que valen, los que pueden tener poder y razón en todo. Los indígenas, propietarios originales de estas tierras, son junto con su valiosísima cultura víctimas de desalojo de su cosmovisión, de sus lenguas, de sus usos y costumbres, de sus tierras. Han sido y son aún víctimas de sobreexplotación y denigración, condenados a la extinción. Explotados y cada día más pobres, se han visto históricamente desde hace 500 años forzados a renegar de su origen y de su cultura.

El significado del 12 de octubre; día de la raza, es de intolerancia y violencia a la diferencia. El sistema de razas y el racismo es una de las heridas más profundas y que más daño se le ha realizado a nuestro país. No tenemos nada que celebrar.

El día de la raza para muchos, ha pasado a ser de honor a la valentía por conservar la identidad, conocimiento y lucha por nuestra soberanía, tanto como individuos como nación. Por eso hoy se le conmemora como “Día de la dignidad y la resistencia de los pueblos ancestrales”.

Se ha convertido en día de honor a la resistencia, contra la intolerancia, la violencia, el latrocinio y muerte de nuestras raíces.

Después de 500 años, aunque no lo reconozcamos, sigue habiendo sistema de castas, existe un racismo velado pero omnipresente. Debemos erradicar el que el color de la piel defina el destino de cualquier ser humano. Debemos conciliar nuestro pasado. Somos injerto de diferentes raíces, como tales debemos hacer florecer la riqueza que esto implica.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Es delito ser antiimperialista…

Tiempos de horror…

Larga y cruenta lucha…

Nada que celebrar…

A flor de piel…

No se olvidan los 43…

Igual pero diferente y único…

Septiembre…

El país que soñamos…

Tiempos de emergencia…

Indignación...

Legados ancestrales…

Verdades incomodas…

Nuestras raíces…

¡Cuánta impunidad!

¿Qué está pasando?...

Educación y conocimiento…

Guerra por el poder…

Impunidad…

Total impunidad…

Enorme deuda de la humanidad…

21 de mayo...

Entre fuegos...

Lo que parece utopía puede hacerse realidad…

Honrémosles…

Nuestra tierra…

Señales contundentes...

Zapata vive…

Agradecimiento…

El 26 de marzo de 1981…

Muchos 18 de marzo…

Diosas…

Claroscuros...

Los desposeídos …

Remembranzas de luchas…

De oído a oído, de corazón a corazón…

Trabajo conjunto….

Entre la luz y la oscuridad…

Oportunidad para un cambio de conciencia…

La importancia de tener petróleo…

Trabajemos por un 2019 pleno…

Grandes desafíos…

Economía del conocimiento…

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…